martes, 17 de octubre de 2017

LA FILATELIA PORTUGALUJA ALCANZA SU CIMA MAS ALTA



Una vez finalizada Exfilna 2017, organizada por la Sociedad Filatélica de Portugalete, con el extraordinario nivel alcanzado, que ha hecho que su gente diga eso de “Vasco, filatélico y de Portugalete" ¡ni os cuento!, a nosotros solo nos queda dedicarles nuestra felicitación y mostrar nuestra admiración y orgullo como portugalujos.

Recogemos los sellos que circulan ya por el mundo con nuestro patrimonio portugalujo: La basílica, el torre de Salazar, el mareómetro y el puente colgante.

lunes, 16 de octubre de 2017

REJAS CON PEDIGRÍ



La verdad es que dando paseos por la villa uno se encuentra con curiosidades que almacena en el “cajón” de entradas futuribles y que como sucede en este caso, uno rebusca entre las cosas del “cajón” tras recibir el aviso de un buen amigo observador, Josemi Palacios, que nos ha puesto sobre la pista de una nueva reja en la que están las siglas del antiguo dueño de la casa, Ramón Vicuña. Aquí va la relación de casas que he encontrado con el reconocimiento al buen hacer de dos talleres de la villa como fueron los de Medinabeitia y Pradas.

1.- DC Posiblemente la más antigua, entre las supervivientes, sea la casa nº 10 de la calle Santa María, sede del ELAI ALAI, que mandó construir el sestaotarra Dionisio Castaños en 1880. Fue uno de los mayores contribuyentes de la villa y como era habitual, formó parte de la corporación municipal como Regidor Síndico. Además de sus inversiones inmobiliarias, fundó la fábrica de la pólvora de Santurtzi y fue consejero fundador de Carbones Asturianos.

2.- SALTILLO Palacete mandado construir por Prisca Arana en 1894. En este caso solo ha llegado a nosotros la verja de la puerta que les permitía descender a la playa, en la que grabaron el nombre de la casa. Tal vez en la antigua puerta que daba a la carretera estuvieran sus iniciales.

3.- F. CH. Reja que desgraciadamente ha desaparecido recientemente de la entrada a “las Javerianas” y que indicaba que antes de adquirir la familia Carranza esos terrenos, eran de propiedad de Félix Chávarri. Santos Zunzunegui proyectó primero la Casa Dominical (1914) y años más tarde el palacete (1919) para las Srtas. de Carranza, Felisa y Fernanda.

4.- J Y C SUGASTI En 1900, Emiliano Pagazaurtundua proyectó este palacete en General Castaños para  José Sugasti. La reja que coronaba la puerta de entrada a la finca se encuentra hoy en día colocada en la fachada trasera del Hospital Asilo con las iniciales de José y Concepción Sugasti. Seguramente se apellidaran Zugasti y como sucedió en el caso de Narciso Zabarte y otros, lo escribían como lo pronunciaban.

5.- C h Aunque no tenemos ninguna fotografía que lo pruebe, disponemos del plano de Francisco Berriozabal (1902) correspondiente a la reja de entrada a la finca de los Hermanos Chávarri donde levantaron en 1903 aquel añorado palacio entre el Callejón del Muerto, El Cuervo y Las Arenas de Portugalete (hoy Mª Díaz de Haro).

6.- R V Estas dos siglas corresponden a Ramón Vicuña y figuran aun en las ventanas del sótano de la casa nº 58 de Mª Díaz de Haro, que diseñara Santos Zunzunegui en 1916 para el que fuera destacado hombre de negocios, Diputado en las Cortes en 1934 y Presidente del EBB del PNV.

7.- Z L En 1913, Santos Zunzunegui construyó para su familia la actual casa nº 44 de Mª Díaz de Haro colocando sobre la fantástica reja de bronce que da al muelle, las siglas Z por su apellido y L por el de su esposa Fernanda López.

8.- Z L Santos Zunzunegui proyectó en 1919 la casa nº 48 de Mª Díaz de Haro para su hermano Casimiro y su esposa Rosa Loredo,colocando sus siglas en ambas rejas de las puertas del portal que da al muelle.Ambas casas  quedaron separadas por el Cuartel de Carabineros.

9.- I. D. Isidro Domínguez le debería ir viento en popa el negocio de zapatería sito en la calle Víctor Chávarri nº 10, ya que a finales de la década de los veinte, mandó construir una casa para su familia y para arrendar en la recién abierta calle que luego conoceríamos como Correos ya que en esta casa estuvieron sus oficinas antes de pasar a Carlos VII. Sobre la preciosa puerta, recientemente restaurada sin caer en la moda de sustituirlas por insustanciales puertas de aluminio y cristal, dejó grabada sus siglas.

10.- S C P Figuraban en las puertas de entrada a las 66 viviendas que construyeron los socios de la Sociedad Cooperativa El Progreso según proyecto de Emiliano de Pagazaurtundua  de 1929. La que mostramos corresponde al nº 59, siendo de las pocas que la siguen manteniendo en las rejas, junto a la aldaba, mirilla y pomo original. ¡¡Zorionak!!.

11.- S N En 1949, el industrial Serafín Navarro construyó la actual casa nº 10 de la Avenida Carlos VII, siendo la primera edificación de la recién abierta nueva calle a la que muchos portugalujos conocerían como la “Carretera Nueva”. Sobre una soberbia puerta metálica salida seguramente de uno de sus talleres de Urioste, colocó sus iníciales.

 12-13.- T G Sin la pomposidad de las casas citadas no puede quedar sin mención una modesta casa sita en La Florida (Grumete Diego nº 45), donde Tomás González colocó sus iniciales en la mirilla de la puerta de entrada a la vivienda desde un frondoso jardín. En la casa sigue viviendo su hija. En otra casa en la misma calle (nº 57), sede del Sindicato de Transportistas Vascos-EGAS, figura una H sin que los actuales propietarios o arrendatarios sepan su significado.  

JOSE LUIS GARAIZABAL
Fotografías del autor (2012-2017)




domingo, 15 de octubre de 2017

EL OJILLO Y SU GENTE


Hoy recogemos una serie de imágenes con gente de El Ojillo de hace medio siglo, con personas tan conocida como Martina la colchonera o Galiana el enterrador y un buen número de chavales de entonces,  como Llinares, Sádaba, Angulo, Mendieta, Las Hayas, Mujica, Sarria, Benito, Saitua, … algunos de los cuales hoy desgraciadamente desaparecidos.
A la derecha agregamos una foto del archivo de los Amigos de Zubeldia, en la que se nos recuerda el muro que durante todo el siglo XX delimitó la parte alta de la calle de la antigua Campa y luego Campo de San Roque, que hoy es un recuerdo para los que vivimos entonces en dicha calle. Nos figura como procedente de Juan Mª Román.

Las fotos van dando fe del paso del tiempo. En una entrada anterior con el titulo LOS AMIGOS DEL OJILLO recogíamos otro grupo de chavales y hoy redactamos esta entrada al constatar que uno de ellos, José Miguel Ortega, nos acaba de dejar. Es la ley de la vida, pero que nos resulta dura de asimilar cuando las personas son  cercanas y queridas.


viernes, 13 de octubre de 2017

CRISTOS EN LA BASÍLICA




Después del ofensivo tratamiento a la imagen de Cristo Crucificado durante las fiestas de Bilbao, donde fue expuesta como una res para despiece de carnicería, mofándose de sus palabras pronunciadas durante la última cena al partir el pan y repartirlo entre sus discípulos: “tomad y comed todos de él, porque este es mi cuerpo….”, voy a dignificar –dentro de lo posible- su imagen mostrando las diferentes tallas con las que ha contado y cuenta la Basílica de Santa María a través de los tiempos.

1.- La más antigua será casi con toda seguridad la del Cristo del Portal que se veneraba ya en la villa a finales del siglo XV y comienzos del XVI. Talla tardo-gótica que presidió hasta 1910 la Ermita-Humilladero sita en el lugar donde hoy se sitúa el kiosco de periódicos y tabacos de Fidel Elosua y no en la que ocupa desde 1993 el monolito con un Cristo moderno, obra de Lucarini, frente a la entrada del antiguo Banco Vizcaya, tal vez queriendo recordar al Cristo de menor tamaño que estaría colocado sobre el Portal principal de la Villa situada a la altura del kiosco de la calle del Medio. Según los eruditos en arte religioso, “por la calidad de la talla y la expresión del rostro será el cristo gótico flamenco más importante de Bizkaia”. Estuvo abandonada en el coro cerca de 70 años y rescatada en un estado lamentable que requirió un profundo trabajo de restauración. Se venera actualmente en la capilla de San Antonio.

2.- Coetáneo, es el que corona el retablo de Santiago que data de 1569 desde que Juan de Ugarte y Teresa Gómez de Martiartu edificasen la capilla y su imponente reja. En el ático se muestra un Cristo que está acompañado a sus pies por su madre y San Juan. Como hipótesis del posible autor se maneja la de Ochoa de Murueta, oficial de Guiot de Beaugrant que inició el retablo mayor. En el banco aparecen los donantes arrodillados en posición de oración.


3.- De edad desconocida era el Calvario que coronaba el Retablo Mayor (construido hacia 1539), formado por las imágenes de Cristo crucificado policromado y los ladrones Dimas y Gestas, más las figuras de María, San Juan y María Magdalena, también policromadas, a sus pies (esta calle central fue estofada por Mendieta en 1582). ¿Pertenecía, dado su tamaño desproporcionado, al retablo original, atribuido a Guiot de Beaugrant? De todas formas, era corriente su presencia en lo alto de los retablos renacentistas. Dicen que fue destruido en los años cuarenta del siglo XX por un incendio, pero resulta extraño que afectase a tres cruces tan separadas, quedando intacta la parte superior del retablo donde se apoyaban y siguen estando el Dios Padre y a los lados los bustos de San Miguel y San Jorge. ¿Se desplomaría alguna imagen por la carcoma y retiraron el resto para evitar el peligro?. Para quien piense que tal vez compusieran con estas imágenes el paso de Semana Santa que representaba el Calvario, hay que decir que eran otras imágenes.

4.- Le sigue en antigüedad el Cristo que estuvo colocado junto a la pila bautismal bajo el coro, junto a la puerta de entrada del lado de la ría. Los feligreses tocaban con sus dedos los pies de la imagen y luego se santiguaban y rezaban ante él en unos reclinatorios. Considerado barroco por algunos, basándose en testimonios de personas mayores, aunque Raquel Cilla, que ha respondido amablemente a nuestra consulta cursada al Museo de Arte Sacro a través de su Director Técnico, Juan Manuel González Cembellín, lo ha datado como de 1900. Restaurado en un taller de Bilbao, hoy se encuentra expuesto en el desatendido museo sito en la sacristía de la basílica.

5.- Un poco más moderno, “entre 1910 y 1920”,  según el Museo bilbaino, dada: “la anatomía –sobre todo el rostro–, la policromía, el paño y la corona parecen coincidir en esas fechas”,es el Cristo crucificado con la mirada hacia el cielo, que estuvo colocado sobre el altar mayor colgando del triforio mediante dos cables (nadie recuerda desde cuándo)y dado que según Txomin Bereciartua, “ocultaba el Retablo mayor”, en 1983-84 fue donado a la ermita de San Bartolomé de Leioa, al comenzar la rehabilitación de la basílica y haber finalizado la de la ermita en un régimen de auzolan en la que colaboramos todo el barrio donde yo viví 32 años. Preside desde entonces aquel  altar junto a la imagen del santo, en cuya romería de este año obtuve la fotografía.

6-7.- Para terminar, en el Altar Mayor destaca la magnífica cruz procesional neogótica (siglo XIX) de plata sobredorada y en el Museo de la Basílica, sito en la sacristía, se encuentran expuestas varias cruces de altar de menor tamaño con sus Cristos. Igualmente podemos contemplarla en la XII estación del Vía Crucis en escayola (1946), que representa la muerte de Cristo acompañado de María, María Magdalena, San Juan, Longinos y otro soldado romano, que estuvo colocada en la columna izquierda de la antigua capilla de la Inmaculada. También se exhibe un Cristo crucificado moderno, que posiblemente sea el que estuvo colocado en la columna del púlpito.

JOSE LUIS GARAIZABAL
Fotografías:1, 2, 4,5,  6 y 7 José Luis Garaizabal;
Bibliografía: Portugalete y su Basílica de Santa María (1994);
Santa María, Arte y restauración (1994);
Portugalete, Fotografías de su pasado religioso (1994) 



miércoles, 11 de octubre de 2017

QUINTIN URALDE (1874-1941), EL CAPITAN DEL IGOTZ-MENDI






Como anunciábamos el día pasado, hoy recogemos la ficha de este mes del periódico enportugalete.com, correspondiente al capitán de la marina mercante Quintin Uralde.

Nos hubiera gustado colocar una foto suya, y desde aquí hacemos un llamamiento a quien pueda disponer de una para que así figure en el próximo Diccionario Biográfico Portugalujo, en el que de momento aparece su barco Igotz-Mendi.

El relato de la aventura escrita por Camarón se puede consultar en la Biblioteca Digital Portugaluja.




martes, 10 de octubre de 2017

SABIN IPIÑA HORMAETXEA (1934-2017)  




Tras los primeros momentos de la triste noticia de su fallecimiento en que uno se encuentra un poco anonadado, retomamos su recuerdo dado que creemos que su figura y su dedicación a la sociedad que le tocó vivir es un ejemplo a seguir.

Nacido en Ortuella, ya desde sus primeros años de juventud se involucró en la JOC Juventud Obrera Católica cuya militancia le marcó personalmente ya que según sus palabras le “iba haciendo descubrir la realidad en que vivíamos, cuestionarla y comprometernos con otros jóvenes en su transformación”.

Profundamente católico, seguidor de las directrices de la doctrina social de la Iglesia, continuó luego en la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), y se involucró en la lucha sindical lo que le llevaría a pasar por la cárcel de Basauri por ser miembro del comité de empresa de Babcock Wilcox representando a ELA.

Animando con su ejemplo a la juventud a participar en la vida social a través de sus asociaciones, participó en la fundación del movimiento scout de Bizkaia y en el Grupo de Montaña Ganerantz cogiendo cargos directivos desde los que aportar su trabajo.

Su amor al Pueblo Vasco y a su cultura y tradiciones le hizo tomar parte activa en el nacimiento de las ikastolas, así como en la fundación y desarrollo del ELAI ALAI y en concreto de su ikastola, siendo presidente de la Junta Rectora de ASTI LEKU.

Con la llegada de la democracia fue de los primeros que dio un paso al frente para participar en el gobierno municipal por las listas del Partido Nacionalista, de la que formó parte de su Junta Municipal, ocupando el área de urbanismo con su participación en el Consejo de SURPOSA.

Como decíamos ayer su participación se extendió a todos los ámbitos que supusieran una mejora de las condiciones de nuestra sociedad, desde impulsar las escuelas de Formación Profesional, o la creación de la Colección El Mareómetro para dar a conocer la historia jarrillera.

Llegado a su madurez y firme defensor del envejecimiento activo, se involucró en el movimiento a favor de las Personas Mayores de Bizkaia, ocupando el cargo de Presidente de “Nagusiak” donde siguió trabajando en la defensa de los derechos de las personas mayores y de su participación y empoderamiento en todos los aspectos de la vida”.

Su larga trayectoria y dedicación solidaria a todos aquellos colectivos que luchan por ganarse un lugar en la Sociedad le valió el reconocimiento institucional al concederle el Premio BIHOTZA SARIAK 2016, por toda su trayectoria vital que recibió de manos del Lendakari.




lunes, 9 de octubre de 2017

SABIN IPIÑA, HASTA SIEMPRE.




Hoy día 9 de octubre nos ha dejado Sabin Ipiña, amigo, portugalujo de pro, miembro del Consejo Editorial que puso en  marcha nuestra Colección el Mareómetro, del Elai Alai, miembro destacado de la primera corporación municipal democrática y … de tantas iniciativas en pro de su Villa y de su pueblo vasco.

Podíamos esperarlo pero nos cuesta asumirlo. Con un nudo en la garganta te despedimos con nuestro agradecimiento por tu ejemplo de vida y compromiso.

LA AVENTURA DEL BUQUE MERCANTE IGOTZ-MENDI




Este mes hemos recogido en el periódico enportugalete.com la ficha del capitán portugalujo Quintin Uralde, por lo que vamos a extendernos antes un poco en su aventura con el Igotz-Mendi, durante la I Guerra Mundial.

Tras darse por perdido su rastro el 10 de noviembre de 1917 cuando se dirigía de Madagascar a Colombo, a través del Océano Indico. Su misteriosa desaparición hizo que le llamaron «el buque fantasma» y se estuvo a punto de organizar funerales por su tripulación y hasta se dijo que alguna “viuda” llegó a contraer nuevo matrimonio.

La aventura había empezado al avistar al "Wolf", mercante alemán habilitado de crucero auxiliar, que destacó un hidroplano con orden de parar la máquina. De él subieron al "Igotz" dos oficiales al mando de una dotación de presa, revisaron la documentación, arriaron la bandera española y arbolaron la de la Armada Imperial alemana. Cinco días después fondearon en la isla Garayos y transbordaron parte del carbón al "Wolf", le pintaron el casco de azul oscuro al "Igotz" y quitaron de la chimenea la
contraseña de la naviera bilbaína, pasándole 21 prisioneros ingleses y 5 neutrales, con escasez de provisiones consistiendo el principal alimento frutas de la isla, conservas y patatas.

De allí tras doblar el cabo de Buena Esperanza realizan una penosa travesía del Indico al Atlántico aprovisionando al "Wolf" en la brasileña isla Trinidad, para seguir acompañándole en un asombroso "raid" hasta que fuerza el bloqueo y entra en Kiel con 400 tripulantes de 35 buques enemigos hundidos y riquísimo botín. En Islandia, con bajísimas temperaturas árticas, el "Igotz" capea un recio temporal, que con el hielo le avería seriamente. Arrumbando a la costa noruega, entran en el Báltico y el 24 de febrero de 1918 un error del oficial alemán de guardia le hace embarrancar y al día siguiente saltan a tierra donde son muy bien acogidos. Reflotado el barco el 11 de marzo, sale con carga de carbón para Bilbao.

El 21 de junio, a las ocho de la tarde, entra en el Abra escoltado por infinidad de embarcaciones, en un gran recibimiento en los muelles, con pañuelos, aplausos, vivas, cohetes... mientras hace sonar su sirena.

Cuando los tripulantes desembarcan y abrazan a familiares y amigos, Pilar Aróstegui, hermana del calderero del "Igotz", decía conmovida que su madre, Juana Imaz, había muerto de pena la víspera de saberse, tras 110 días, que su hijo estaba vivo.

El 18 de julio de 1918 se celebró una misa en la basílica de Begoña de acción de gracias presidida por Ramón y Alejandro de la Sota y el capitán del barco, Quintín de Uralde.

Aunque en internet existe abundante información sobre este suceso, de donde proceden varias de las imágenes, en la Biblioteca Digital Portugaluja, hemos recogido el artículo que el 28 de marzo de 1970 publicó en EL CORREO, el conocido periodista Camarón, con el croquis que acompaña esta entrada..


domingo, 8 de octubre de 2017

NOMENCLATOR DE PORTUGALETE DE 1865  




El NOMENCLATOR según confirmamos en el diccionario, es un término que en España se refiere a la relación de todas las unidades poblacionales de cada uno de sus municipios. Este listado detallado contiene las entidades de población de cada uno de ellos, permitiendo conocer en qué forma se asienta la población en los mismos.

En el rico Archivo Histórico Municipal de Portugalete que dirige Roberto Hernández Gallejones, existen diversos correspondientes a Portugalete siendo el que nos ha facilitado hoy el correspondiente a 1865.

Lo reproducimos integro para que cada uno pueda analizar lo que más le interese. Nosotros resaltaremos que los núcleos en Portugalete por orden alfabético son los siguientes:

Buenavista (Los Hoyos) Una casa de labranza, de dos pisos situada a un kilometro del centro.

Chichara (La) .Barrio de 12 casas a 1.150 m que posteriormente se lo anexionaría Santurtzi. (Ese mismo año lo habían solicitado algunos vecinos).

Epalza. Grupo de 3 caserío, situados a 100 m, y de los que desconocemos su ubicación.

Hoyos (Los). Barrio de 4 caseríos 750 m. de distancia.

Larraza. 2 caseríos a una distancia de 800 m.

