domingo, 21 de febrero de 2016

ARCHIVO FOTOGRÁFICO FAMILIAR: MARÍA LÒPEZ QUINTANA (5)



Como en cualquier archivo fotográfico portugalujo que se precie no podían faltar fotos en el muelle de Hierro.
La foto superior sacada frente al edificio flotante del Sporting, nos muestra a éste con un aspecto frío, triste, sin sus toldos en cubierta, pues además de estar en invierno habíamos entrado en una década crítica, la de los años 30, que representó el final de su época dorada.
En 1930 mientras para Eduardo Ubao (el portugalujo del Sporting) se solicitaba la Gran Cruz del Mérito Naval por su colaboración al éxito del deporte náutico en todos sus variados aspectos, el rey Alfonso XIII tras regatear en el Abra pisaba por última vez la famosa balsa flotante.
La proclamación de la república en 14 de abril de 1931 supuso un verdadero mazazo para este Real Sporting Club, una sociedad monárquica y española por antonomasia, que pierde el título de Real y tras plantear su disolución o hundir la balsa en la Galea, en 1933 deciden trasladar el edificio flotante a Arriluce, a pesar de los serios problemas que conllevaba pues estaba fondeado con cuatro boyas y que le pasaban un cable submarino para teléfono y luz.
En cuanto al muelle de hierro con su barandilla original, vemos que su último tramo entre los puentes y la zona de adoquines era de hormigón estampado con rayas en forma de baldosas, en las inferiores se aprecia su suelo con los antiguos raíles metálicos y los tablones de madera sujetos a la estructura inferior mediante grandes tornillos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada