miércoles, 17 de febrero de 2016

REIVINDICANDO LA DESAPARECIDA PLACA EN HOMENAJE AL DOCTOR AREILZA EN EL “PARQUE DE LOS MONOS”



Nuestro amigo Karla Llanos, que realiza una impresionante labor de recopilación histórica de nuestra vecina localidad, en su blog Memorias de Getxo, nos ha enviado una buena serie de noticias portugalujas aparecidas en el periódico El Liberal, correspondientes al año 1927.
Al margen que vayamos dándolas a conocer próximamente, hoy nos detenemos en la correspondiente al 4 de mayo, con motivo del homenaje al Doctor Areilza colocando una pequeña lápida que diera su nombre al parque situado bajo su mansión de El Salto.
“Se quiso hacer un acto que revistiera una simpática sencillez, muy de acuerdo con el carácter bondadoso y modesto del nunca bastante llorado doctor”, que contó con la presencia del alcalde en funciones Francisco Opitz, el secretario municipal, Mariano Ciriquiain, el cura párroco Hilario Ugalde y el presidente del Hospital Asilo de San Juan Bautista José Babío, entre otros.
Babío manifestó que la viuda en recuerdo de su finado esposo había entregado todo el material quirúrgico que perteneció al mismo para que en el Hospital pudiera ser montada una sala de operaciones y así mismo se recordó que había remitido una cantidad al Comedor de los Pobres, que funcionaba bajo la protección de la Fundación Manuel Calvo para que fuese repartida entre los acogidos en dicha Institución.
Finalizó el acto trasladándose a la casa de la señora de Rodas, a la que hicieron entrega de un pergamino en el que constaba el acuerdo del Ayuntamiento nombrando hijo adoptivo de esta villa al doctor Areilza.
Creo recordar que en vida de éste se le había ofrecido el cargo de alcalde de Portugalete, lo cual declinó pues su dedicación total era la medicina.

El Liberal recogía la foto del acto que aparece sobre estas líneas, donde se aprecia la citada lápida, que también se ve en la foto de la derecha de junio de 1939, en un acto recordando el segundo aniversario de la entrada de las tropas franquistas con entrega de medallas a las familias de sus “caídos”. También hemos colocado una vista del hueco actual existente sin la placa.


Cuando es tan habitual en los políticos reclamar placas de personajes de su ideología, esta desaparición que pasó desapercibida por no ser un personaje político sino que sólo dedicó su vida a la gente humilde y desfavorecida como fueron los mineros, nos hace reivindicar que sea repuesta, para que se recuerde que el nombre del parque que popularmente llaman “parque de los monos” es fundamentalmente un homenaje a una de las personas excepcionales que tuvimos en la Villa el siglo pasado, Don Enrique Areilza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada