jueves, 22 de febrero de 2024

LAS PRIMERAS EDIFICACIONES DEL OJILLO

 

Tras el interés mostrado por la entrada sobre este tema, recurrimos a José Luis Garaizabal, que ya en su día realizó un interesante trabajo sobre Zubeldia y esta zona (pinchar), quien tiene recogidos numerosos planos del AHMP, y llegamos a las siguientes conclusiones sobre el nacimiento de la calle del Ojillo.

La primera noticia que encontramos es de 1877 cuando Francisco de Berriozabal proyecta para Manuel Casado la citada casa que se construye en el camino hacia Ortuella, en su proyecto denominado “Camino del Ojillo”, y que Manuel de Otaduy plasmó en su plano general de 1878, en el que aparece también una pequeña construcción en la finca siguiente hacia arriba, correspondiente a una glorieta.

Quizás por esta fecha construiría también Laureana Menchaca, frente a la ermita del Cristo y al comienzo del camino, una edificación, pero sería tres años después en 1881 cuando encontramos el proyecto que le encarga al mismo Berriozabal, para la casa que haría esquina con la subida a San Roque. Ese mismo año nuestro prolífico maestro de obras proyecta otra casa muy parecida para Araco y Cía, casi enfrente de la que había realizado para Casado. Como vemos en el plano azul de 1882, junto a él existía también otro edificio de una altura, del que desconocemos su fecha, que aparece en una fotografía de principios del siglo XX tomada desde lo alto de San Roque. Estas nuevas edificaciones pegante a la estrada de la Pajona que unía el Ojillo con General Castaños, pertenecientes ya a Mónica Ariño, viuda de Antonio Gorostiza, darían paso luego al convento de las monjas.

Este movimiento constructivo, tras el cual estaría la presión demográfica, dio lugar a la necesidad de realizar una ordenación de lo que constituiría ya un nuevo ensanche de la Villa, y que sería la calle del Ojillo. Con el anteproyecto de creación de dicha calle en 1883, el nº 1 se daría a la casa de Laureana Menchaca y el nº 2 posteriormente a una nueva casa que mandó hacer Gregoria Aguirre bajo proyecto también de Berriozabal, que con anterioridad habia sido el n 5 del Cristo, correspondiendo el siguiente nº 4 para la casa de Rosa Lazcano propietaria de los terrenos hasta la estrada de la Pajona junto a Sotera de la Mier, mientras que gran parte de los de enfrente de la mano izquierda, donde irían los números impares, eran propiedad de Laureana.

Es por lo tanto preciso resaltar la figura de esta mujer, Laureana Menchaca Zuluaga, nacida en 1825 y casada con Agustín Uriarte Urcullu, del que enviudó con una hija, María Uriarte Menchaca, nacida en 1865 que sería la heredera de sus numerosos terrenos, viñedos y casas, entre las que estaba la que hacía el nº 1 de General Castaños.

Al vender sus terrenos del Ojillo para edificar la calle, encontramos que el vinatero Juan Acha le compró la primera parcela para edificar su casa nº 3, obra del maestro de obras Manuel de Otaduy, donde destaca el cuidado diseño de los miradores de madera, al igual que en los números 9 y 11 de Francisco Berriozabal, aunque éste en una línea clasicista mas austera, finalizando el nº 17 proyectado en 1886 por Emiliano Pagazaurtundua, con lo que según Gorka Pérez de la Peña, toda esta mano impar aunque no tiene edificaciones de gran porte arquitectónico, si forman un conjunto urbano armónico en un tono continuo bien ordenado, por la disposición de miradores en el eje de las fachadas, y que sirvieron para cubrir las necesidades de vivienda de la creciente masa trabajadora de aquellos años.


miércoles, 21 de febrero de 2024

UN ESTABLECIMIENTO CENTENARIO: DE MARCIAL POLO A GUYMA

 



José Luis Garaizabal que hablando de los comercios de la calle Santa María, ya nos citó este establecimiento (pinchar), con motivo de encontrar en facebook las dos fotografías superiores, vuelve a recordar el tema del laboratorio fotográfico que Guyma tuvo en sus comienzos en la plaza del Generalísimo, mientras años antes en esa misma Plaza de la República estuvo Marcial Polo.

Este Marcial Polo, padre del famoso pintor Higinio Polo, que consiguió licencia para vender lotería ya en 1915, además de tabacos vendía artículos de pesca, destacando la jibionera PORTUGALETE, según explicaba en su anuncio de 1935.

Como ya dijimos en otra entrada (pinchar) Guyma, cuyo nombre acrómino se refiere a los nombres de los fundadores Guillermo y Matías, Guillermo Fernández que aparece en la foto y Matías Pérez, consiguió su licencia de apertura en 1951 para la venta de material fotográfico y material de radio.
El local disponía de un sótano para laboratorio fotográfico, ya que antiguamente el local estaba a nivel del muelle viejo.


