martes, 26 de marzo de 2019

MONAGUILLOS PORTUGALUJOS




Aunque a los jóvenes les resulten imágenes desconocidas, pues en nuestra Villa podríamos decir que ya han desaparecido, en épocas pasadas la figura del monaguillo era muy habitual en la vida religiosa de la comunidad.

Los monaguillos atendían el servicio del altar en las misas, le ayudaban al sacerdote, al diacono o al sacristán y como vemos en las fotos, llevando en las procesiones, misales, incensarios, cirios o como simples figuras decorativas.

La foto superior procede de los fondos fotográficos que ha puesto a nuestra disposición Fidel Ruiz Elosua, y que corresponde a los años 50 del siglo pasado pues él es el monaguillo del medio.

Como de las fotos que también nos ha cedido Marisa Burgos, figura otra de monaguillos con su hermano Javi y Tinin Arana, hemos recurrido a nuestro archivo y la hemos completado con otras dos que ya hemos ofrecido en otra ocasión, cedidas por Nati Fuentes y Gurutz Iza, que aparece en el centro al paso por el Muelle Nuevo en 1959.




lunes, 25 de marzo de 2019

PROTAGONISTAS DE LA HISTORIA DEL FUTBOL PORTUGALUJO: FIDEL RUIZ MARTINEZ “CUSCU” (1907-1977) )





Fidel Ruiz Elosua ha puesto a nuestra disposición su álbum familiar donde figuran fotos sacadas por su tío Basilio Elosua y de su padre en su faceta deportiva.

Empezamos recogiendo hoy en esta entrada unas fotos y notas sobre la figura de Fidel que al igual que otras que nos están llegando ayudan a configurar la historia de este deporte en la Villa.

Era hijo de Ezequiel Ruiz y Fernanda Martínez, un matrimonio de riojanos de Cuzcurrita que llegaron a la Villa en 1892, por lo que a la familia se les conocía con el apelativo de “Cuscu”, y cuya afición al futbol desde muy joven hizo que llegara a figurar en las filas del Atlhetic como vemos en el carnet que encabeza estas líneas.

No tenemos datos de sus primeros años futbolísticos, cuando en la Villa había dos equipos el Portugalete F.C. y el Deportivo Portugalete, pero cuando en enero de 1928, el primero de ellos trasladó el domicilio social al primer piso del nº 2 del Ojillo en cuyo balcón colocó el mástil de la bandera con los colores del Club, el que tenía ya 21 años militaba en sus filas.

La alineación de ese año en un partido jugado contra el Abandotarra, en setiembre, era: Rivero, Aguirrebengoa, Ocaranza, Asia, Sáez, Roberto, Delfín, Antolín, Antón, Fidel y Deme.

La siguiente temporada 1929-30 Fidel jugó en el Athletic mientras el Portu tras una mala temporada acabó descendiendo a la Segunda Categoría Preferente.

Las siguientes temporadas vuelve a jugar en el Portu (su nombre aparece indistintamente como Cuscu, Ruiz o Fidel) junto con nombres como Guago, Rafa, Artajo, Sáez, Allende, Sañudo, Castaños, Leo, Jandrín, Tomás, Llanos, Olasagarri, Garaizábal, Angulo, Arestizábal, Ramírez, Sánchez, Zunzunegui, Angoitia, Velasco, Aroma, Rivero, Lizarraga, Isasmendi, Arrien, Cue, Escudero, Montejo, Maxi, Espiña, Artajo, Careaga, y Esturo.

En febrero de 1932 una agresión al árbitro por parte de la afición jarrillera en la final con el Guecho en Lasesarre, hizo que el Club fuera inhabilitado hasta final de temporada repercutiendo también en sus jugadores, algunos de ellos buscaron otros equipos y en la siguiente temporada quedaron en última posición.

La temporada 1933-34, en que jugaban con la camiseta amarilla y negra, quedaron segundos tras el Lejona y tras disputar la promoción subieron a la Primera Categoría Regional donde militarían la siguiente temporada, en la que jugaban en el campo de Las Llanas, y que volverían a descender.

Sus integrantes fueron Manolo, Camarero, Tomás, Gari, Landabaso, Leo, Ruiz, Pepe, Castaños, Guillén, Luis, Careaga, Arturo, Crespo y Montejo.

Al año siguiente la irrupción de la guerra civil suspende su carrera futbolística lo que no impide que en la posguerra participara en partidos benéficos en el campo San Roque a favor del Hospital-Asilo, como vemos en la foto inferior.




jueves, 21 de marzo de 2019

LA OBRA DE JUANJO NOVELLA EN RIALIA Y EL PORTUGALETE 700






Estos días se puede ver en el museo RIALIA una exposición sobre la obra de nuestro artista portugalujo más universal como es Juanjo Novella, una muestra de la cual se encuentra en el exterior del mismo.

A lo largo de este blog hemos hablado en otras ocasiones de él y trabajamos hace tres años para que una obra suya, expresamente pensada para Portugalete, estuviera en el Paseo de la Canilla, presentándola a todos los partidos políticos y a sociedades del pueblo. Las circunstancias del momento con su elevado coste hizo que el proyecto quedara a la espera de mejores momentos.

Como la maqueta de esta obra se presentó también el año pasado aquí en RIALIA recogemos el video de su presentación en el que el artista explica su obra.


Ahora ante esta exposición actual, que nos pone en evidencia la importancia del autor, y la verdad del refrán de nadie es profeta en su tierra, aprovechamos la ocasión para volver a incidir en el tema.

Hace ya tres años en que también desde estas páginas pusimos sobre la mesa la necesidad de empezar a preparar la celebración del 700 ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DE LA VILLA, en 1322 por doña María López de Haro “la buena” y por nuestra parte encargamos la confección de un anagrama que sirviera para visualizar la efemérides con un escueto PORTUGALETE 700.

Como no se ha creado la obligada FUNDACION PORTUGALETE 700, que formada por el ayuntamiento con los partidos políticos que lo constituyen, y las principales asociaciones locales, organicen los eventos constitutivos de dicha celebración, recordamos que el próximo 11 de junio entraremos en los tres últimos años anteriores a la celebración y todavía no se ha empezado a poner manos a la obra.

Este recordatorio nos ha venido a la memoria con motivo de la exposición actual de Juanjo Novella, proponiendo desde aquí que la citada fundación a crear incluya entre sus objetivos y presupuestos, la construcción de dicha escultura. Lo mismo propusimos tras presenciar la pastoral de los 125 años del Puente, ya que no debería faltar la pastoral 700 PORTUGALETE HERRI ANTZERKIA.

El video siguiente corresponde a la inauguración de la actual exposición que se puede contemplar hasta el 30 de junio.












LA OSTRERA DE LEOCADIO CASTET, 1886-87





A José Luis Garaizabal tras su entrada anterior se le planteó la duda sobre si las ostras que explotaban los hermanos Castet serían salvajes o cultivadas. La respuesta la ha encontrado en una investigación que está realizando sobre la pérdida de jurisdicción de Portugalete sobre las Marismas de Sestao. Al margen de que publiquemos posteriormente la totalidad de ese trabajo, le hemos pedido que nos refiera en esta entrada lo relativo a las ostras, que aparece en una demanda planteada por Leocadio Castet contra la “Vizcaya” por daños a su ostrera.

***
Máximo Castet en nombre de la sociedad CASTET HNOS. (Bernardo, Máximo y Leocadio) había adquirido al Estado en 1866 las marismas, dentro de lo que se denominó Desamortización de Madoz (1854-56), vendiendo en 1883 parte de ellas a la Sociedad “Vizcaya” para que se levantara en ellas la siderurgia del mismo nombre. Todas las inscripciones de la época en el Registros de la Propiedad otorgaban la jurisdicción a Portugalete.

Dado que eran terrenos inundables por las mareas, los tuvieron que desecar y para ello utilizaron las arenas y fangos del dragado de una dársena que estaban obligados a construir entre los altos hornos y el Muelle de la Benedicta, circundándola con una escollera.

En primer lugar hay que decir que el permiso de explotación marisquera que tenían los Castet, abarcaba desde 1870 a 1876 y debió ser ampliado, pues los hechos que vamos a relatar sucedieron en 1886-1887.

Para peritar los daños y sus causas, contrataron a los ingenieros D. Evaristo de Churruca, D. Pablo de Alzola y D. Ernesto Hoffmeyer, y estos dieron su dictamen el 5 de Enero de 1887 que está reflejado en el expediente AHV0014/006 del Archivo Foral de Bizkaia del que entresacamos estas notas.

El dragado de la dársena afectó de dos formas a las ostreras. Por una parte, subió el nivel y volumen de las arenas de la zona de la ostrera (Playa de Sestao), al haberse cerrado el portillo realizado en el muelle de la Benedicta, que en su día se había abierto con el fin de que se mantuviese navegable el segundo brazo de la ría que discurría pegado al acantilado de Sestao y Portugalete. Las arenas del flujo y reflujo de las mareas se fueron depositando entonces entre la “Vizcaya” y el fondeadero de Portugalete.

Por otra parte, al estar cercana la ostrera, un remolcador y las gabarras de arena chocaron en una ocasión con “la línea de palos para colocación de redes” y por otro, que los residuos de los dragados que los ingenieros estimaron “en aproximadamente 8.000 m3, fueron depositados detrás de una escollera construida al efecto para contenerla y que la mitad de ese volumen lo depositaron no lejos del lindero de la propiedad de los Castet. Estos residuos semifluidos, descargados por las gabarras en las cercanías del cauce, en cuyas márgenes se hallan más abajo, las ostreras”. “No teniendo la Vizcaya derecho alguno a depositar en la superficie destinada a dársena cantidad alguna de fango, debe ser responsable de los daños a tercero”. El dragado removería los fangos afectando a las ostras que son muy sensibles a la contaminación de las aguas.

