jueves, 18 de octubre de 2018

LEOCADIO MERLADET (1860-1956), EL ALMIRANTE DE LOS REMOLCADORES.




La ficha de este mes del periódico enportugalete.com corresponde al personaje más importante de la saga portugaluja de los Merladet, como fue Leocadio Merladet Ibarrondo, denominado el almirante de los remolcadores.

La ocasión nos permite repasar esta saga de portugalujos que llegaron a Portugalete hace 210 años y que se dedicaron principalmente a oficio de marinos.

Como no disponemos de ningún retrato suyo para incluir en nuestro diccionario biográfico portugalujo, hemos recurrido a la imagen de aquellos remolcadores del siglo XIX que el tan bien conoció, hasta que nos llegue alguna imagen suya.

Bajo estas líneas la foto coloreada de Hausser y Menet de donde hemos tomado el detalle.






miércoles, 17 de octubre de 2018

LA CENSURA AL FINAL DE LA DICTADURA (1): G.M.GANERANTZ





Tasio Munarriz dentro de su estudio de los últimos años de la dictadura, ya nos ha tratado en otras entradas sobre la censura municipal en aquellos años así como la utilización de algunos agentes municipales como espías al servicio del alcalde. Ahora nos ofrece otras muestras de la censura que sufrieron las asociaciones de aquellos años con los Barbis, Elai Alai, Asociación de Familias, Sociedad Cultural ,…

Empezamos hoy con una anécdota del Ganerantz, club que desde su constitución tuvo que luchar con la prohibición de poner la terminación TZ al nombre oficial que se les aprobó de Ganeran. Sucedió en 1970, con motivo de la fiesta de finalistas de ese año a la que corresponde la foto superior.

Nos dice lo siguiente:

Antes de aprobarse la ikurriña, no estaba permitido el uso de cinturones con los tres colores y su uso podía producir la detención por parte de la Guardia Civil, como le ocurrió a Iñaki “Pequele” en la fiesta de finalistas del Grupo de Montaña Ganerantz celebrada en Galdames. Iñaki escondió el suyo en el bolsillo del pantalón, pero un guardia civil lo descubrió y lo quiso expulsar del pueblo. Tuvo que intervenir Rubén Las Hayas para decir que Iñaki, que se apellidaba Rodríguez y era de Madrid, lo cual era verdad porque allí había nacido, no conocía esa intencionalidad de los colores.
Al Club le obligaron a poner en el centro del campamento un mástil con la bandera española.






martes, 16 de octubre de 2018

UN PORTUGALUJO EN LA BATALLA DE IÑAQUITO, PERU, EN 1546: IÑIGO CARDO





Dentro de la historia de los países americanos, existe amplia información en internet sobre una guerra que se dio entre los conquistadores del Perú y que acabó con la batalla de Iñaquito, que significó la ruptura irreconciliable con la corona española.

En ella encontramos la actuación de un portugalujo, del que ya nos dio noticias Goio Bañales, como fue Iñigo Cardo.

Este personaje, hijo probablemente de Iñigo Cardo (fallecido ya en 1532) y María Andrés de Oiancas, estaba en Perú en 1543 cuando se nombró como primer virrey a Blasco Núñez Vela. Algunas nefastas actuaciones de este dieron lugar a la sublevación que puso en su lugar a Gonzalo Pizarro, hermano de Francisco Pizarro el conquistador del Perú.

El virrey formó un ejército para recuperar su cargo e Iñigo que empezó apoyando a Pizarro, como este “no se daba buena maña en contentar a la gente”, lo abandonó huyendo en un barco con otros hasta Tumbez uniéndose a él.

Blasco Nuñez por consejo de sus capitanes, a pesar del mal estado de los caminos a causa del invierno, decidió dirigirse a Quito encargándole a Iñigo el dirigir la marcha lo cual hizo “como hombre que sabía bien la tierra y como buen adalid”.

Pero la batalla, que ha pasado a los anales de la historia americana, entre el virrey con 400 hombres y Pizarro con 700, tuvo lugar el 18 de enero de 1546 en Iñaquito al norte de Quito. Al grito de “caballeros, a pelear y defender vuestras libertades, vidas y haciendas” la victoria del rebelde fue total, decapitando en pleno campo al virrey y no consiguiendo escapar mas que “Iñigo Cardo, y un Castellanos”. El tal Castellanos fue apresado poco después y ahorcado, mientras Cardo pudo escapar mas lejos, siendo apresado al fin.

