miércoles, 22 de mayo de 2024

NOTICIAS DEL TXAKOLI PORTUGALUJO EN UNA ENCUESTA DE 1884

 


Acabada la crónica de la III Exposición Vinícola de 1877 y mientras terminamos de pasar a limpio y analizar toda la información encontrada en el Archivo Histórico Municipal de Portugalete referente al txakoli portugalujo, veamos que contestó nuestro ayuntamiento al INTERROGATORIO INSERTO EN EL BOP DEL 23-7-1884 DE LA COMISIÓN PROVINCIAL DE AGRICULTURA, INDUSTRIA Y COMERCIO.

Por los ricos datos custodiados, vemos como la Diputación o el gobernador solicitaban, más bien exigían, la remisión de datos locales con los que componer estadísticas o conocer los propietarios de viñas y a los productores a los que sablear con impuestos.

Gracias a uno de estos documentos (AHMP C155-004) podemos saber que los viñedos de la Villa de Portugalete ocupaban entonces 56 hectáreas (18,38% de la extensión actual) y producían 36,50 cántaras por hectárea (581 litros), siendo todo el terreno de secano.

La cantidad de vino producido por término medio en el último quinquenio fue de unas 10.000 cántaras (161.360 litros) y que el año anterior, la cosecha había sido mala, produciendo solo 1.500 cántaras (24.204 litros). Esta producción era insuficiente para nuestros sedientos antepasados, debiendo importar 25.000 cántaras (403.400 litros) de vino de Rioja que se pagaban a 1,50 ptas. por azumbre (2 litros).

Nuestros viñedos, según la encuesta, producían chacolí blanco y tinto con una graduación de 9º el blanco y 9,60º el tinto. Existían 4º de diferencia entre el azúcar del mosto de chacolí a los grados alcolimétricos una vez obtenido el vino. Sus precios eran de 1 peseta por azumbre (2 litros), pero si se compraba en el momento de la cosecha era a 0,80 ptas.

A la pregunta sobre qué medios se empleaban para la producción de vino, contestaron: “1º La vendimia, 2º la pisa, 3º lagarear en las prensas de mano y 4º conducción a las pipas en donde sufre la fermentación tumultuosa y lenta, trasegándolos en algunas ocasiones cuando termina la fermentación lenta en su primer periodo”.

También contestaron que, transcurrían dos meses, por término medio, entre la primera fermentación y el trasiego.

La siguiente pregunta, deseaba conocer: ¿Qué vinos se encabezan, con qué género de espíritus, y en qué cantidad y motivo por qué se encabeza?. Aclaremos que “El encabezado o fortificación de los vinos es un proceso de vinificación que permite la elaboración de vinos dulces naturales. Esta práctica consiste en detener o parar artificialmente la fermentación alcohólica del mosto por la adición de alcohol neutro” (decataencata.com).

La respuesta portugaluja fue: Los chacolíes con azúcar de caña con objeto de que en la fermentación tumultuosa, este azúcar se convierta en dextrina y glucosa; en ocasiones se añade alcohol de 32º cuando la fermentación no es lo tumultuosa que debe, aplicando 1 litro de alcohol por 200 azumbres de chacolí. (400 litros)”.

Sin embargo, el naturalista irlandés William Bowles había escrito tras visitarnos en 1775, que con el fin de mejorar el txakoli se echaban «doce libras (5,4 Kg) de azúcar moscovado o moreno a cada barrica de 200 azumbres poco mas ó menos (400 litros)» y aconsejaba además añadir en el menguante del mes de abril, en un día claro y sin viento de tierra, «azumbre y media (3 l)  de buen aguardiente, una jarra de media azumbre de frambuesas y el tamaño de una nuez pequeña de raíz de lirio de Florencia hecho pedacitos».

No podemos dejar sin citar lo escrito en 1871 por el doctor municipal D. Marcos de Escorihuela en su Topografía médica de la Villa de Portugalete: “Se conoce con el nombre de NEGRERA un chacolí que, embotellado con una adición de azúcar y una sal carbónica, podría imitar al Champagne perfectamente”.

La última pregunta era: ¿Qué procedimiento se emplea en el trasiego, clarificación y azufrado de los vinos?, ¿Épocas y circunstancias en que verifican estas operaciones? Ésta fue la respuesta: “El transporte de una a otra barrica se hace por medio de cubos y clarificándolo con porcelatina (dudoso) y azufrando los envases con mechas de flor de azufre, formando en el interior vapores de ácido sulfhídrico el que absorbe la humedad de los envases, tiene lugar este azufrado antes de envasar el chacolí. Algunos también empleando mosto hervido en proporción de 25 litros por cada 200 azumbres (400 litros) con el objeto de apresurar la primera fermentación y que sea más rápida la clarificación del vino”.

 

JOSE LUIS GARAIZABAL FLAÑO 

Portugaleteko Mahastizainak
Txakolinaren Elkartea 

Fotografías:
 Museo del txakoli Bakio ( JLGF Enero 2024)
y Luis Amann - Labayru Fundazioa 

Bibliografía:
El txakoli en el siglo XVIII
(Ana Vega Pérez de Arlucea)

 

martes, 21 de mayo de 2024

EL Nº 33 DE CUADERNOS PORTUGALUJOS A LA IMPRENTA


Hoy tenemos el placer de anunciar que finalizada la existencia de la FUNDACION EL ABRA, los CUADERNOS PORTUGALUJOS siguen adelante editados por el Área de Cultura del Ayuntamiento, quien me ha encargado que continue con su redacción, encargo que acojo con satisfacción y con la petición a los colaboradores de siempre y a todos los que lo deseen, de seguir facilitándome su apoyo.

Este ejemplar que hace el nº 33, está ya en la imprenta y se presentará el jueves de la semana próxima.

El INDICE del mismo, en el que se recogen bastantes más de un centenar de fotografías, es el siguiente:

Historia de la calle del Ojillo. Nacimiento en el siglo XIX. Las primeras décadas del siglo XX. Cambio de nombre por Gregorio Uzquiano. Las dos décadas de los años 20 y 30. La Republica y la guerra. Las dos primeras décadas de posguerra. Años 40 y 50. Las ultimas décadas de la dictadura. Los años 60 y 70. Los modernos años de la democracia. Casi medio siglo.

Lámina a doble página de Mikel Torka, de Portugalete en el siglo XVII.

Fotografía de los primeros años 60.

Noticias de Cuba: Los esclavos de Manuel Calvo.

La Villa en dibujos del siglo XIX.

Fotografías de Alfredo Lirón Ayuso. Portugalete a principios del siglo XX.

Los pequeños kioscos de nuestras calles.

Fiestas populares. San Nicolás en el Muelle Viejo en 1967.

Portugalujos famosos. Nicasio Tejada, compositor y director de orquesta

Bibliografía portugaluja. La Basílica de Santa María de Portugalete (TESOROS PORTUGALUJOS).

Como no podía ser de otra manera, al tratarse de una publicación municipal, hemos incorporado el euskera en su contenido y lo potenciaremos más en el futuro.

Así mismo recordar que los antiguos suscriptores de la Colección El Mareómetro que lo recibían en su domicilio, tendrán que recogerlo en el Centro Cultural Santa Clara.

lunes, 20 de mayo de 2024

PORTUGALETEKO ITSAS JAIALDIA 2024, HASTA EL AÑO PROXIMO



Tras el festival marinero de la Cofradía de Mareantes del pasado fin de semana quiero solamente dejar unos apuntes que me surgieron en la conferencia sobre LOS HIJOS DEL MAR.