Analizaron el importe de los perjuicios y “teniendo en cuenta los aterramientos naturales, no es posible conocer con exactitud la parte de daño que se ha producido en la ostrera y estimaron que no puede exceder del 40% del total que se han producido por ambas causas de aterramientos”. “Los daños se reducen a la pérdida de las ostras contenidas en unas 10.000 tejas y como el valor medio de las existentes en cada una de ellas puede estimarse con bastante exactitud en 2,50 ptas., resulta que el total de daños producidos en las ostrera, tanto por aterramientos naturales como por los procedentes de los depósitos de dragado, viene a ser de 25.000 ptas., cuyo 40% asciende a 10.000 ptas. que es el importe de los daños que consideramos debe responder la Sociedad “La Vizcaya”.

Del este relato sacamos las siguientes conclusiones:

.- La vida de la ostrera se alargó más años de los concedidos inicialmente (1870-1876), llegando al menos hasta 1887. La zona en la que estaría la ostrera fue vendida en 1894 a la Compañía EUSKALDUNA para instalar un astillero que nunca se construyó.

.- La ostricultura era a imagen de la técnica francesa (la foto inferior corresponde a la zona de Arcachon), que descubrió que las larvas de ostras se fijaban mejor sobre una superficie encalada con una mezcla de cal hidráulica, agua y sangre, aplicada sobre tejas curvas de barro, ya que se facilitaba el desprendimiento de las mismas antes de introducirlas en cestas o nasas de “red” para su engorde. La mezcla de cal fue luego sustituida por mortero ordinario.

.- Los palos que sufrieron daños por el remolcador y la gabarra servirían para fijar las nasas o “redes” al fondo.

.- Que la ostrera superaba las 10.000 tejas de barro. Normalmente se apilaban en filas de capas alternas.

En Bizkaia ya se practicaba también la ostricultura en la Ría de Urdaibai a partir de 1877, siendo muy reputadas las de Kanala, recogiéndose hasta 25.000 docenas al año. Los Castet solo recolectaban 600 docenas/año.

Esta técnica la pudimos contemplar in-situ en los años noventa durante los felices años que pasamos haciendo camping en Las Landas, cuando realizábamos la excursión anual a la zona de Arcachon para disfrutar de una lección sobre ostricultura y una buena ración de ostras.


miércoles, 20 de marzo de 2019

RECOGIDO DE OTROS BLOGS: LAS CASAS DE ABATXOLO





Aurelio Gutiérrez Martín, en su blog LA VIDA PASA, recuerda sus años infantiles en Abatxolo:



De mi barrio Abatxolo, aún quedan la mayoría de las casas que conocí en mi infancia, y con ellas mis recuerdos.

En ellos no podían faltar las personas con las que compartí mi niñez y adolescencia. Con unos jugando en el barrio o en el patio de sus casas: Eduardo Estancona, Ricardo Echeverría, Javier Canaval o Javier Mijangos, y en su caso con sus hermanos, Txerra y Eugenio.

En aquel tiempo creo que entre Edu y yo acabamos con todos los enánagos del barrio.

Con otros, compartir centro de enseñanza y amistad, era lo que tenía que nuestros padres trabajaran en AHV, y que el colegio Hermanos de la Salle de Sestao fuera enteramente gratuito. Durante ocho años compartimos idas y venidas, los mayores acompañando a los más pequeños, estableciendo lazos de Solidaridad que después con algunos compartí en la fábrica de AHV: Mi hermano Javi, Alberto Marín, Marcial, Juan Ignacio Moreno, Ángel Avendaño, José Ángel y Alberto García, Patxi Encinas, Juan José Moreno, etc.


Hay muchos más; los hermanos Vaquero, Sánchez” Kamoki”, Angelito, la familia Morales, Mario, la familia Contreras, y la de Ortega Carro, con “Judas” a la cabeza, el terror de las chavalas de Abatxolo, personas con los que también compartí mi vida en el Barrio, y que me perdonen los que ahora no vienen a mis recuerdos.

Tiempos de compartir con los varones, no se estilaba entonces los espacios compartidos mixtos, y, además, todavía estaba reciente el cantar “Cara al Sol” en las escuelas. Como nos tocó a más de uno cantar en la de Abatxolo, regadas sus notas con la leche en polvo que nos obligaban a tomar. Chicos con chicos, chicas con chicas. Yo con mi hermana Arantzita.

