viernes, 12 de agosto de 2022

LA TAMBORRADA JARRILLERA DEL 14 DE AGOSTO

 


Ahora que estamos ante la antesala de la tamborrada del 700 aniversario, es muy oportuno el trabajo que José Luis Garaizabal ha realizado sobre la historia de este festejo jarrillero.

Es de suponer que al igual que nuestra tradicional Diana, esta Tamborrada que sale tras el chupinazo de inicios de fiestas tenga su origen en las bandas de música militares de las tropas acantonadas en la villa en siglos pasados.

Al comenzar el siglo XX se hablaba todavía de la retreta a cargo de las bandas de música y tamboriles y no será hasta 1928 cuando se denomina con el titulo de Tamborrada y no sabemos si el cambio de denominación traería aparejada también el coger como obra musical la Diana de la Tamborrada Donostiarra.

Tras la guerra, en los años 40 y 50, se cita como Típica Tamborrada, especificando que iría acompañada de un DESFILE DE ARTORCHA, decayendo ya en las décadas siguientes.

Son precisamente de 1957 o del siguiente, las fotografías que encabezan esta entrada. La primera nos la ha facilitado Juana Mari Ponce que la había recibido de Teresa Alegría Bayo y la segunda Javier Martín, al que recurrimos para identificar a los seis “tamborreros” entre los que está él. Son de izquierda a derecha: Miguel Loredo, Fernando Celis, Javier Martín, Manchón, Julián Bayo y agachado, Francisco González. Tenemos otra versión aportada por Josemi Palacios y su esposa Mari Ángeles, que indican que eran: Miguel Loredo, Pérez Yarza, Javier Martín, Manchón, Julián Bayo y agachado, Fernando Bayo. En la segunda fotografía inferior están Javier Martín y Luis González redoblando por la calle del Medio con sus antifaces y bigotes postizos. Nos cuenta como anécdota que los trajes, tambores, barriles y antorchas los facilitaba el Ayuntamiento. Recuerda perfectamente a quien les instruyó en el manejo de las baquetas, Luis Garitaonandia.

En los años 1976 a 1979  la tamborrada da un giro carnavalesco con el fin de hacer participar en las sociedades y cuadrillas y no será hasta 1997 en que nace los Amigos de la Tamborrada, que al año siguiente desfilaron bajo la dirección de Fernando Garitaonandia una treintena de “tamborreros”, la mayoría de niños y niñas con sus aitas. En el 2000, ya eran cerca de un centenar demostrando que la idea había sido un éxito.

Toda esta historia más detallada y profusamente ilustrada, aunque seguro que habrá muchos que dispongan de más fotografías que pueden enriquecer esta tradición jarrillera, se puede encontrar en la Biblioteca Digital Portugaluja o pinchando en el título

DE RETRETA MILITAR A TAMBORRADA PORTUGALUJA.



 

 

 

jueves, 11 de agosto de 2022

COMERCIOS DEL CASCO HISTORICO: EL CANTON DE SANTA CLARA

 


Siguiendo con el trabajo de José Luis Garaizabal sobre los comercios que existieron en el Casco Viejo, nos remite al Cantón de Santa Clara, en la actualidad casi vacío, pero que tiene una larga tradición jarrillera, donde antiguamente estaban dos de los famosos chacolís, el de Butrón en el nº 4, y el de la Señora Gabriela en la confluencia con la calle de la Barrera.
En el centro de este cantón (no hace tanto hablábamos del “triangulo”) fueron famosos los bares en el nº 3, de ARRIETA y PATXIN 2, luego HIRUKI, teniendo enfrente en el nº 4, a la bodeguilla de TOMÁS ROALES (en los años 30) y tras la guerra, en los años 40, JULIAN AURRECOECHEA, que servía comidas también, y que continuó su mujer GREGORIA.
Después estuvo AMALIO y luego LA PEQUEÑA CATEDRAL.
Cerca de este núcleo tasquero haciendo esquina con Coscojales, estuvo también el conocido bar del vino a dos perras de JULIÁN MÚGICA y a finales del siglo XIX JOSÉ BENITO IGLESIAS se anunciaba como Vino, aceite y aguardiente.
En este Cantón sobre todo en las esquinas se recuerdan los establecimientos de Langara y a Casa Mendizabal, en la esquina con la calle del Medio, y en la de Coscojales, Novedades CONDE (ferretería. Tejidos, calzados, novedades), la librería de Según y Javi Alda, VIRGEN DE LA GUIA, Trabajos manuales MAITE URIBARRI, y actualmente PORTUGALETEKO AISIALDI SAREA Red de grupos de tiempo libre.
Enfrente estuvo también como ya citamos al tratar de la calle Coscojales la CARNICERIA DE CARI.
En este pequeño cantón hubo también otros comercios, que es difícil situar en algunos casos por el cambio de la numeración de los portales, pero podemos señalar los siguientes:
1894-95 Comestibles y bebidas DOLORES MILO nº 9 (AHMP).
Tejidos y novedades BASAURI HNAS nº 1 (PF 1927).
Camisería, novia y niño HERMANAS ALONSO s/n junto a CEA (PF 1935).
Cacharrería BARTOLOMÉ ASTONDOA (1938).
Almacén de muebles BASILISA BELLELLA nº3.

Para ilustrar esta entrada hemos recogido dos artísticas fotografías de Nieves Lorenzo, del citado Cantón, encuadrando a dos mujeres que fueron un verdadero referente en la gastronomía jarrillera como fueron Gregoria, en el de Aurrekoetxea, y Ameli, en el de Arrieta.

 

 


miércoles, 10 de agosto de 2022

UN PEQUEÑO JARDIN EN EL MUELLE NUEVO

 


Aitor Gonzalez Gato nos manda la foto diciéndonos, “este casi desconocido rincón portugalujo es encantador. Se trata del pequeño parquecito del palacio de los Vicuña en el Muelle Nuevo. Me retrotrae a la "Belle Epoque" de los años 20. Me imagino a la familia sentados al sol tomando el té de la tarde con algún otro oligarca.”

A la izquierda recogemos, medio tapada, la foto de dicho edificio, que forma parte del medio centenar de de ellas que ha realizado Andoni Maseda para separar las letras de nuestro Diccionario Biográfico Potugalujo, que verá la luz tras el verano.

Gorka Pérez de la Peña, nos dice que fue Santos Zunzunegui quien la construyó en 1915, para Ramón Vicuña. Presenta torretas angulares con solana al gusto de los palacios barrocos del País Vasco, encuadres con tirantes de madera en buen numero de vanos, ménsulas angulares y profusión de arcadas en carpanel. Descuella el soberbio alero volado perimetral, de tradición regionalista. Este edificio es un ejemplo magnífico y destacado del regionalismo neovasco.

Miren Vicuña, hija del constructor, benefactora portugaluja, donó en su testamento este edificio al Santo Hospital de San Juan Bautista, con todos los compromisos legales de conservación de un edificio con la catalogación que este tiene.

Aunque para la gente de fuera y algunos de la villa, pueda representar una muestra de la posesión de un gran capital, la realidad es que un edificio con esta catalogación, con pisos muy grandes y de difícil alquiler, (la muestra son los que se ven vacios), con grandes necesidades de reformas y mejoras para vivir en ella, los obligados gastos de mantenimiento estructurales, y las rentas antiguas que pueden gozar los inquilinos con décadas viviendo en ellos, hace que en este momento constituya un verdadero problema para la Junta de Caridad de la citada Institución, que ve como dispone de un importante legado sin obtener la rentabilidad deseada.

martes, 9 de agosto de 2022

FOTOGRAFÍAS DEL AYER Y HOY EN LA EXPOSICIÓN, PORTUGALETE EN IMÁGENES, DE RIALIA: EL MUELLE VIEJO Y EL MUELLE DE HIERRO

 


Completamos hoy otros dos montajes fotográficos que se muestran en la exposición de RIALIA, PORTUGALETE EN IMÁGENES. El superior con el Muelle Viejo del año 1931 superpuesto al actual con su parque infantil actual y en la inferior el comienzo del Muelle de Hierro de hace 90 años con su suelo de tablones de madera y el actual con el edificio de piscinas a la derecha.



lunes, 8 de agosto de 2022

RECORDANDO LA HISTORIA DE LA ERMITA DE SAN ROQUE

 


En una entrada del blog de Aurelio Gutiérrez, LA VIDA PASA, encontramos unas notas sobre la historia de la primitiva ermita de San Roque, de la que nos ha hablado en ocasiones José Luis Garaizabal : 

La primera referencia a una ermita de San Roque en Portugalete data del 5 de agosto de 1674. Sendas referencias de 1706 y 1714 informan de la visita a la ermita por el Arzobispo de Burgos. Otra referencia de 1745 cita el mal estado del tejado de dicha ermita, por lo que ordenan su reparación

Esta primitiva ermita estaría situada en el cerro que existe sobre la Basílica de Santa María. Habría también un encinal en dicho cerro y se sabe que, en 1808, fue incendiada junto con el encinal por las tropas napoleónicas que invadieron la villa.