 

martes, 20 de febrero de 2024

EL OFICIO MÁS VIEJO DEL MUNDO EN PORTUGALETE

 


Si hemos de hacer caso a la calificación del “oficio más viejo del mundo”, entonces podemos dar por hecho, sin riesgo de equivocarnos, que este oficio existe en nuestro solar desde la misma fundación del villazgo. Como es fácil suponer, las que se dedicaban a ello eran desheredadas de la vida: viudas, huérfanas, repudiadas... Efectivamente, ya desde el siglo XVI tenemos noticias de “amancebadas” que vivían en pecaminosa convivencia incluso con algunos clérigos, lo que era motivo de murmuración y escándalo. La prostitución debió alcanzar su cenit en los siglos XVII y XVIII, época del apogeo comercial de la villa, cuando en nuestro puerto atracaban multitud de comerciantes y soldados nacionales y extranjeros.

Lógicamente este oficio llegó a nuestros días, y merece la pena echar un vistazo a los pocos restos que nos lo recuerdan, en concreto los carteles que aún se conservan del Club Souton, en la calle Martín F. Villarán, y el Hart Club, en la calle Danok Bat (damos las gracias a Mikel Fernández López, experto en la “movida portugaluja”, por aportarnos los datos que siguen).

En cuanto al Club Souton, antes de convertirse en prostíbulo era un disco bar, donde a finales de los 70 y principios de los 80 iba la juventud a bailar los últimos éxitos del pop-rock. Luego lo adquirió un tipo apodado “el Francés” (es de suponer que por su origen, o quizá porque conducía un Citroen Tiburón), quien además tenía dos clubes más en Sestao.

Respecto al Hart Club, Mikel Fernández nos comenta: “Tuvo bastantes problemas con las autoridades, redadas, peleas, tráfico de sustancias; por allí deambulaban todas las aves nocturnas de la margen izquierda, algunos personajes de la villa y de los municipios cercanos. Recuerdo que la prensa dio noticia de una de las visitas policiales de aquellos años 80, cuando encontraron al tipo más buscado de Santurce, “el Cacheiro”, un joven que con su temprana edad se enfrentaba a todosDespués de los años 90 estos locales fueron desapareciendo, y los movimientos migratorios nocturnos se fueron canalizando hacia Bilbao”.


Aitor González Gato

 

lunes, 19 de febrero de 2024

LA CASA MAS ANTIGUA DEL OJILLO

 


José Luis Gutiérrez Landa nos manda información sobre esta casa nº 16 del Ojillo que nos sirve para corregir en parte lo que exponiamos en la entrada correspondiente a la primera taberna del Ojillo.

Los planos de la Villa que se conservan de siglos pasados, nos señalan saliendo del Cristo un camino de carros, o camino hacia las Encartaciones, rodeado de viñas o huertas, y que en el documento de 1877 que nos envía José Luis se denomina como Camino del Ojillo, haciendo referencia al nombre de este término donde anteriormente existía un arroyo con su nombre, en esa época ya canalizado y cubierto.

Dicho documento es una solicitud de Manuel Casado, vecino de la Villa, dirigiéndose al Ayuntamiento con el deseo de “construir una casa en un terreno de su propiedad sito en el camino del Ojillo según plano adjunto” y la correspondiente autorización para llevarlo a cabo firmada en octubre de 1877. En el plano municipal que se conserva de 1878 de Manuel de Otaduy, que recogemos, ya figura.

Nosotros marcamos el nacimiento de nuestra calle en 1883, fecha en que ante la presión demográfica el arquitecto Casto de Zabala firma su anteproyecto de construcción de la NUEVA CALLE DEL OJILLO con rectificación de alineaciones en dicho “camino del Ojillo”. Afectaría en su primera parte, en sus números impares, a los terrenos de Laureana Menchaca (que era dueña también de la casa haciendo esquina a la subida a San Roque y frente a la ermita del Santo Cristo, que pasaría a ser el nº 1) y enfrente, en lo que serían los números pares, los terrenos de Vicuña (Rosa Lazcano figuraba como propietaria del edificio antigua torre del Coronel).

Por lo tanto la casa que construyó Manuel Casado haciendo esquina entre el camino del Ojillo y la estrada que salía  a mitad de altura atravesando toda la zona de la Pajona hasta salir a General Castaños, fue la primera de la nueva calle (al margen de la de Laureana Menchaca que pasó de pertenecer a la Plazuela del Cristo al Ojillo) y que como ya dijimos se rotuló oficialmente como Ojillo en 1885. Años después aparece a nombre de Mónica Ariño y ya con una nueva construcción más baja, en la parte de terreno que posteriormente se elevaría el convento de las monjas, limitada por dicha estrada.