Son recuerdos del bar El Paso, el bar Flores de Paca y Pepe con sus hijos, el Matadero, Doña Conce y el zapaterito remendón, la sanjuanada en la campa de nuestros juegos, altonanza de la cantera desde donde veíamos el pase de la “paloma” de las chicas al entrar o salir del Colegio del Carmen. Los viajes en verano a la huerta de Arana y las visitas a las del depósito de agua.

La suma de sensaciones de la escolaridad, primero en las monjas junto a la Basílica de Santa María, continuando en Abatxolo, seguido en La Salle, para terminar en la escuela de Minas de Baracaldo hasta la adolescencia, cuando contando con 19 años recién cumplidos me incorporo a trabajar en la Vizcaya-AHV. Aquí las responsabilidades son otras, uno en este ámbito va adquiriendo la conciencia de clase necesaria para trabajar también por alcanzar una Sociedad donde prime, la Justicia, el Pan y la Dignidad.

Suma de recuerdos que se acumulan en la mochila de la Vida.

Por eso mientras estas viviendas permanezcan en pie, las sombras de aquellos niños encontrarán un cobijo donde guardar sus recuerdos.








martes, 19 de marzo de 2019

EL RELATO DEL FIN DE SEMANA: AH! PORTUGALETE, CÓMO ÉRAMOS






Día triste, nublado y oscuro,... llovizna pero no llega a sirimiri y nadie lleva paraguas.

Escribo en una tarde de las que aquí, en Tarragona, llaman "de carajillo y siesta" ó sea de quedarse en el refugio doméstico esperando al sol. Los que salen visten de chaquetón y bufanda.

Sí, sí, leeos bien, quienes ayer iban casi en manga corta por los veinte grados que tuvimos, hoy, tras ver anoche los informativos meteorológicos que decían que iba a refrescar, han salido de esa guisa. Se han envuelto.

Es de locos, hay quince grados sin viento, vamos como para ir en americana, pero a quien va en jersey, lo miran pensando que será la última vez.

Tarragona, ah!, cómo somos: calles y ramblas vacíos, tomar una caña en alguna terraza, las panaderías-pastelerías-cafeterías (todo junto) para una conversación de tarde, sin niños jugando al aire libre,...

Ah! Portugalete, cómo éramos: el paseo dominical por el Muelle y hasta La Punta, los conciertos de la Banda de Música en la Plaza, el pintxo y el chiquiteo en cuadrilla  -lo más importante-, los baños en la playa (sí, teníamos playa) y, después, en la rampla del Muelle Viejo, los ratos bajando el retel desde las escaleras del Muelle de Hierro para coger karramarros, las tertulias en la "fábrica de tubos", ver a los guardias en los cruces de El Cristo y el de Carlos VII con G. Castaños (¿dónde quedó el tranvía?), Abaro y la Calle Nueva, la parada para curiosear el poste de gasolina frente a la Casa de los Tres Portales, la blanca ermita de San Roque y el verde puesto de Merche, las coles de prospectos de la programación semanal de los cines, las partidas de canicas delante de la iglesia de la Divina Pastora -ahora ajardinado-, las mañanas dominicales en bote de remos para pescar panchitos, algún jibión y hasta alguna lubina "a la cacea", las partidas de ajedrez donde Oliver (C/Sta. María esquina al cantón), las competiciones de atletismo en el campo de San Roque, las meriendas de "pan ázimo" de los recortes que sobraban a las Clarisas, los desafíos con las trompas -sin coronilla, eh?-, los disparos del balón en el "embarrenazo" contra el muro de Savín, las aceitunas negras de Justo en El Metro y sus pintxos "de todo",... seis, siete, ocho, nueve, diez,... años y la calle era nuestra.

Sí, hacíamos antigua vida social de calle. Sin tablets ni móviles. Conociendo. Saludando.

Aunque cayeran chuzos de punta.

 Martintxu


lunes, 18 de marzo de 2019

PARTIDO DE FUTBOL DE VIEJAS GLORIAS EN EL DESAPARECIDO CAMPO DE SAN ROQUE EN 1953





El campo de San Roque, llamado en sus comienzos Stadium Hermanos Ibarra, acogía en los años 50 diversos festivales benéficos como fue un partido entre “viejas glorias” de Sestao y Portugalete. En el equipo fabril, con caras también conocidas en la Villa, aparece Todortxu Bastida en brazos de su padre y en el del Portu, entre otros y agachados Fidel Ruiz “Cuscu” y Txetxu Ruiz.

Las fotos y otras de entradas siguientes que iremos mostrando proceden de los álbumes familiares de los tres citados.

Como muchos no han llegado a conocer el desaparecido Campo de San Roque hemos querido situarnos en el mismo sitio que estaban los dos equipos en 1953 y la foto actual es la siguiente, con el actual parque infantil.