El cronista de la batalla finaliza diciendo que “al Iñigo Cardo lo mató el licenciado Polo en los Charcas” y según él Pizarro actuó “piadosamente con los vencidos, no mató sino a Pedro de Heredia, Pero Bello, Pero Antón, e Iñigo Cardo, que lo dejaron por virrei”.




lunes, 15 de octubre de 2018

GANERANTZ M.T. HACE 50 AÑOS (3): EL ELAI ALAI Y LAS FOTOGRAFIAS DEL CAMPAMENTO VASCONAVARRO







Decíamos en la entrada anterior referida al Ganerantz y su X Campamento Vasco-Navarro de Montaña celebrado en los montes de Triano en 1968, que no disponíamos de fotografías.

Txerra Cobos nos envía para paliar esta carencia, las fotos que existen en el archivo del Elai Alai y que fueron sacadas por José Luis Garaizabal.

Hacemos una selección, empezando por el grupo de jóvenes, hoy ya jubilados, y la vista completa del campamento, sobre estas líneas, para completar con un montaje de distintas fotos de la actuación del ELAI ALAI y una vista de la misa de campaña que se celebró en dicho campamento.



 


viernes, 12 de octubre de 2018

RELATOS DEL FIN DE SEMANA: RECUERDOS EN EL SENDERO. SENDERO PARA EL RECUERDO




Mientras Andoni Maseda nos recoge con su cámara a los que él llama “historia jarrillera”, Martintxu desde Tarragona nos envía sus reflexiones afirmando que los recuerdos buenos, nos alimentan y nos empujan adelante en la vida y que para él escribir sobre buenos recuerdos es más estimulante.



Cuando la primera cifra de los años que cumple quien esto escribe, es el 6, si, el del 65, suele pensarse que el celebrante está ya en la época de los recuerdos. Es posible que así sea.

Salido del mundo laboral, comienza la época peripatética –de paseante, en griego–, y hay quien tiende a pensar que comienza el período de narración de las "batallitas". Bien, todo depende.

Como en la "mili", el tiempo trabajado puede haber sido una pesadilla y, por tanto, suponer un mal recuerdo.

El paso al estado de casado, obtener la titulación superior, la marcha de los hijos, el ascenso al cargo con responsabilidad, la llegada a ser padre ó a ser abuelo,...

Son hitos que rompen con la etapa, la actividad ó el estatus previos. (Y he usado "romper" como palabra simbólica del cambio vital, para abarcar el cambio que, a veces, dan nuestras vidas.)

Si volvemos a nuestros espacios originales, los de años previos y remotos, el primer recuerdo se dispara y detrás sigue la ráfaga que ubica, identifica, localiza,... hechos, escenas y personas que han dejado su huella, buena ó mala, sin calificar, en el sendero.

Por su lado, en algún lugar, la mente puede realizar el ejercicio de recuperar esos mismos momentos del recurso cerebral y construye los recuerdos.

Los recuerdos buenos, nos alimentan y nos empujan adelante en la vida; las pesadillas, nos obligan a realizar paradas reflexivas en el camino, para no repetir errores en el recorrido e incluso a realizar paradas "higiénicas" y hasta mudanzas, todo con tal de eliminar ó evitar aquello que nos traba y detiene. Pueden ser acciones inadecuadas ó personas cuyo trato nos dañó y su recuerdo reverdece el trastorno.

Relatar las malas épocas puede ser relajante, favorece el olvido, pero os digo que escribir buenos recuerdos es más estimulante.

Y aquí estoy.


jueves, 11 de octubre de 2018

GANERANTZ M.T. HACE 50 AÑOS (2): X CAMPAMENTO VASCO NAVARRO DE MONTAÑA




Si hemos recordado la finalización por primera vez hace 50 años, del concurso de 100 montañas por parte de montañeros del Ganerantz, hoy queremos recordar el acontecimiento más importante que tuvo lugar ese año como fue la organización en los montes de Triano del X Campamento Vasco Navarro de Montaña.

Estos campamentos se celebraban cada año en una provincia distinta y ese año le correspondía a Bizkaia, que ya lo había hecho con anterioridad en Gorbea o en los montes del Duranguesado. El cartel anunciador y los banderines conmemorativos corrieron a cargo del recordado Alberto “Echarte”.

Nuestro Club estaba pasando por unos buenos momentos y no era de extrañar que la Federación le encargara tal evento. Como decía “el Presi” José Antonio Benito en el saludo que servía de introducción al librito que se editó, los montes elegidos presentaban unas características totalmente distintas a las de los anteriores Campamentos y tenían que servir para unir más los lazos de amistad que unían a los montañeros vascos, “tras los recientes acontecimientos que han tendido a debilitar esos lazos”.

Los acontecimientos a que se refería eran los relacionados con la Expedición Vasca de 1967 a los Andes del Perú. Antes de su partida gracias a Angel Landa, Director Técnico de la misma y muy ligado entonces al Ganerantz, todos sus miembros fueron presentados en un acto en el Coliseo Java, siendo a su regreso los primeros en proyectar, en otro multitudinaria acto, las diapositivas de la Expedición y posteriormente la película sonorizada de la misma.

La aparición de una ikurriña en el camarote del barco que habían llevado en aquel viaje, fue enseguida denunciado ante la Dirección de Seguridad del Régimen franquista, produciéndose detenciones. Uno de ellos fue Angel Landa que pasó una semana en la cárcel de Basauri. El escándalo descalabró la cúpula de la Federación vasca por lo que el momento en que se celebraba el X Campamento no dejaba de ser delicado, lo que se puso en evidencia con la presencia de la Guardia Civil cerca del Campamento o la prohibición a los navarros de asistir al mismo.

A pesar de todo se pudieron contabilizar casi 150 tiendas de
campaña. Curiosamente al buscar en nuestros archivos no hemos encontrado fotografías de aquel acontecimiento y como mucho una publicada entonces en la Revista El Abra de muy mala calidad.

Como encontramos fotos de la gente de aquella época que ya no están con nosotros, como son además del “Presi”, Felipe Monasterio y Rafa Supervía (miembros de aquella Juntas directivas), recogemos algunas bajo estas líneas.








miércoles, 10 de octubre de 2018

EL TETRAMORFOS EN SANTA MARIA DE PORTUGALETE (2)





En el artículo anterior ya situamos el origen del tetramorfos en la Biblia, en el Antiguo testamento, concretamente en el libro de Ezequiel del siglo VI antes de Cristo, aunque también aparece de manera posterior en el NuevoTestamento, concretamente en el Libro del Apocalipsis, atribuido a San Juan evangelista, un libro repleto de simbolismos escrito en el siglo I.

En el cap.4 nos relata que: “Delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal, y en medio del trono y en rededor de él, cuatro vivientes, llenos de ojos por delante y por detrás. El primer viviente era semejante a un león; el segundo viviente, semejante a un toro; el tercero tenía semblante como de hombre, y el cuarto era semejante a un águila voladora. Los cuatro vivientes tenían cada uno de ellos seis alas, y todos en torno y dentro estaban llenos de ojos, y no se daban reposo día y noche, diciendo: Santo, santo, santo es el señor Dios todopoderoso, el que era, el que es y el que viene.

Fue San Ireneo de Lyon en el siglo II, el primero en relacionar los vivientes con los evangelistas, si bien en este primer balbuceo le atribuía el león a Juan y el águila a Marcos.

Y fue San Jerónimo en el siglo IV, (el traductor de la primera Biblia, La Vulgata) el que hizo la asociación que hoy se admite y prodiga, San Mateo es el hombre, San Marcos el león, San Lucas el toro y San Juan el águila.

Podemos descubrirlos en otra representación a la entrada de la Basílica por la puerta de la torre, engalanando como medallones las claves de la bóveda que sustenta el coro, una bella bóveda muy plana, sin apenas curvatura. Según mediciones de Xabier Martínez, solo hay metro y medio de diferencia desde la línea de impostas donde nace la curvatura de la bóveda hasta la clave superior. En tres de los medallones de piedra labrada que ornamentan el techo aparece el símbolo bajo el brazo izquierdo del evangelista pero en el caso de San Marcos, el león está bajo el libro.

Suele surgir la duda de si San Mateo se simboliza con un hombre o con un ángel, pero hemos de tener en cuenta las descripciones tanto de los vivientes del Apocalipsis como de los turbadores seres de Ezequiel, en las que se especifica que el que aparece con alas como los otros seres, toro etc. es un hombre. El ángel, en hebreo mal’akh, que significa mensajero, traducido al griego como ó ággelos, el que anuncia, en las escrituras nunca se dice que tuviera alas y la primera representación alada según los expertos es bien tardía, allá por el siglo V en Santa María la mayor, en Roma. Estos casos se dan con frecuencia en la iconografía, por ejemplo hoy conocemos las sirenas con cuerpo de mujer y cola de pez, pero las que describe Homero tenían cuerpo de mujer y alas de pájaro y así se representaban en la Grecia clásica.

Javier López Isla