viernes, 1 de julio de 2022

LA PESCADERÍA MÁS VETERANA DEL OJILLO

 


Hoy vamos a hablar de la Pescadería Carmen, cuyo nombre no ha cambiado desde que abrió sus puertas hace ya 70 años.

Antes de continuar, es justo mostrar mi agradecimiento a mis informadores, Emilia Santacoloma, hija de la primera dependienta de este pequeño local (a la sazón Carmen Díez), Jon Duque, nieto de Carmen, y Raúl Mera, el actual hombre que la regenta, y quien amablemente se ha preocupado en preguntar a los dos anteriores a petición mía.

Fue Carmen Díez Sanz, quien nació en una casita del portugalujo barrio de La Sierra (entonces el barrio ya había pasado a jurisdicción de nuestra villa, pues antes era de Santurce) quien abrió el pequeño establecimiento en 1952, junto al número 1 de la calle Gregorio Uzquiano (la popular calle “El Ojillo”). Según nos refiere orgulloso su nieto, fue la primera pescadería de nuestra villa (si bien personalmente creo, que puede ser más prudente afirmar que fue la primera pescadería del Ojillo).

Entrar en este diminuto establecimiento es casi como volver en el tiempo, pues apenas ha cambiado, exceptuando una reforma que se hizo en 1985: el corto mostrador recto que había al fondo, fue transformado en el mostrador en forma de “L” que existe actualmente. Por lo demás el local sigue conservando el encanto de las pequeñas tiendas de barrio.

Una vez que Carmen Díez Sanz se jubiló, la pescadería pasó a su hija Elena Santacoloma (conocida por la clientela como “Eleni”; no confundir con su hermana Emilia), y a su marido José Aniceto, “Txani”, quienes la regentaron hasta 2009. Al año siguiente tomó el relevo su actual pescatero, el portugalujo Raúl Mera (que aparece en la foto actual), sin cuya amabilidad y colaboración este artículo no habría sido posible.


Aitor González Gato

 

Para completar la ilustración de esta entrada
hemos recurrido a José Luis Garaizabal y
sus fondos de los Amigos de Zubeldia.
La foto de 1971 el día de San Roque
la preside Carmen con su familia.

 

jueves, 30 de junio de 2022

COMERCIOS DEL CASCO HISTÓRICO: EL Nº 4 DE LA CALLE COSCOJALES

 


Este nº 4 de la calle Coscojales hace esquina con el cantón que lo unía con la calle de la Barrera. Delante, en el terreno actual con el mercado y la plaza delantera, estuvo hasta 1889 el lavadero público cubierto.

Antiguamente estaba también la casa nº 2 de la calle, propiedad de Félix Chávarri, donde en 1887 NICOLASA DE CARRANZA tuvo Casa de comidas y bebidas y MANUEL GARCÍA  SALAVERRI y GENEROSA ORTIZ su carnicería. Este Manuel García anunciaba en 1894, Carnes frescas, en el nº 4.

En lo que hoy ocupa el mercado, existieron unas tejavanas con bar-restaurante y juego de bolos de la gipuzkoana TELESFORA SOROA. En 1899 se tiene noticia por la cena de la Banda Euterpe en dicho “acreditado y popular restaurant de LARRABEZU”. El marido de Telesfora, Joaquín Ureta (Larrabetzu), era zapatero y en el local se celebraba la asamblea y comida anual de la Cofradía de San Crispín y San Crispiniano. De forma general, los maridos aparecían como titulares de los negocios que regentaban las mujeres.

En el edificio de mercado construido en 1915 y después en 1940, hay que anotar la Pastelería LA SELECTA, luego Bar LA SELECTA.

En cuanto al nº 4 actual que nos ocupa, tuvo GREGORIO BAZÁN su establecimiento de Ultramarinos y guitarras valencianas, que también tenía entrada por el cantón.

Si en la mano derecha estuvo posteriormente la tienda de comestibles de Antonio Álvarez  (1938), y luego ULTRAMARINOS SASÍA, donde hoy está el bar TXO, en la mano izquierda estuvo el BAR PINILLOS, que actualmente se denomina Bar Vinillos. En 1938 ISIDORO PINILLOS tenía su Oficina y almacén MOSTUVA PINILLOS.

Relativo a los Ultramarinos de Sasía que recogemos en una foto, antes (1927) estuvo en la Plaza y en 1963 solicitaron el traslado al nº 5.

JOSE LUIS GARAIZABAL FLAÑO

 

miércoles, 29 de junio de 2022

PORTUGALETE 1953

 


Karla Llanos nos aporta unas fotografías que le ha cedido Marije Fierros Urquijo, sacadas desde lo alto del Puente Colgante en 1953.

En la superior con el Muelle Nuevo y sus edificios todavía intactos, a su izquierda en su parte inferior el pabellón de Astilleros Astondoa delante del Teatrillo y bajo el imponente palacio de Chávarri. Tras el parque del Dr. Areilza, cerrado por el edificio de la Comandancia de Marina, la playa con la carretera del relleno a su izquierda.

En la foto inferior el frente del Muelle Nuevo, con la mansión de Epalza y su capilla de Santo Tomás, entonces residencia de los frailes Agustinos a la izquierda, rematado a la derecha por el palacio de Gandarias con su jardín delantero frente a la playa sin la existencia de las actuales piscinas.



martes, 28 de junio de 2022

EL MARAVILLOSO MUNDO DEL CIRCO EN PORTUGALETE: DESDE LA FLORIDA A BUENAVISTA EN LOS 80 Y 90 (2)

  


       Entre las noticias que se registraron por aquella época fue el desplome de la carpa del circo Berlín tras una ventolera en su última función a comienzos de abril de 1987 con treinta heridos, mientras el equilibrista Luich estaba en plena actuación. Afortunadamente no hubo que lamentar ninguna víctima mortal, ni accidentados de gravedad.

       Tigres de bengala, caballos de indios y vaqueros, junto a unos viejos columpios verdes oxidados donde ponía “juegos infantiles hasta los doce años”, nos recordaban la importancia de un medio de vida que está en vías de extinción en este siglo XXI postpandémico. Por lo que la propia estatua de Félix Rodríguez de la Fuente (1928-1980) cobra más sentido hoy más que nunca, en dicho parque y pulmón de la Villa, donde ahora se hacen los homenajes de despedida y hermanamiento multiculturales de las exhibiciones de Folklore Internacional del Elai Alai..

       Con motivo de la urbanización de esta zona de la Villa, se hace un traslado de la actividad circense al barrio de Buenavista al estar las campas de Los Hoyos perfectamente  habitables para poder montar las carpas y escenarios, en lo que era la zona habilitada para las barracas de las Fiestas de San Antonio desde 1983. Actualmente es un parking, frente al actual ambulatorio del barrio junto a la subida al Colegio Público Ruperto Medina. Por allí pasaron el Circo Raluy, el Circo Italiano y lo que una vez fue el Circo Ruso de Ángel Cristo.

       En sus horas más bajas y en un intento de revival del que fuera uno de los domadores más importantes del mundo, unos pocos privilegiados jarrilleros pudimos disfrutar de la maestría de aquel hombre que estuvo en el candelero social, en el mes de mayo de 1994.

       La dimensión de aquellas enormes carpas ocupaban media campa y parte del camino de la Escuela; así como las famosas caravanas rulot muy típicas de aquellos campings ya desaparecidos como el de Brazomar de Castro Urdiales donde iban muchos veraneantes portugalujos.

       Hasta la urbanización del barrio a partir del año 2003, donde ya desaparecen las Sanjuanadas y parte de aquel espíritu juvenil de Buenavista, fue un pavimento perfecto para traer varias atracciones de feria incluso en las Navidades de 2001-2002. 

Aunque parezca una perogrullada, estas pequeñas curiosidades forman parte de esa Intrahistoria que al final nos pueden servir para  reconstruir parte de un puzle del otro Portugalete del recuerdo vecinal. De ahí que finalice con  unos breves retazos infantiles de unos funambulistas parecidos a los hermanos Bordini, que estuvieron tanto en nuestra Villa como en la Capital  en uno de los primeros agostos de los ochenta. Estos subían con una moto desde La Canilla al Campo de la Iglesia. Pudieran llamarse Caringa o Karinga. Ahí lo dejo caer, por si aparece alguna foto o documento. 

                               Ángel Comonte Santamaría.