Primeramente felicitar a la periodista del Faro de Vigo, Lara Graña, su documentada exposición sobre el naufragio del PITANXO y su valerosa defensa de las actuales tripulaciones de los barcos de pesca, que en el caso que expuso son verdaderamente indignantes. Suponemos que las presiones que tuvo que soportar en su investigación fueron enormes.

En segundo lugar, aprovechar como así lo hice al finalizar el acto, para reivindicar en la historia de nuestra Villa Marinera que tras la actividad de nuestros marinos, estaban mujeres, sus madres y esposas, que eran las que sufrían en primera persona las tragedias. Además se debería resaltar su labor, no solamente de las viudas obligadas a sacar adelante sus largas proles, sino también de las esposas que durante las largas ausencias de los marinos, que eran un porcentaje importante en la Villa, gestionaban las haciendas familiares y los correspondientes asuntos vecinales, tanto en las épocas de esplendor como en los periodos de penuria, aunque fueran varones los que siempre figuraran al frente del gobierno municipal.

Su labor con la ausencia de sus hombres fue muy importante y totalmente oscurecida y olvidada. Una historia que bien merece ser recuperada y sacada a la luz.


domingo, 19 de mayo de 2024

OTRO COMERCIO PARA EL RECUERDO: LA CARNICERIA DE ESTANCONA EN ABATXOLO

  



La noticia nos la da Aurelio Gutiérrez en su blog LA VIDA PASA:

Dia 18 de mayo a las doce menos diez, los hermanos Estancona: Nekane, Txerra y Edu, aguardaban con cierta expectación la visita del último cliente antes del cierre definitivo de la carnicería.

En el barrio de Abatxolo se había corrido la voz, que los Estancona a partir de las doce liquidarían las cuatro alas de pollo, seis txuletillas de cordero y medio zancarrón de ternera, que a precio de amigo aguardaban en el mostrador. Los frascos de las baldas no entraban en la oferta. Fuera por eso o porque ningún parroquiano se quería perder la despedida, a la hora que marcaba el reloj en el interior de la carnicería ya eran decenas las personas que esperaban en los alrededores el toque de las campanas de la Basílica de Santa María anunciando el Ángelus del mediodía.

Los que consiguieron entrar con el último tañido de campana, me aseguran que salieron sin ninguna bolsa en las manos, porque estas estaban entretenidas tejiendo los pañuelos con los que habían secado las lágrimas por la emoción de la despedida. Las muestras de cariño se repartieron por doquier.

Aurelio nos sigue recordando que Edu le había anunciado la jubilación de su hermano Joserra que seguiría sus pasos. Una carnicería que jamás ha tenido un rotulo para identificarla, cada cual la ha llamado por el nombre que mejor le ha convenido. Para mí es la carnicería de Edu. Con su cierre el barrio se ve privado de una de sus señas de identidad, la Carnicería, la de Adora, la de Estancona.

Antaño, en mi casa se la decía, “la carnicería de Adora, la de Juli”, en cuyo interior también podías encontrarte con Eduardo y Toñín. Juntos formaban un equipo para atender a las familias del barrio, y bien lo debieron hacer para que la parroquia se mantenga fiel tantos años después.

En los últimos años era la carnicería de Edu, de Txerra, de Estancona, con Javi, con una sonrisa que se regala en cada venta, con los mismos ingredientes que antaño, con el mismo mimo y cariño.

 

Nos unimos a estos recuerdos de Aurelio y les deseamos lo mejor, aunque nos queda un pose de tristeza al ver desaparecer otro de los emblemáticos y queridos comercios de nuestra Villa.

