miércoles, 7 de diciembre de 2011

MANUEL CALVO EN LA HISTORIA DE LA INSURRECCION DE LA ISLA DE CUBA (1870)





Hoy Dani Docampo nos sorprende con este grabado de nuestro indiano por antonomasia, que hubiéramos querido ofrecer en los números de Cuadernos Portugalujos que trataron de su figura y que a no dudar, dado que murió en el siglo XX, incluiremos en el próximo libro de la Colección El Mareómetro, que recogerá el Portugalete de 1900 a 1920, con sus personajes, urbanismo, vida festiva, deportiva, cultural, etc.

Esperamos de nuestros colaboradores cualquier tipo de aportación tanto fotográfica como periodística, pues servirá para completar estos años tan interesantes de la historia de la Villa.
La colaboración de hoy de Dani, dice lo siguiente:Eleuterio Llofríu Sagrera (1835-1880): dramaturgo, historiador y periodista español, fue director de El Álbum de las Familias (Madrid). El dibujo que traemos corresponde a su libro en dos tomos Historia de la insurrección de la isla de Cuba (1870). En él, muestra a Manuel Calvo de forma amable y pacificadora. "El señor Calvo [...] habíase distinguido por su ardiente patriotismo y por su noble anhelo de ver pacificada la Isla. Su influencia, puesta en juego en la península, su prudencia, tino y comedimiento, le atrajeron legítimas consideraciones. El elemento peninsular tuvo en él un digno representante, a cuya actividad se debieron algunas mejoras de importancia para las Antillas" (pág. 457, tomo II) "Entre las personas que más influyeron, hallábase don Manuel Calvo, representante del elemento español en Cuba, y que residía en la península a la sazón, procurando conciliar las opuestas tendencias, siempre en beneficio de aquella Antilla, tan digna de mejor suerte y víctima a la sazón de la más encarnizada contienda" (pág. 771, tomo II). Menciona también el telegrama que en 1868 mandó desde Madrid -donde se instaló para tener una actuación más directa participando en el envío de tropas e impulsando en algunos periódicos corrientes favorables al inmovilismo del régimen español- al ministro de Ultramar (Adelardo López de Ayala, recién nombrado) para que mediara de forma activa en el conflicto intentando siempre que se retrasaran las reformas político sociales de la Isla, pues cualquier cambio podía perjudicar sus intereses:
Madrid, 25 de octubre.

Nada resolverá el señor ministro de Ultramar sin oír a los interesados.Me autoriza para comunicarlo así.
Pronto saldrán muchos refuerzos. - Manuel Calvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada