jueves, 3 de noviembre de 2016

CELEBRACION EN 1938, DEL PRIMER ANIVERSARIO DE LA “LIBERACION DE LA VILLA POR EL GLORIOSO EJÉRCITO NACIONAL”





Según los documentos que encontramos en el Archivo Histórico Municipal, el “Primer aniversario de la Liberación de la Villa por el Glorioso Ejército Nacional” y que luego se repetiría todos los años el 22 de junio, “debía estar inspirados en un alto sentido patriótico y religioso, huyendo por tanto de todo lo que constituyan festejos profanos ya que mientras la guerra no termine no será momento adecuado para ello”.
Se eligió la calle General Castaños como el lugar más adecuado de la Villa para celebrar “un gran acto de exaltación patriótica”, para lo que se colocó una gran tribuna frente a la casa de Dª Concepción Sugasti, lo que obligó a suprimir la circulación del tranvía y desviar el resto por El Ojillo y Carlos VII. En el acto tomaron parte “prestigiosos oradores” designados por el alcalde y el Jefe de la Falange.
En la Plaza se celebró además una misa de campaña y a su finalización se trasladó en procesión la imagen del Corazón de Jesús hasta entronizarlo en el salón de sesiones, descubriendo además una placa dando el nombre a la plaza de Generalísimo Franco.
Después las “Milicias”, la Banda y el vecindario se trasladaría al cementerio para hacer el ofrecimiento del Panteón a los Caídos obra del arquitecto municipal Santos Zunzunegui. Además una comisión de autoridades se embarcaron hasta la boca del puerto para rezar un responso y lanzar una corona de flores por los marinos caídos.
Todo finalizaría con fuegos artificiales, habiendo editando al efecto un programa de dicho festejo algo que no hacieron con las fiestas patronales de estos años.
Las fiestas de agosto de este año 1938 siguieron el patrón tradicional e igual al del año anterior, aunque acusando las dificultades de aquellos momentos. La Falange quiso poner su toque político "aprovechando la ocasión que se brinda para inculcar en Cadetes, Flechas y Pelayos, cuya instrucción se le ha confiado, un sentido profundo de la Historia de España, ya que el conocimiento de nuestras glorias patrias es el mejor camino para forjar una conciencia plenamente española, ha pensado en la conveniencia de rendir un homenaje a un Cadete Portugalujos del siglo XV, el joven Diego de Portugalete, un grumete que acompañó a Colón a descubrir un mundo para la Cruz de Cristo y La Corona de Castilla".
Así mismo se programó un acto patriótico colocando una imagen de la Virgen del Carmen en una hornacina en la Punta del Muelle y cerrando con una cabalgata a base de carabelas, comitiva de época con indios, y pájaros de colores recordando al “triunfal almirante”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada