viernes, 16 de noviembre de 2018

TRAS EL ENCUENTRO PORTUGALUJO DEL HOTEL DE AYER Y EL HOMENAJE A FAUSTI




Tras la cita de ayer en el HOTEL para presentar el último numero de CUADERNOS PORTUGALUJOS, reconocer su aportación con el Premio Fotografias Antiguas Portugalujas a Maria Jesús Navarro y el homenaje a nuestro querido vecino portugalujo FAUSTI, queremos dejar constancia de nuestros agradecimientos.

No podemos olvidar al Area de Cultura del Ayuntamiento que sigue financiando estos Cuadernos y que el GRAN HOTEL PUENTE COLGANTE nos cede sus salones y ayer, sumándose al homenaje a Fausti ofreció un vino o refrigerio en uno de sus salones con lo que el encuentro permitió a los asistentes departir entre sí y felicitar personalmente a los protagonistas del acto.

Trasmitir a todos los asistentes y a los que a través de las redes sociales también se habían adeherido, en nombre de Fausti y su familia el agradecimiento por la impresionante muestra de cariño de que fue objeto.

Entre los asistentes debemos reseñar la actuación de nuestros amigos LOS BARBIS, y la presencia de los maximos responsables de la compañía Amarradores Puerto de Bilbao, que nos dejaron su opinión sobre nuestro personaje:

Un hombre enorme por su dedicación a un pueblo, a sus gentes y de sobremanera enamorado de un trabajo duro y exigente como el de amarrador.

Faustino Ovejero Martin “Fausti” permanecerá siempre en el recuerdo de la Villa de Portugalete, pero al mismo tiempo quedará en la historia del amarre. Desde la que fue, es y será tu casa, ENHORABUENA. Gracias por pertenecer a esta profesión dura pero llena de grandes aventuras.

Como suele ser habitual el CUADERNO PORTUGALUJO está ya disponible en los sitios habituales y en nuestra página web, así como la colección de fotografías que ayer presentamos dentro de IMÁGENES PORTUGALUJAS ANTIGUAS 2017, a las que se puede acceder desde aquí pinchando en su titulo.














HISTORIA DEL COLEGIO-ACADEMIA SAN ANTONIO (2)




Dado el éxito y a que Portugalete había pasado de los 12.211 habitantes en 1950 a 22.514 en 1960, en Mayo de 1960, se lanzan a la primera ampliación de la Academia, instalándose en el piso primero-izquierda de la misma casa con el fin de descongestionar la lonja o de captar nuevos alumnos. Contratan entre otros profesores a Pili Ruiz para impartir cursos de Bachillerato Elemental y tengo que decir que son los años de los que guardo mejores recuerdos.

Los recreos se disfrutaban en las calles ya que apenas pasaban coches o llegaba el “cacharro de Sirimiri”, el camión de Berriatua o el autobús de Gallarta. Jugábamos grandes partidos de futbol en el solar existente entonces, entre las actuales calles Correos y Gipuzkoa, con la gran morera junto al taller de Pradas, como muda espectadora. Un campo en cuesta cuyas porterías se marcaban con cuatro morrillos a los que se unían el montón de carteras cuando salíamos de clase. En las épocas de lluvias, se formaba un gran charco en la trasera de las casas de Correos, en la portería “de abajo”, y cuando caía el balón en él, el que lo había tirado se las tenía que ingeniar para sacarlo a pedradas o a pie descalzo.

Al estar matriculados por libre, aquellos viajes en tren al Instituto de Bilbao para realizar los exámenes nos parecían “el no va más”. Viajar en tren, el colosal edificio del Instituto, los pupitres individuales o para dos como mucho, los bocadillos en el Parque de Dª Casilda entre la sesión de exámenes matutinos y vespertinos, la vuelta a Portu comentando que tal nos había ido la cosa. Aún recuerdo el examen de dibujo lineal que tuve que realizar de pie con el brazo izquierdo “inyesao”.

Pili destacó por su espíritu emprendedor a favor de los alumnos y de la participación de los padres en la educación de los hijos. Un domingo al mes acudían casi todos los padres y alguna madre de los alumnos a una reunión  de la “Escuela de Padres”, analizando los métodos y marcha de los estudios. También organizó el “Club de los muchachos” para desarrollar actividades educativas en los días que no había clase, encuadrándose en las ramas de Periodismo, Montaña, Fútbol y Danzas Vascas.

Los de Periodismo acompañaban a las salidas al monte o al partido que se jugaba contra otros colegios, redactando un reportaje que luego era expuesto en cartulinas en los pasillos de la Academia. El hermano mayor de éstos, Juantxu, prestó su apoyo a Pili en la puesta en marcha del nuevo proyecto. Por su parte, el grupo de danzas comenzó a ensayar en la Casa Parroquial de la mano de Jose Ignacio Beitia, que era hermano de Javi, alumno de la Academia. Aquel embrión en el que participamos Mendizabal, Fernández, Castillo, Duque, Goikolea, Mugarra, Garaizabal, etc. pronto se convirtió en el ELAI ALAI incorporando miembros del Colegio Santa María, El Carmen, cuadrillas de calle y amigos,  etc.

El piso tenía dos aulas, una delantera en forma de “ele”, formada previo derribo de tabiques, por tres habitaciones que daban al Ojillo y otra trasera que daba al jardín de las monjas donde daba clases Leo García y se utilizaba fuera del horario escolar para trabajos y charlas de orientación que impartían entre otros, Pili Ruiz y el párroco D. Pablo Bengoetxea.

 Las fotos de grupo que existen de aquella época, que se pueden consultar en https://www.flickr.com/photos/portugalete-academia-sanantonio/albums/ muestran la forma de vestir con sus trincheras, pantalones cortos y las medias de rombos que estaban de moda, y sobre todo, que están sacadas en medio del crecimiento galopante que estaba sufriendo la villa.

JOSE LUIS GARAIZABAL FLAÑO


HISTORIA DEL COLEGIO-ACADEMIA SAN ANTONIO (3)




En 1965 y “con el fin de poder atender a las numerosas solicitudes para ingresar en este centro que quedan sin poder ser atendidas por falta de espacio”, solicitan al ayuntamiento la debida autorización para “abrir dos clases para niños, en el local entrepiso derecho del nº 4 de la calle General Mola, donde actualmente se hallan las oficinas de Correos”. El local de los antiguos Correos antes de su traslado en 1965 a Carlos VII de unos 78 m2 no terminó de convencerles a pesar de recibir el permiso de apertura en Agosto de 1965, buscando nuevo emplazamiento para la ampliación.

Cuando algunos ya dejamos la Academia, el siguiente paso lo dieron en 1966 al adquirir la primera planta del nuevo edificio con entrada por la Travesía de Siervas de María (escaleras del Ojillo a Zubeldia), que se acababa de levantar en la antigua finca de Urioste que luego ocupó la Clínica del Dr. Savín. Consiguieron la Licencia de Apertura el 9 de Febrero de 1967. La ampliación llevada no supuso en un principio la desaparición de la actividad en los locales antiguos. Los recreos se realizaban en el Campo de San Roque como se ve en las fotos superiores. 
En 1970 la Villa iba camino de tener 45.589 habitantes que llegarían a 57.813 en 1988. 
Los anuncios insertado en el Programas de Fiestas de 1967 y 1972 ya citan la AMPLIACIÓN con varias clases nuevas (siete) y amplias (36 a 45 m2), así como que también existía una “sucursal” en Santurce y que el profesorado era de lo mejor, con un Director titulado con Premio Extraordinario. Se citaban los centenares de actuales y exalumnos que podían confirmar la “Magnífica preparación” y el “Magnífico porvenir”.



En una relación de centros de enseñanza publicada por Tasio Munárriz en este blog, nos da cuenta que la Villa contaba en 1972 con 13 centros públicos, sin contar Náutica y Música y 21 privados. La Academia contaba con 279 alumnos y cobraba 300 ptas. al mes a cada alumno.

Según hemos podido saber ahora, en 1974, el matrimonio se lanzó a ampliar sus conocimientos, matriculándose en la Universidad de Deusto en Filosofía y Letras, terminando solo Olga, ya que D. Antonio (me resisto a poner solo Antonio) debido a su mucho trabajo, no encontraba tiempo libre para estudiar. ¿Le castigarían a él por no hacer los deberes? .Jeje!!.

Una nueva ampliación se solicitó y consiguió en Julio de 1974 sobre un nuevo local en la misma planta (nº 3 Dcha.), anexo al adquirido en 1967, con el fin de dotar al centro de una o dos aulas más, sala de biblioteca, de ciencias y sala de profesores. Esta ampliación la justificaban “para atender las numerosas solicitudes de plazas escolares, y que, de otra forma, nos veríamos obligados a rechazar ya que, para el próximo curso, no disponemos de ninguna plaza en los locales actuales”. Portugalete seguía creciendo en población llegando en 1975 a los 54.501 habitantes. Los 15 vecinos del nº 3 no estaban de acuerdo con el permiso otorgado y mostraron su malestar firmando una reclamación al Ayuntamiento en Abril de 1974. El Ayuntamiento recomendaba un acceso diferente al portal nº 3 y así se hizo, accediendo por el interior de la Academia existente. No parece que los vecinos consiguieran detener el proyecto de ampliación.

D. Antonio murió el 2 de Junio de 1976 quedando todo a cargo de su esposa. El cierre definitivo se produjo al finalizar el curso 1990-91. Habían pasado 40 años desde la puesta en marcha de su sueño.

A pesar de los años transcurridos, cada mes de Mayo nos reunimos en torno a una mesa para recordar los tiempos pasados, que bien mirados, no fueron tal malos.

JOSE LUIS GARAIZABAL


NOTA: Los expedientes del AHMP 
en los que he localizado los datos son
 C428-7, C596-34, C628-8, C682-23,
 C1006-27 y AHMP (1950, sin catalogar)
 

jueves, 15 de noviembre de 2018

CARTAS MARINAS (15): 1783, P. GALLETTE




En esta carta del Golfo de Vizcaya desde San Sebastián hasta Castro Urdiales de 1783, el término utilizado es P. Gallette localizado junto a Mamariga en el denominado R. Nansa.

Es parte de una serie, junto con otros dos completa la cornisa cantábrica, donde se puede ver qué tipo de actividad comercial se realizaba en algunos de los puertos, tales como mineral de hierro y pescado.

Como autores figura Giacobe Alagna, y Gerard Hulst van Keulen. Este natural de Amsterdam (1733-1801) hijo de Johannes II, continuó la saga de sus antecesores como cartógrafo, autor, editor, productor y vendedor de instrumentos matemáticos y de ayuda para la navegación.
José Antonio Soto

miércoles, 14 de noviembre de 2018

EL SOS DE UN PORTUGALUJO: LA VIDA ES UN DERECHO, NO UNA OBLIGACIÓN.




Este blog se dedica a recuperar y recordar la historia portugaluja, su gente, sus costumbres … y para salir todos los días necesita de la colaboración de muchos amigos con ideas afines a las nuestras.

Hoy uno de mis amigos, a quien siempre recurro pidiendo colaboración y que acepta encantado, me envía la carta que ha redactado su hijo desde sus propias vivencias deseando que sea pública y se difunda como denuncia a la situación de las leyes sobre la Eutanasia en el estado español.

Desde mi responsabilidad como redactor de este blog y apoyando su contenido lo incluyo en esta entrada de hoy
Rubén Las Hayas Nuñez 



S.O.S. LA VIDA ES UN DERECHO, NO UNA OBLIGACIÓN.



Me llamo Danel Aser, ni soy periodista ni escritor, así que de antemano pido disculpas por esta pobre redacción.

Hace 5 años, en nochebuena... habíamos disfrutado de una gran cena en familia, nos habíamos entregado los regalos y todos dormían en sus habitaciones. Me desperté con mucha sed y me dirigí a la cocina para coger un vaso de agua. Justo antes de encender la luz, frente a la ventana, apoyada en la encimera sobre su brazo derecho y con el izquierdo tapándose la boca, vi a mi amatxu. Allí estaba ella: sola, a oscuras; llorando desconsoladamente mientras se mordía el brazo con rabia para que nadie la escuchase. Dudé unos segundos; ella aún no me había visto. No sabía si debía dejarla desahogarse en soledad o acompañarla. Finalmente me acerqué y la dije:

—Amatxu.

Ella se asustó y tras decirme dos veces que me fuese por favor, se abrazó a mí y rompió a llorar sin poder casi respirar. No recuerdo el tiempo que estuvimos abrazados y llorando juntos mientras no paraba de repetirme:

—Te quiero, te quiero, os quiero, perdonadme por favor, os quiero, perdonadme...

Yo solo le abrazaba y lloraba con ella. Poco a poco se fue calmando y recuperando la respiración. Me agarró las manos con fuerza y mirándome fijamente a los ojos me dijo:

—Me tienes que prometer una cosa.

—Dime —le repliqué.

Ella insistió:

—Prométemelo: el día que no recuerde uno de vuestros nombres, ese primer día que veas que os confundo, que no sepa como os llamáis... por favor, no esperéis a que me olvide de vosotros, a que no os reconozca como hijos o que no reconozca a aita. Ese día me tienes que ayudar a marchar. 

Y así lo hice. Se lo prometí.

Mi amatxu se llama Maribel, tiene 75 años y le diagnosticaron Alzheimer hace doce. Lleva junto a mi aita, su marido, 63 años. No me he equivocado de número, ella tenía 13 años cuando se conocieron y desde entonces han compartido este viaje juntos. Cómplices, amigos, amantes, esposos, padres. Mujer fuerte, luchadora, defensora, cual leona, de su marido, de sus hijos, de su familia y amigos, de su pueblo y de su tierra. Monógama, pero madre de todos. Vivió su vida a corazón descubierto y nos enseñó a amar, amándonos con locura.

 Recibió la noticia de su enfermedad y tras un tiempo de desconcierto y pánico, comenzó recibir clases de inglés y de euskera, hacer sudokus diariamente (yendo contra natura) y ralentizar así la evolución de su enfermedad. La batalla fue larga y dura, pero su lucha imperiosa le permitió disfrutar un tiempo mayor del estimado, de unos años más de cordura, lucidez, felicidad y autonomía.

La enfermedad ha ganado la partida. Mi ama no sabe quien soy, no solo no recuerda nuestros nombres, sino que tampoco nos reconoce como sus hijos, y pocas veces reconoce al hombre con el que ha estado 63 años, como su marido. A veces soy su hijo, otras su padre, amigo, marido, desconocido e incluso su enemigo. Depende del momento. Y yo… no he cumplido mi promesa.

Sí. Sabe que nos quiere y se siente a gusto bajo nuestra protección. Nuestra compañía le relaja. A eso nos hemos agarrado, como a un clavo ardiendo, quizá por miedo a negar la evidencia. Mi amatxu, no atiende a razones, no usa la lógica, no solo es incapaz de construir una frase completa sino que ni siquiera acaba una palabra. Se las inventa. Tiene su propio idioma. No se puede vestir sola, quiere irse a su casa cuando está en ella, no puede salir sola a la calle porque jamás sabría volver. Muchas veces la tenemos que dar de comer. Mi amatxu se mea, se caga, y hay que limpiarla y cambiarla todos los días. Últimamente, cuando tiene ganas de ir al baño, hace la acción inversa a la que debe hacer para expulsar las heces, y es mi aita quien le ayuda a sacarlas poco a poco, sin hacerla daño, para que no se hinche y sufra de dolor. Dolor tiene, y mucho. Este dolor le afecta a diferentes partes del cuerpo a lo largo del día, pero como no puede comunicarse y no puede explicar donde le duele, no podemos ayudarla. ¡Qué pensará!: «esta gente a quien pido ayuda solo me mira con condescendencia y me abrazan y acarician, ¿porqué no me ayudan con mi dolor? »

Nadie puede imaginar el grado de impotencia que sentimos al ver llorar y hacer gestos de dolor a la mujer que más queremos, sin ser capaces de ayudarla. Mi amatxu se pierde en casa. Pocas veces reacciona a su nombre o a los apodos con los que la hemos llamado toda la vida. Se tumba a descansar con los ojos abiertos y la mirada perdida. En muchas ocasiones caen lágrimas de sus ojos vacíos y sin expresión. Y yo… sigo sin cumplir mi promesa.

Mi amatxu sufre; cada día, cada hora. Y hay un estado aconfesional (que no laico) que insiste en tipificar la eutanasia como delito. Mi amatxu tiene firmadas sus últimas voluntades, y nosotros no podemos hacerlas cumplir porque un estado determina que mi ama debe seguir sufriendo.

Pidió no vivir sin lucidez, pidió no vivir con dolor, pidió no vivir sin poder recordar… Pidió no vivir así. Si recuperase esa lucidez y cobrara consciencia de su estado actual, de su sufrimiento y del de quienes la rodean, acabaría con su vida, no sin antes habernos reprochado no haber cumplido sus últimas voluntades. Y a mí en particular, con la promesa que le hice.

La gente me dice que si le quitase la vida a mi madre, ese acto me generaría un remordimiento de por vida. El remordimiento es el que tengo ahora por permitir que mi amatxu viva así, o mejor dicho por mantener el cuerpo de mi ama con vida. Porque de ella esto es lo que queda: un cuerpo al 90% con una analítica casi perfecta, pero con dolores que no podemos identificar y una mente al  5% ausente y triste, con segundos de lucidez durante el día.

El artículo 15 de la Constitución española dice así: «Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o ¿Qué es la muerte más que el último momento de la vida? ¿Acaso la muerte no forma parte de la vida? Si toda persona tiene derecho a que se respete su vida, ¿por qué no se respeta el derecho que tiene mi ama a no querer seguir viviéndola?

Mi amatxu sufre: mental y físicamente. Todos los días. El gobierno español incluye una ley en el código penal que hace referencia a aquellas personas que practican la eutanasia, aplicándoles una condena de privación de libertad entre 2 y 8 años. Si no me equivoco, la Constitución española, que se creó tras la muerte de Franco, permitió que el estado español pasase de un “régimen dictatorial” a un  “estado social y democrático de derecho”, que propugna como valores superiores del ordenamiento jurídico “LA LIBERTAD, LA JUSTICIA y LA IGUALDAD”. ¿Me van a castigar a mí con una privación de libertad de 2 a 8 años, por defender la libertad de mi ama?

Voy a hacer también referencia al derecho internacional y a la legislación extranjera a la que el gobierno tantas veces apela. La CCT (Convención Contra la Tortura) ofrece una definición de “tortura y de tratos inhumanos y denigrantes”, conforme a la cual, en su primera definición dice así: «I -dolo de producir sufrimiento físico y mental. II –tener por finalidad la obtención de información o confesión».  Este delito está tipificado como un delito especial, que solo puede ser atribuido a aquellas personas que tengan autoridad o sean funcionarios públicos.

“Dolo”; dentro de la definición anterior, se refiere a ‘un acto voluntario y/o consciente’. Ahora bien, la jurisprudencia internacional, particularmente la europea, ha interpretado que los tratos inhumanos y denigrantes, son conductas análogas a la tortura, pero que no alcanzan ese grado de intensidad si el punto dos de la definición anterior no se lleva a cabo. Es decir, si no se da la premisa de finalidad de obtención de confesión, esta conducta no estaría tipificada como tortura. Eso sí, los tratos inhumanos y denigrantes hacia la persona estarían contemplados como conductas análogas a la tortura.

 ¿Acaso tenemos unos políticos ignorantes, que no conocen el sufrimiento de miles de pacientes con enfermedades  terminales y degenerativas, terriblemente dolorosas mental y físicamente y que no tienen cura alguna? Si es así, no deberían ocupar esos puestos. Si no es así, quizá tendría que recurrir a mi derecho a denunciarles por conductas análogas a la tortura y trato denigrante a mi amatxu. Ellos son los creadores y los que se encargan de un obligatorio cumplimiento de una ley que impide que yo acabe con ese sufrimiento y siga permitiendo esa degradación humana y ese dolor continuo. Solo me dan dos opciones:

1.    Mi amatxu es libre, deja de sufrir, tiene una muerte digna y yo voy a la cárcel.

2.    Yo soy libre, y mi madre sigue sufriendo sin descanso.

 ¿No será que en este estado aconfesional (aquel que no reconoce ninguna religión como oficial), la iglesia católica tiene tanta fuerza, que determina la base ética y/o moral de algunas de sus leyes? (la eutanasia, el aborto…). No tengo nada en contra de ninguna religión (pese a no comulgar con ninguna de ellas), pero tendríamos que tener la libertad de acogernos a cualquiera o a ninguna. No puede ser que un estado que se declara aconfesional, tenga leyes con bases morales/éticas directamente vinculadas a la religión católica. ¡¿De verdad la institución que representa esta religión me va a dar lecciones de ética y moral?! Una institución que entiende como normal que los sacerdotes no se puedan casar o que entiende que los homosexuales y las lesbianas sufren de una enfermedad. Una institución que defiende una absurda castidad mientras millones de personas mueren de sida en África por no permitir que se usen preservativos. ¡¿De verdad que la institución que lleva siglos ocultando los abusos de niños y permitiendo que sus miembros sigan cometiendo actos pederastas, va a ser quien dictamine lo que es ético y moral?!

¿Quiénes son ustedes (gobierno e iglesia) para determinar quizá no voluntariamente pero si conscientemente este trato inhumano y denigrante hacia mi ama? ¿Quiénes son ustedes para decidir por los demás, algo tan personal como su derecho a vivir o morir? ¿Quiénes son ustedes para decidir una ley que obligue a mi ama a sufrir hasta su muerte?

No confundamos el derecho a la vida con el derecho a vivir. ¡Ya basta! Ustedes no pueden tener ese derecho. No les corresponde.

 Y YO… SIGO SIN CUMPLIR MI PROMESA.



Danel Aser Lorente Tellaetxe

09/11/2018

TICIANA ITURRI LANDAJO (1904-1969). LA PRIMERA DOCTORA EN MEDICINA DE BIZKAIA




Un mes mas el periódico enportugalete.com en su número 137 correspondiente a noviembre nos ofrece la ficha nº 110, de la portugaluja TICIANA ITURRI que no incluimos en el nº 24 de CUADERNOS PORTUGALUJOS por lo que la hemos recuperado en el siguiente que será presentado mañana jueves en el HOTEL a las 7 ½ de la tarde.






martes, 13 de noviembre de 2018

HUESPEDES DEL HOTEL EN 1902





El HOTEL como denominamos por antonomasia los portugalujos al actual GRAN HOTEL PUENTE COLGANTE, donde con el boom del turismo encontramos a gente de todas las nacionalidades, además de los que llegan por eventos deportivos, científicos, musicales, o de cualquier otro tipo, va a acoger el jueves en su salón Ibaizabal, a uno de los tradicionales ENCUENTROS PORTUGALUJOS DEL HOTEL de la gente del mareómetro.

Sin embargo el motivo de esta entrada es el estadillo que ha localizado en el Archivo Histórico Municipal (C165 N54) José Luis Garaizabal, con la relación de huéspedes que el Administrador del Hotel facilitaba al Delegado de Vigilancia de la Provincia, en el verano de 1902.