Había también una ermita, levantada en 1678, dedicada al Santo Cristo y que, al estar situada junto a una de las puertas de la muralla que rodeaba la villa, se le conocía como “la del Cristo del Portal”. Esta ermita acogió también la imagen de San Roque al quedarse este sin ermita tras la primera guerra carlista, y la construcción de un fuerte militar en el lugar que ocupaba aquella.

En 1910 Se inauguró la ermita llamada “del lavadero” por encontrarse en la campa junto a éste. La ermita se construyó para trasladar la “del Cristo” que se demolió en 1913 para mejorar el trazado de la carretera. Junto con la imagen del Cristo se trasladó también la de San Roque y debido a que en esa campa se celebraba la romería en su honor, la ermita fue más conocida por “la de San Roque” que por “la del Cristo” a pesar de estar en ella de prestado.

 

viernes, 5 de agosto de 2022

EL DESAPARECIDO BARRIO DE PANDO

 


Tras el reportaje fotográfico de la construcción del polideportivo de Pando, Angel Comonte, nos envía estas dos fotos del citado barrio, con los siguientes recuerdos: 

La casa alta sufrió un incendio intencionado en 1944. Tenía menos altura y le pegaron fuego por el tejado. Eran pisos de alquiler. Mi abuelo tenía catorce años y tuvo que tirar de un segundo todo lo que pudo salvar. Y después lanzarse a un colchón. Posteriormente la ampliaron en altura. Mi familia pasa a la casa pequeña de al lado y allí nacen mi padre y mi tío.

 En la trasera junto a la casa de Amparo y las tablas del balneario (donde el almacén de Pepillo). Ésta creo que era la abuela de Javi Miranda. Y en esa trasera vivían mis primos, Castorin y familia. De niño iba mucho por allí. Además que mi abuelo bajaba a la huerta de Vallonti al lado del bar Paco junto a Nervacero-Arburu. La huerta era de Urbano Arana y Carmen Uriarte de Urioste. En frente estaba el caserío de Tomasa con sus hijos Andoni y Gotzon. Me acuerdo de aquel camino que se fue tapando desde 1985 hasta 1987 cuando ya aparece el monumento de Ibarrola.

Me acuerdo mucho de esa zona. Las casas de Cagigas, el cementerio de coches, el atajo, la huerta de Orlando, el basurero de Pando, etc, etc. y la bajada al Valle con el autobús granate de Encartaciones que salía de Simón Bolívar. En esa zona también tenía el caserío Echevarría. Aunque yo ya no lo conocí.



 

 

martes, 2 de agosto de 2022

CAMBIO URBANISTICO DE PANDO A PARTIR DEL 2008 (1)

 


Anes Gana nos ha facilitado todo un reportaje fotográfico tomado desde su casa, de la construcción del polideportivo de Pando que presentamos en tres entradas seguidas.

Empezó en 2008 cuando el barrio de Pando, tras el cementerio, se había quedado reducido al último edificio que servía de almacén a nuestro amigo Pepillo, el banderizo del 700 en las fiestas de este año, y se van viendo los trabajos de desmonte y creación de una rotonda en la carretera de entrada en la Villa y los edificios traseros de la nueva zona de Repelega.



lunes, 1 de agosto de 2022

AMPARITXU GASTÓN, EN LA INAUGURACIÓN DEL COLEGIO PÚBLICO GABRIEL CELAYA

 