 

lunes, 27 de junio de 2022

EL MARAVILLOSO MUNDO DEL CIRCO EN PORTUGALETE: DESDE LA FLORIDA A BUENAVISTA EN LOS 80 Y 90 (1)

 


       Que estas líneas sirvan para recordar la importancia de las carpas de circo que tuvimos en Portugalete en la década de los ochenta y noventa del pasado siglo XX, pasando por La Florida hasta Buenavista.

       Hasta la construcción del Instituto Ballonti en 1989 y las viviendas de protección oficial del parque de la Florida en 1991, sobre lo que fue el famoso “Polígono”, sirvió este gran espacio para muchas celebraciones festivas y culturales. El primer Ibilaldia en 1982; así como las desaparecidas Fiestas de El Carmen, o el propio San Cristóbal por parte del sindicato de camiones Sintrabi que tenía su sede in situ.

       Tras el traslado del mercadillo a este  mismo lugar tras remodelar el paseo de La Canilla a comienzos de la década de los ochenta, fue una zona muy apetecida para la actividad circense. De ahí que se convirtiese en uno de los lugares preferidos del territorio vizcaíno para el Circo Atlas de los hermanos Tonetti o el Gran Circo Mundial por el que también pasase el famoso presentador y showman televisivo Torrebruno.

Por aquel entonces la estrada del Hospital de Basurto en Bilbao era el espacio de la Semana Grande; ya que el actual parque Echevarría era una gran fundición de aceriales. La necesidad de un gran espacio para este tipo de actividades culturales llevó a los circos a otras ubicaciones como el patio del Instituto Santurce I Kantauri, al igual que el lugar que ocupa el actual Polideportivo del concejo marinero construido en 1983 en el paseo de la Reina Victoria, conocido por los portugalujos como “El Relleno”. Todos estos espacios fueron amplios lugares para que los niños de la Margen Izquierda disfrutasen de las nuevas novedades y exhibiciones gimnastícas y musicales de estos artistas ambulantes.

       El caso es que el barrio de La Florida fue hasta comienzos de la década de los noventa del pasado siglo XX, la entrada y salida de esos enormes camiones con grandes caravanas para construir las carpas del mundo del circo. De las últimas actuaciones de José Tonetti (1920-2004) en el verano de 1984 se pudieron disfrutar aquí, en Portugalete, donde este santanderino interpretaba a su famosa sardinera. No hay que olvidar su gran vínculo con la capital vizcaína, siendo este uno de sus shows más importantes. Hasta el año 1981 pudimos disfrutar los entonces más pequeños de ambos hermanos en el Circo Atlas. Incluso recuerdo en el barrio bilbaíno de Basurto ver de las últimas actuaciones al que fuera el payaso listo, Manuel Tonetti (1920-1982).

 

Continuará

Ángel Comonte Santamaría.

viernes, 24 de junio de 2022

COMERCIOS ANTIGUOS: FERRETERÍA TEMPRANO

 


Hoy de nuevo giramos nuestra mirada a uno de los comercios portugalujos más veteranos: la ferretería Temprano, en la calle Maestro Zubeldia.

Para conocer sus orígenes tenemos que irnos al pueblo vallisoletano de Benafarces, donde nació Román Temprano en 1939. Con 18 años, en 1957 llegó a nuestra villa, donde conocería a Josefa, su futura esposa, y como aquel, esta también originaria de Benafarces (Valladolid).

En 1965 don Román abrió la ferretería que llevaría su apellido, junto al actual número 28 de la calle Maestro Zubeldia. Aprovechó para ello un diminuto local “de ultramarinos”, dedicado a la venta de pan, fruta, embutidos, comida enlatada… Pero el local era tan pequeño –aproximadamente un tercio del actual establecimiento- que tuvieron que derribar varios tabiques interiores correspondientes a una vivienda adyacente para poder ensanchar la nueva tienda. Así mismo, ensancharon las ventanas de la planta baja, que originalmente eran más pequeñas.

Tras la jubilación de Román Temprano, cogió el testigo su hijo, Santiago Temprano, quien actualmente la regenta, si bien ya empezó trabajando con su padre en la tienda desde los 17 años (por eso es posible que estemos hablando del ferretero más veterano de la villa, por lo joven que era cuando empezó).

Así pues esta ferretería lleva dando servicio al barrio 57 años. Deseamos larga vida a estas tiendas tan encantadoras, que forman parte de la vida diaria de los portugalujos.

 

Aitor González Gato