 

COMERCIOS ANTIGUOS PORTUGALUJOS: SEVE EN EL OJILLO




El nº 1 del Ojillo, a mitad del siglo pasado, estaba bien surtido de comercios con la carnicería de Angelita “la navarra”, la pescadería de Carmen y la tienda de ultramarinos de Angelines, a los que seguían la peluquería de Moisés y la bodega de Acha.
El traspaso del local de Angelines a Seve, hizo que desde entonces y durante ya seis décadas esta tienda de golosinas haya sido lugar de encuentro de generaciones de niños y niñas.
Severino Villar, nacido en Bilbao en 1927, trabajó desde muy joven con un tío suyo que tenía una tienda de caramelos y golosinas en la calle Ronda, completando su actividad con el aprendizaje de cocina en los fogones de los restaurantes Zaldúa y Koki de Hurtado de Amézaga. En 1957, ayudado por su tío coge el traspaso de este local que llevaría hasta su jubilación en 1992, sin olvidar su afición por la música.
Seve ha sido un personaje enormemente popular en la Villa no solo por su tienda dedicada exclusivamente a golosinas, chucherías y revistas, sino por su personalidad y figura, con su popular biscuter. Dotado de una singular simpatía, siempre rodeado de hermosas chicas, y con una gran voz de tenor que bordaba los boleros, recorrió toda España actuando con cantantes tan conocidos en su época como Luis Mariano o Antonio Machin, sin olvidar su estancia durante unos cuantos años en el restaurante Currito en Madrid.
Tras cuatro décadas en el local del Ojillo, traspasa el comercio que seguiría con la misma dedicación de confituras y revistas, regentada por Eloisa Toro con el nombre de su hija Natalia y que ha llegado hasta nuestros días.

En la segunda foto de su archivo fotográfico, en el dique frente al letrero que anunciaba que el precio del gasolino que nos llevaba a la playa de Ereaga era de 7 ptas.

Publicado el 20 de abril del 2016




sábado, 18 de mayo de 2024

RECORDANDO EL ACCIDENTE EN LA RIA QUE OCASIONO DOS MUERTES




Aurelio Gutiérrez Martín nos recuerda una trágica efemérides de nuestra Ría:

Fue el 1 de marzo de 1962 cuando se produjo el desgraciado accidente en la Ría que costó la vida a dos trabajadores Román Esteban Temprano de 39 años y Florencio Rojas Sacristán de 29 años, que se reintegraban a sus domicilios después de cumplir su jornada laboral.
Ese día, a las nueve menos veinte de la noche, el barco mercante “Somio” envistió de lleno a la lancha de pasajeros “la Niña” en la cual había unos 14 pasajeros, casi todos obreros que salían de su trabajo en factorías de Las Arenas, y regresaban a Portugalete o localidades cercanas.
Las causas del accidente, por lo que relató el patrón de la lancha, pudieron ser debidas a una avería en el cambio de marcha, lo que obligó a quedar inmovilizado el gasolino en el preciso momento que pasara el “Somio”.
Ese día jueves, se celebraba el habitual baile semanal en la plaza de Portugalete, por lo cual a los primeros gritos de auxilio fueron bastantes las personas que se dirigieron a los muelles con evidentes muestras de nerviosismo.
Otros, acompañados de embarcaciones menores se prestaron a salvar a las personas que estaban en el agua. Entre estos, la prensa de esos días destaca a: Miguel Gutiérrez “el Navarrillo”, Antonio Axpe, José María Echeverría y los amarradores de barcos, los hermanos Arrillaga. También destacaron en el salvamento Juan y Ángel Aldecoa, Juan José Peña y Felipe Arlucea que recogieron de las aguas a Pedro Cirión motorista de la lancha y a J. Amorós que trabajaba como “bichero”.
Publicado el 1 de marzo de 2012


viernes, 17 de mayo de 2024

ANUNCIOS DE HACE SIETE DECADAS

 


Entre carpetas olvidadas nos aparece un viejo recorte de prensa de 1951, del que no conservo su cabecera, referido a Portugalete del que me saltan a la vista los anuncios comerciales.

Lo ofrezco como curiosidad y reconocimiento a tres establecimientos que siete décadas después todavía siguen en activo.

Enhorabuena