La primera vez que tuve noticias sobre Amparitxu Gastón (1921-2009), fue un día de abril de 2004 en el  que Mario Ángel Marrodán me regaló dedicado su libro biográfico escrito por Severino Cardeñoso Álvarez: “El mundo poético de Mario Ángel Marrodán”. En esta enorme obra en la página 164 aparecía una foto de éste junto a su mujer Mercedes Estíbaliz con la que fuera la compañera del poeta social nacido en Hernani, Gabriel Celaya (1911-1991).
    Sabía por la hemeroteca del diario El País, que esta escritora donostiarra había inaugurado en ese mismo mes primaveral del año 1991 un centro escolar en Móstoles; así como el pequeño incidente que tuvieron en el pueblo natal de Celaya al inaugurar una escultura y otro colegio público en 1993 con su nombre, en los famosos años de la kale borroka al sufrir la viuda una lluvia de huevos. Dos años después y también en el mes de abril se llevaría la inauguración en nuestra Villa de otra escuela recordando al poeta social guipuzcoano.
    Quizás por desconocimiento o por otras cuestiones en las que no voy a profundizar en este momento, las nuevas generaciones actuales desconocen gran parte del callejero portugalujo y de la Margen Izquierda cuando junto al Colegio Público Gabriel Celaya nos encontramos con un Instituto en Sestao que lleva el nombre de Ángela Figuera (1902-1984) o la calle Blas de Otero (1916-1979) en el barrio de Buenavista. Estos tres nombres con mayúsculas forman parte de lo que se conoce como el triunvirato vasco de la poesía social. Todos ellos y ellas se reunían durante muchas tardes de sábado en el chalet Munitis situado en el Carmelo en el barrio bilbaíno de Santuchu. Allí se dieron cita entre otros nuestros poetas jarrilleros: Mario Ángel Marrodán, Vidal de Nicolás, junto a los ya mencionados y otros tantos conocidos como Gabriel Aresti, Sabina de la Cruz o Gregorio San Juan. (Por cierto a este último lo conocí personalmente gracias a Mario).
    Como ya se ha hablado en otros artículos de El Mareómetro, las antiguas escuelas de Tellaetxe se habían derrumbado en 1992, trasladándose el alumnado temporalmente al edificio Ramón Real de Asúa, que actualmente es la CEPA. (Este dato me lo acaba de dar el profesor portugalujo, Luis Bastida Rovira).
    Gracias a otro jarrillero de pro como es Mikel Marín que estuvo varios años de concejal de EE y tras la fusión de este partido dentro del PSE a partir de marzo de 1993, me ha relatado aquella inauguración en la que estuvo presente como responsable del área de educación del Ayuntamiento de Portugalete.

Aquel 26 de abril de 1995 a las doce horas del mediodía Amparitxu Gastón junto a Inaxio Oliveri como consejero de Educación del Gobierno Vasco y Mikel Marín como concejal del área educativa y promotor del nombre del recinto escolar, inauguraron el que hoy se conoce como Colegio Público Gabriel Celaya. De aquella época nos recuerda Marín, la creación del Polideportivo de Ruperto Medina y el Centro Social de Buenavista, que eran las antiguas escuelas de parvularios Aniel Quiroga, siendo una réplica exacta a las de Tellaeche y de otras muchas existentes a lo largo de la geografía vasca que van desde Sestao a Rentería.
  Como anécdota comentar que la viuda de Celaya pudo degustar algún que otro plato gastronómico de nuestro añorado y ya desaparecido restaurante La Fragata. Entre las curiosidades que le relató a Marín la intelectual de San Sebastián y alma mater de Celaya fue su disgusto tras el triste recibimiento que había tenido en Hernani dos años atrás por parte del mundo radical; así como el gran carácter comprometido en defensa de las mujeres que tenía Celaya cuando recibió en 1989 el Tambor de Oro en San Sebastián al negarse a acudir a la cena de la Sociedad Gaztelubide en la que no estaba invitada ni Amparitxu ni cualquier otra presencia femenina.
    Dos años después, el 6 de junio de 1997,  el edificio adyacente al centro escolar de la calle Peñota llevaría el nombre de Plaza Gabriel Celaya, como bien ha señalado el escritor e investigador  jarrillero y miembro de la Asociación de Memoria Histórica Oroituz, José Manuel López Díez en su libro “Diccionario Histórico de las calles de Portugalete”. Parafraseando su obra en las páginas 72 y 73 queda aclarada toda la cronología histórica relatada:
    “Esta denominación, aprobada por el Pleno, se origina en un decreto de Alcaldía. Según él, “resulta conveniente” identificar esta plaza “con el nombre de Gabriel Celaya”, que también tiene atribuido el colegio público colindante”. Dicha escuela la había proyectado Alberto López en 1991. Se inauguró cuatro años después, bajo el nombre literario de un gran escritor: el guipuzcoano Rafael Gabriel Múgica Celaya (1911-1991), adalid de la poesía social en el Franquismo. Fue militante comunista y en 1986 Premio Nacional de las Letras Españolas. Además, el primer callejero vizcaíno que le acogió fue el de Sestao, igualmente bajo el gobierno del Partido Socialista Obrero Español.”
    Para finalizar quisiera agradecer la aportación tanto narrativa como gráfica, la cual  es  inédita, de Mikel Marín para El Mareómetro. Como historiador insisto en la necesidad de seguir trabajando estos pequeños archivos familiares que pueden ayudar a reconstruir nuestro pasado local, complementando lo ya existente en otros centros de investigación como el municipal. Una forma más de seguir reconstruyendo el puzle histórico de Portugalete. 

ÁNGEL COMONTE SANTAMARÍA.