Figuran solo los hombres, cabeza de familia, y destacan entre sus profesiones los abogados, encontrando también a rentistas, propietarios, médicos y un actor, que venían desde Madrid o Barcelona, pasando por Oviedo, San Sebastián, o Cestona.

Este “actor” era Fernando Díaz de Mendoza y Aguado, empresario teatral, y director, además de actor, que venía con su esposa la famosa actriz María Guerrero, y que dominaron un amplio periodo de la escena teatral española e hispanoamericana. Les acompañaban sus hijos y como vemos él había nacido en Murcia y tenía 40 años. Moriría en 1930. Nieto de este matrimonio fue el conocido actor Fernando Fernán Gómez.

Muy relacionado con el teatro era también su vecino Federico Balart Elgueta, natural de la provincia de Murcia, critico tanto de arte como teatral, además de periodista y poeta. En su carrera política llegó a ser Consejero de Estado. Tenía 71 años y moriría tres años después cuando había sido convocado a sentarse en la Real Academia de la Lengua.

Entre los abogados, además de José Fernandez Cossio y Julio de las Cuevas, figuraba el famoso abogado, impresor, periodista y político gallego, natural de Mondoñedo, César González-Seco a quien acompañaban las “propietarias” Condesa del Val y Micaela Romero, también muy conocida en dicha localidad gallega.

Otro huesped era Ramón Castillo decano del Colegio de Abogados y director del Banco de España de Ávila en aquel entonces y que en su carrera política fue diputado y senador por Avila en diversas legislaturas.

En cuanto al médico que hemos citado, era Eduardo Moreno Zancudo (1853-1908) nacido en Oliva de Mérida, académico y miembro de la Sociedad Española de Hidrología Médica, colaborador en numerosas publicaciones médicas y que fallecería seis años después visitando otra zona de aguas como era el  balneario de la Toja.

No sabemos si sería la única hoja de registro, pero lo que está claro es que el nivel de los huéspedes era de gran categoría.








lunes, 12 de noviembre de 2018

EL TETRAMORFOS EN SANTA MARIA DE PORTUGALETE (4)




La ubicación de este elemento simbólico ha sido muy variada a lo largo de la historia. En un principio aparecía destacado en las cúpulas y en la parte frontal de los ábsides, y también en las puertas de entrada a los templos. En nuestra Basílica, de momento, lo hemos encontrado en las claves de la gran bóveda del ábside, en la bóveda bajo el coro y en el magnífico retablo mayor. Hoy lo vamos a descubrir en otro lugar destacado, un emplazamiento pleno de significado. Este nuevo está situado en el púlpito, el lugar adecuado por antonomasia ya que desde su altura se predican las enseñanzas evangélicas y nada mejor que ornamentarlo con la figura de los cuatro evangelistas llevando su libro en las manos.

Según el interesante libro de Juan de Pagoeta “Portugalete y su Basílica de Santa María”,el púlpito actual se construyó en 1898  por el taller bilbaíno de Vicente Larrea sobre una antigua y elegantísima pieza poligonal de piedra. Este Vicente Larrea Aldama fue elcreador de una saga de escultores que llega hasta nuestros días. Había estudiado en París siendo discípulo nada menos que de Rodín, entre otros. A partir de su fallecimiento en1922 el taller pasó a ser dirigido por su hijo José, padre del actual reputado escultor Vicente Larrea Gayarre. Estas fotografías que ha obtenido Natxo Pedrosa de las figuras del púlpito y que enjoyan  este artículo, hasta donde nosotros sabemos son una auténtica primicia por cuanto pensamos que es la primera vez que se publican, y nos muestran estos sensacionales bajorrelieves, cuatro imágenes magníficas de los evangelistas inscritas en un círculo festoneado; unas figuras llenas de majestad que ponen de manifiesto la categoría artística del autor, imágenes que miran al frente (San Mateo), a su izquierda (San Juan), hacia el cielo (San Marcos) y a la tierra (San Lucas) y la mirada del signo identitario que les acompaña, el Tetramorfos, parece secundarlos en la mayoría de los casos. Vemos también que San Juan, el único no barbado, tiene un aspecto más juvenil que el resto.

En dos de los evangelistas el elemento representativo está junto a su hombro derecho y en los otros dos figura en su hombro izquierdo, y en todos ellos se puede observar que están coronados por un nimbo o aureola, tanto el evangelista como el elemento acompañante, el símbolo que como hemos ido viendo lo caracteriza. Como ya apuntamos en entradas anteriores, a San Mateo le escoltaen este caso un pequeño ángel que no es exactamente la representación de un hombre alado como señalaría en puridad el Tetramorfos, pero no es la primera ni la última vez que lo veamos.

Javier López Isla

sábado, 10 de noviembre de 2018

VE LA LUZ EL Nº 25 DE CUADERNOS PORTUGALUJOS




Un nuevo ejemplar de Cuadernos Portugalujos ha sido enviado por correo a los suscriptores de la Colección el mareómetro, y como está anunciado se presentará en el HOTEL el próximo jueves donde podrá ser recogido por los asistentes.

Con posterioridad estará disponible como es costumbre tanto en la Biblioteca Municipal como en el Centro Cultural Santa Clara.

Este número sigue la norma que tenemos establecida de recoger temas y fotografías que previamente han sido presentados en este blog, y que han tenido buena acogida, como es el ejemplo de la portada con el cargadero de mineral o la contraportada con la foto de los autobuses de dos pisos, que fueron entradas muy visitadas.

Entre los temas tratados se encuentran la presencia de Ticiana Iturri, la primera médica de Bizkaia, que tenía que haber figurado en el número anterior dedicado a las mujeres, y dos sagas portugalujas como son las de Palacio y Bazán.

Como es norma no quisimos dejar de recordar la historia del grupo Gaurko Gazteak, en su 50 aniversario, ni el recuerdo de un año decisivo en la historia del remo portugalujo como fue el 1968, hace también medio siglo.

Una buena parte del mismo recoge las fotografías recibidas, siendo las que ocupan la páginas centrales las procedentes del álbum familiar de un personaje entrañable y querido como es FAUSTI, a quien aprovecharemos para homenajear, tras la proyección de una selección de fotografías recibidas en los dos últimos años y junto con la entrega a Mª Jesús Navarro del premio a las mejores fotos aportadas.

El cierre al acto lo pondrá la actuación de LOS BARBIS, nuestro grupo musical por antonomasia y que no podía faltar en dicho acto.










viernes, 9 de noviembre de 2018

LA CUADRILLA DEL BARDIN DA Y LA FIESTA DE SAN NOE: (4) “BONATTI”






Completamos el recuerdo de las dos primeras décadas de la cuadrilla del Bardin da y la fiesta de San Noé, recurriendo al archivo fotográfico de la familia Garitaonandia, en la que encontramos fotos sin fechar de cuando Juan Luis, el popular “Bonatti”, representó a Noé.

El símbolo de la mano amarilla con los dedos pulgar e índice extendidos se aprecia tanto en la túnica blanca como en la bandera negra de la cuadrilla.

Del material que nos ofrece Txomin Hermosilla, recogemos la pegatina de 1993 y la foto inferior en la que tampoco conocemos el año.





jueves, 8 de noviembre de 2018

EUSTASIO LEJARCEGUI Y LA LLEGADA DEL TELEGRAFO A PORTUGALETE





Esta entrada la sacamos del trabajo de José Luis Garaizabal sobre la Torre de Castet, todavía inédito pues le queda algún dato por conseguir.

Este personaje nació en 1793, y tras vivir toda su vida en la Villa murió en 1867. Era hijo de Fermín Nicolás de Lejarcegui que en los últimos años del siglo XVIII ejercía para el Consulado de Bilbao como traductor de inglés con los capitanes de los barcos extranjeros que entraban en el puerto, con el que empezaría trabajando de muy joven para sustituirle en el puesto que se denominaba “corredor intérprete de navíos”.

En 1812 ante la invasión francesa se libra de ser alistado por ser hijo de viuda y en 1820 al formarse la Milicia Nacional local con portugalujos liberales, al mando del teniente Roque de Hormaza, es nombrado cabo 1º y posteriormente sargento. En 1823 figura como Síndico del Ayuntamiento de Portugalete, cargo que volvería a ocupar en 1836.
En este año los carlistas que habían ocupado la atalaya de Algorta impedían que se hiciesen las señales marítimas por medio de banderas, por lo que la Junta de Comercio decidió trasladarla al Solar de Portugalete ya que era “indispensable conocer además del movimiento de buques mercantes, el de vapores, buques de guerra extranjeros y nacionales, y llegada y salida de correos”.

No sabemos si la atalaya que se levantó en la plaza sería la que recogieron los grabados que encabezan esta entrada de aquellos momentos de la guerra carlista.

Le ofrecieron el cargo a él como empleado de dicha Junta en la Villa con la misión de dar los partes de entrada de embarcaciones, “por si quería encargarse de la atalaya y de formar y mandar los diarios marítimos, a lo que se conformó gustoso, con la circunstancia de que se autorice a nombrar un sujeto que indispensablemente necesitaba para ayudarle en dichos trabajos”.

Así que, Lexarcegui aparece como guardabilletes, intérprete de lenguas y encargado de dar los partes de Portugalete, además de atalayero del puerto, desde donde izaba una bola cuando se avistaban en el puerto de Santurce trincaduras o buques facciosos.

En 24 de noviembre de 1840 el Consulado y Junta de Comercio de Bilbao solicitó a nuestra Villa la instalación de un telégrafo, totalmente conveniente para la navegación, “frente de la casa de Las Arenas, arrimado al muelle”, que puesto que no producía inconveniente al fuego de baterías del Solar, fue admitida por Portugalete. El, que era atalayero del puerto, fue nombrado entonces el primer telegrafista de Portugalete, quien tenía el encargo de transmitir la información que debían darle los pilotos lemanes sobre la arboladura de los buques, su nación, procedencia y del nombre del capitán y el del buque.

Casado con Rita Murrieta tuvo dos hijos que emigraron a Buenos Aires y una hija Epifanía que en 1849 se casó con Máximo Castet del Cerro, y que fueron los padres de los conocidos Máximo, Leocadio y Bernardo Castet Lejarcegui, que tanta importancia tuvieron en la vida municipal y económica de la Villa en dichos años, por los puestos y las heredades que poseyeron.

Esto le da pie a José Luis Garaizabal, en su investigación de la torre de Castet, para pensar que esta pudiera ser una torre para la trasmisión de mensajes que construyera Eustaquio Lejarcegui y que luego pasó a sus nietos los Castet.


miércoles, 7 de noviembre de 2018

HISTORIA DEL COLEGIO-ACADEMIA SAN ANTONIO (1)




Antonio Puente Pablos nació el 27 de Septiembre de 1921 en el pequeño pueblo de Cegoñal (León) y tras pasar una época de su vida en un convento, recaló en Portugalete con su título de Maestro de Primera Enseñanza, residiendo en el barrio de Pando nº 19 en casa de unos tíos. Antes de lanzarse a la aventura de abrir la academia en el Ojillo, se ganó la vida dando clases particulares en el Bar Allende de la calle del Medio.

A la edad de 28 años, el 15 de Septiembre de 1950 se lanza a la difícil empresa de montar un Colegio-Academia. Digo difícil, porque la Junta Municipal de Primera Enseñanza, formada por los directores de los colegios existentes (Zubeldia, Santa María, Agustinos, el Carmen, etc.) no estaba por la labor de compartir el pastel y puso sus pegas al local y a la necesidad de su apertura al estimar cubiertas las necesidades de la Villa en cuanto a centros de enseñanza.

El local donde instalaría la academia era una lonja de unos 80 m2 sita en los bajos de la casa nº 12 del Ojillo, propiedad de Alejandro López, vecino de la misma casa. El 15-9-50 solicita la instalación y tras el informe favorable del arquitecto municipal J. I. Gorostiza comienzan los trámites de Arquitectura, Sanidad, Instrucción Pública sorteando el informe previo negativo  de la Junta Municipal de Enseñanza.

La lonja necesitó labores de revoco y blanqueado, así como la construcción de un único lavabo-retrete de 2 x 1,5 m. Contaba además de la mampara-puerta acristalada al Ojillo, con dos ventanas al patio trasero lindante con las monjas y otras tres al patio interior. La lonja medía unos 14 x 5 m. más un rincón de unos 3 x 7 m. Colocó sobre la mampara de entrada un rótulo con la leyenda: “COLEGIO-ACADEMIA SAN ANTONIO”.

La autorización municipal fue concedida el 11-12-50, pero indicando que se debería dirigir para autorizar su funcionamiento a la Autoridad Universitaria. Pasó el trámite y es de suponer que las clases comenzasen en el curso 1951-52.

En los años iniciales solo había un aula quedando todo bajo el mando único de D. Antonio. Años después, una mampara acristalada dividía la lonja en dos aulas y sobre ella había colocado, creo, un Sagrado Corazón. La más cercana al Ojillo era la de los txikis y la trasera de los mayores. Unas pizarras gigantes de las que colgaban una regla, compás, escuadra y cartabón, todos de madera, ocupaban toda la pared. Txundo Arostegi nos inició en su manejo para el dibujo lineal. En la parte inferior, la repisa para las tizas y borradores que periódicamente había que sacudir en el exterior a base de golpes contra la pared con el consiguiente blanqueo del encargado ocasional de su limpieza. Por supuesto, el crucifijo presidía las clases y en otra pared colgaba algún mapa con los ríos, mares, países, capitales, etc. Unas largas mesas con sus tinteros individuales de cerámica blanca y bancos corridos era todo el mobiliario. Al fondo, en un rincón, la mesa del profesor y unas baldas en las que se apilaban ordenados boletines de notas, forros azules para los boletines y libros, etiquetas de papel que se pegaban previa chupada, cuadernos, botellas de tinta, lapiceros, gomas, plumas, puntos, etc. que facilitaba a sus alumnos a precios reducidos que se añadían al recibo mensual. 

La academia que llevaba en un principio solo D. Antonio, a los dos años más o menos, vio aumentada la plantilla con una profesora llamada Dª Olga Peñalva Raiva. Pronto nació el amor entre ambos y a los dos años se casaron.

El alumnado era variopinto. Chavales de la zona proveniente de las Escuelas de Zubeldia y otros, “rebotados” de otros colegios a los que sus padres dejaban en manos de D. Antonio para “enderezar”. La disciplina era severa y pobre del que no hacía los deberes o hacía pira. En los años cincuenta, D. Antonio daba unos vales de cartulina de diferentes colores y puntos según la calidad de los deberes entregados, que servían de salvación para evitar castigos. Todos los sábados por la tarde eran día de notas tras el rezo del Rosario y los suspensos e infractores eran severamente castigados a tortazos mientras estaban de rodillas en el suelo con las manos en la espalda. Me cuentan que una vez al ir a pegar a un “condenado” se le escapó el reloj de la muñeca yendo a estrellarse contra la pizarra. El castigo fue con “intereses”. ¡Todavía me resuenan los sopapos a “Mogoyo” al pasar frente a la lonja!. Otro castigo típico era copiar 100 o 500 veces un recordatorio de algo incorrecto.

Hoy en día, al ver la fotografía superior que nos ha facilitado Juan Ángel Barquín, correspondiente al curso 1958-59, uno se pregunta cómo era posible que entrásemos todos en aquella lonja (he contado 171 alumnos con D. Antonio y Olga o Pili Ruiz a la derecha). La fotografía está sacada con la casa nº 5 de la calle Gipuzkoa de fondo, cuyos bajos hoy ocupa Saneamientos Amezcua.

JOSE LUIS GARAIZABAL FLAÑO


martes, 6 de noviembre de 2018

LA CENSURA AL FINAL DE LA DICTADURA (3): ASOCIACIÓN DE FAMILIAS Y LA SOCIEDAD CULTURAL






Tasio continúa recordándonos la situación que se vivió en la Villa en los últimos años de la dictadura y que a falta de otras imágenes la ilustramos con la fotografía del Salón de actos del Carmen donde se celebraron algunos de los actos programados y el cartel de 1973 de una semana cultural que sufrió diversas vicisitudes para su celebración.
El 17 de noviembre de 1973 el alcalde J. Manuel Esparza notificó a Txaro Arriaga, miembro de la Asociación de Mujeres de Portugalete, que el Gobernador había prohibido la representación por el grupo teatral “La Asociación La Salle”, de Sestao, de las obras “Retablo en tiempo presente”, “Farsas contemporáneas”, “La opinión” y “Los opositores” en el salón de actos de la Casa Parroquial.

Al año siguiente, el 6 de septiembre de 1974, funcionarios municipales retiraron de varias tiendas y bares carteles visados con el sello de Información y Turismo. Estas hojas fueron repartidas también a la salida de las misas en las parroquias de Nuestra Señora de Nazaret (La Florida) y María Madre de la Iglesia (Buenavista). Los promotores eran la Asociación de Familias y la Sociedad Cultural, que informaban de la necesidad de que todos los vecinos participasen en la elaboración de un Plan de Ordenación urbana (P.O).

La policía municipal fue a altas horas de la noche al domicilio de una de las personas que colocó esos carteles para que se presentase esa misma noche en el ayuntamiento con el fin de responder a algunas preguntas. El alcalde escribió al Gobernador el día 9 una carta diciéndole: “La nota distribuida en murales y en las hojas, que adjunto copias, son un ataque constante al Ayuntamiento y a lo que éste representa, para lo que utilizan toda clase de mentiras e insensateces con las que este pequeño grupo de cariz comunista y separatista trata de infiltrarse con la aplicación de nuevos métodos y consignas recibidas empleando latiguillos como los de “derecho indiscutible a decidir cómo queremos Portugalete, etc…”

Se ha podido comprobar que la propaganda fue repartida por chicos y chicas, o sea gente joven, entre las que destaca Mª del Carmen Ranero Soldevilla. Esta el día 11 de Septiembre de 1973, fue detenida por la Fuerza de la Guardia Civil y Agentes de la Policía Municipal de esta Villa, por encontrarse afiliada a las “juventudes comunistas de Euskadi, actuando como cajera de la cédula (…)”.

Los responsables de las dos asociaciones citadas solicitaron una entrevista con el alcalde, que los recibió el día 12. Este les dijo que, además del visado de Información y Turismo, necesitaban la presentación de los carteles en el Ayuntamiento.

lunes, 5 de noviembre de 2018

CARTAS MARINAS (14): 1776, PORTO GALETTE





En esta carta del Golfo de Gascogne (1776) podemos localizar Porto Galette frente a la localidad de Porto d'Algorte, y entre ellos se puede leer Entreé de Bilbao y P. de la Galere en lugar del habitual Machilanda. Hemos superpuesto el detalle ampliado para apreciarlo mejor.


Está firmada por Johannes van Keulen e hijos. Estos fueron Gerard (1678-1726) con grandes dotes como grabador, matemático e hidrógrafo que fueron la base para alcanzar un nivel de calidad en la empresa que creó su padre y Johannes II (1704-1755) que mantuvo el privilegio que obtuvo su padre en la Compañía Holandesa de las Indias Orientales.
José Antonio Soto


sábado, 3 de noviembre de 2018

EL RELATO DEL FIN DE SEMANA: VUELTA A CASA




Y pasada una semana, me tomo un momento de memoria activa y emocionada para dar color y valor a lo que viví el pasado sábado 20 en Portugalete.

Perdón, me presento: para el que no me recuerde, ó no me conozca, yo soy Martintxu, el hijo de Alicia, nieto de Martina "la colchonera" y de Emili "la lechera".

Como suelo decir, y pocas veces mejor dicho, volví "a casa". Si, porque yo nací ahí, a vuestra izquierda, según estáis en la capilla, en el nº 16, en la "casa del patio", un edificio que ya no existe.

Bien, vengo a Portu con el CORO VASCO AMA LUR, de SALOU, invitados por el coro portugalujo HERRIKO ABESTIAK, como parte de un intercambio de conciertos, cosa habitual entre coros.

Pasados unos días, creo que, por nuestra parte, dimos un buen concierto en la Capilla de las Siervas de El Ojillo, al que asistieron familia, amigos propios y amigos del coro anfitrión y muchos aficionados a la música coral, que hacen rebosar el templo.

Entre los asistentes, los había que vivíamos al lado y otros cerca del convento, por eso, en momentos en que la puerta del jardín y la de la iglesia estaban abiertas, nuestra natural curiosidad infantil, nos empujaba a entrar a ver y escuchar los oficios del mes de mayo y a las novenas.

Estaba decorado de otra forma, paredes pintadas en azul, creo recordar. La Virgen sobre una nube con bustos de ángeles querubines en un nicho bordeado por cenefa en dorado y fondo azul,... Las hermanas asistían a los oficios tras una celosía en madera barnizada y desde allí cantaban motetes, salmos, himnos,... y el oficiante era Don Andrés Alava.

Los niños de El Ojillo, éramos entonces: Ukillo (+), su hermano Mikel, Manu, Iñaki, Julio, Julián, Lean, Itu, Josi,... y no entendíamos nada -los actos se oficiaban en latín-, pero allí estábamos escuchando los murmullos de las parroquianas en sus oraciones.

Tiempos que vuelan. Aquí, "aprendí" el Tantum ergo cantado mientras Don Andrés bendecía y exponía la custodia.

Ahora, ya en Tarragona, me enorgullece haber podido encontraros entre el antes, el durante y el después del concierto y contarlo aquí, a mis amigos.

Hemos cantado de corazón para vosotros y para los ausentes y espero y deseo que los dos coros os hayamos alegrado esa tarde de sábado.

Un abrazo a todos y cada uno.

He vuelto a casa.
Martintxu




viernes, 2 de noviembre de 2018

LA CUADRILLA DEL BARDIN DA Y LA FIESTA DE SAN NOE: (3) 1989




Seguimos con la celebración de San Noé por la cuadrilla del Bardin da, a través de las fotografías cedidas por Txomin Hermosilla y concretamente al año 1989.

La prensa de aquel año (GARA), decía que “la festividad de San Noé supone la revitalización del desmarque a lo establecido de antemano y la posibilidad de dar rienda suelta a la imaginación individual y colectiva bajo la forma de fiesta”. “Este año San Noé estuvo acompañado de cinco ninfas”, que después de que “lanzó el pregón, con verdaderas dotes de mando”, fue llevado por la cuadrilla hasta la Ría “escenario de la procesión del Santo”.

Recogemos también una muestra del material gráfico que editaban aquellos años.


jueves, 1 de noviembre de 2018

PROXIMA PRESENTACION DEL Nº 25 DE CUADERNOS PORTUGALUJOS






El próximo día 15, jueves, presentaremos dentro de nuestros tradicionales 
ENCUENTROS PORTUGALUJOS DEL HOTEL, 
el nº 25 de Cuadernos Portugalujos.

Tras ofrecer una sesión de las principales fotografía antiguas recibidas el año pasado, se procederá a entregar el premio 
IMÁGENES PORTUGALUJAS ANTIGUAS 2017,
 a Mª Jesús Navarro,
 por la importancia del lote de fotografías cedidas.

Igualmente, recogiendo el sentir general se procederá a rendir un homenaje de cariño y simpatía a
FAUSTI
como querido personaje popular.