Las fotos que encabezan esta entrada corresponden a los años de posguerra, sacada por Edu Benito en 1967 (unos años antes de ser derribada) y la cedida por Marinita Pérez (que aparece en la foto) de 1944, época en que la casa debía pertenecer a la familia Gorostiza, y en la que vivían desde Martina la colchonera, Galiana el enterrador, las hermanas Carcedo o la familia Pastor.

domingo, 18 de febrero de 2024

BAÑOS EN EL MUELLE VIEJO DE HACE UN SIGLO


Recogemos una foto publicada por Txomin Hermosilla en su facebook del DOLMEN, de chavales bañándose en pelotas, o mejor dicho como vinieron al mundo en el antiguo muelle viejo.
Supongo que la desaparición de esta antigua costumbre empezaría a desaparecer tras la guerra civil en los años 40 del siglo pasado, pues la moral exigía ya el uso de lo que entonces se llamó “taparrabos”.
Como suponemos que muchos no reconocerán el muelle que aparece en la foto, recogemos otra de antes del relleno para hacer el actual y que aparece perfectamente en el libro Portugalete en la fotografía. El cambio urbanístico del siglo XX.
 Publicado el 30 abril 2012



sábado, 17 de febrero de 2024

LA DESAPARECIDA CONFITERÍA DE MENDIZABAL


Presentamos la foto de la maqueta que en el bar Larrun, de Ramón Basañez, expone Mikel Torca, que reproduce la fachada de la Confitería Mendizábal.
No contamos con ninguna investigación sobre este establecimiento, por lo que nos hemos guiado exclusivamente por sus anuncios en los programas de fiestas o por los membrete de algunas de sus facturas.
Por la que recogemos bajo esta entrada, vemos que la fábrica de chocolate que fundara en 1876 Marcos Larrañaga, la continuaba en 1921, Fermín Mendizábal, que se anunciaba como sucesor suyo, aprovechando sin duda la fama y prestigio de que gozaba. El despacho lo tenía en la calle del Medio, pero la fábrica estaba situada en Coscojales nº 18.
A la muerte de Fermín y ya con el nombre comercial de Hijos de Mendizábal, anunciaban que tenían además un almacén en Santa Clara nº 9 y otro establecimiento en Avenida de Murrieta 30 de Santurce. Además de señalar la Venta por Mayor, recordaban que tenían registrada la marca de chocolate, Puente Vizcaya.
Del año 1928 es el anuncio superior de la derecha, como Casa Mendizábal, en que además de su especialidad en repostería y bombonería, señalaba que era la única casa que expendía cafés llegados directamente de origen, así como fiambres de todas clases y “el renombrado jamón GEO de París”.
De 1944 tras la guerra civil, es el segundo anuncio, en que tras incidir en lo señalado anteriormente, se anuncia como SALON DE MERIENDAS Y TES.

Cualquier otra información al respecto será bienvenida.

Publicada el 22 de diciembre 2014


viernes, 16 de febrero de 2024

EL OJILLO DEL SIGLO XX: SU PRIMERA TABERNA

 



Las casas números 1 y 2 del Ojillo son las mas antiguas de la calle, pues cuando el Ayuntamiento proyecta este ensanche lo hace empezando desde estas dos casas que ya existían.

En concreto en el lado de sus números pares, la que rotularon con el nº 2 (en la actualidad tras ser derribada, su solar se mantiene vacío) pertenecía a Gregoria Aguirre y tenía a continuación, sin ninguna alineación, la casa de Vicuña con terrenos alrededor, antiguo solar de la Torre del Coronel, y que así estarían hasta 1924 en que se construye la casa que actualmente hace esquina con la calle Correos, proyectada por Santos Zunzunegui.

En la foto superior en un acto festivo en día de San Roque de 1924, se ve la nueva casa en construcción y separada de la primera por un espacio en la que se instaló el fielato.

Lo que tenemos claro es que la primera taberna que hubo en el Ojillo, fue aquí y que en 1910 la tabernera era Eufemia Aqueche, y se anunciaba “para los forasteros” como “situada a la subida del frontón”, suponemos que dirigido a los que venían a los partidos del frontón La Estrella.

No disponemos de mas noticias de ella y ya en 1928 se empadrona en la Villa Secundino de Areso Albizu, natural de Baracaldo, quien a continuación aparece al frente del mismo.

A lo largo de los años 30 su anuncio se repite en los programas de fiestas, como Café, Bar y Licores. Café especial exprés. También se anuncia como fabricante de gaseosas.

Como novedad con otras tabernas de la Villa, nos recuerda que disponía de teléfono (Locutorio público) y Depósito de gasolina y petróleo.

Efectivamente como vemos en la fotografía, enfrente de su bar estaba el surtidor de gasolina que era atendido por él.

No sabemos las causas de su desaparición, pero tras la guerra con la nueva década de los 40, el bar entra en una nueva etapa con el nombre de EL KILOMETRO, del que nos habló Juan Fermín Lopez Markaida en este blog. (pinchar).