Portugalete (Villa). Con 144 edificios, de los cuales 10 de ellos tenían mas de tres pisos.

Repélega. Barrio con 2 caseríos a 650 metros (Estarían en el límite de los que por jurisdicción pertenecían a Santurce).

Rivera (La Rivera). Casa de labranza a 400 m. separado del resto de casas del muelle viejo.

Vallonti. 3 caseríos a 840 m. de distancia.

Un total de 172 edificios.

Como complemento recurrimos a la primera foto que se conserva de la Villa de 1864, sacada por Jean Laurent en la que podemos ver a la izquierda separada del núcleo en lo que hoy es la dársena la citada casa de labranza de La Rivera.


RECOGIDO DE LA PRENSA: JUAN TOMAS GANDARIAS DURAÑONA

La página del suplemento de la margen izquierda de EL CORREO de Laura González dedicada a personajes locales, en este caso Juan Tomás Gandarias Durañona

jueves, 5 de octubre de 2017

HERÁLDICA PORTUGALUJA – 32 ESCUDOS DE UGARTE EN CRISMERAS




El 29 de setiembre, día de San Miguel, 6º cumpleaños de su nieto Peio, al que no puede por menos que dedicar este trabajo, José Luis Garaizabal, nos envió esta entrada tras agradecer al Párroco, José Mari Arieta-Araunabeña y al sacristán, Carlos Fontaneda, las facilidades que le habían dado para sacar estas fotografías.



Como si de unas setas de otoño se tratara, han aparecido estos dos escudos del apellido Ugarte, cuando ya habíamos dado por finalizado este largo periplo emprendido en Junio de 2014 mostrando los escudos nobiliarios de nuestros antepasados y dando unas pinceladas históricas. Resulta que al releer el libro “Portugalete, y su Basílica de Santa María” (1994), nuestro amigo Juan de Pagoeta ya se refirió a ellos en el apartado de Orfebrería religiosa (pág. 87) y hasta ahora no habíamos caído en ellos.

En Febrero de 2016 me aventuraba a pensar que en el escudete de la reja que cierra la capilla de Santiago estaría en su día colocado el escudo del apellido Ugarte, ya fuera sobrepuesto o pintado, en
honor de Juan de Ugarte y su esposa Teresa Gómez de Martiartu, como constructores de la capilla, retablo y reja, además de haberla dotado de “ternos y otras vestimentas de ricos terciopelos comprados en Inglaterra, así como cáliz, patena, vinagreras de plata y doradas, etc.”. Pues bien, en este etcétera estarían incluidas estas dos crismeras de plata que han llegado hasta nuestros días y que forman parte del pequeño tesoro portugalujo entre el que destaca la custodia que donó Martín de Vallecilla en 1641.

Según figura grabado en la caja: “ESTAS CRISMERAS / HIÇO HAÇER EL LICENCIADO / IVAN DE UGARTE BE/ENE/FICIADO EN ESTA IGLESIA DE PORTUGALETE / AÑO DE 1572”. Acompaña a este texto, por la cara opuesta, un escudo que lógicamente hay que pensar que fuera el de Juan de Ugarte. Igualmente se encuentra grabado en la crismera con forma de torre.

La crismera con forma de caja (151x62x90 mm) guarda gran similitud por edad (1569) así como por su tamaño, herrajes, grabados, orbe y base, con la que se encuentra expuesta en el Museo de la Torre de Salazar y de la que ya hablamos en esta serie al citar el escudo de SALAZAR como donación del Licenciado Montaño-Salazar. Le falta la cadena y el pasador para fijar la tapa. Contiene dos vasos con sus tapas y unas pequeñas varitas rematadas una por una ”O” (Óleo de los Catecúmenos) y la otra por una cruz (Santo Crisma) con las que se extraían los óleos. En el exterior están grabadas igualmente la “O” y la “+”  a los lados del escudo. La torrecilla de forma exagonal (75x86 alto + 60mm de la tapa) solo contiene un vaso y la varita tiene roto el identificador correspondiente a laUnción de los enfermos (infirmorum), antes llamada Extremaunción (I, Uó OI).

Centrémonos ahora en el escudo que se muestra finamente labrado a buril. De forma alemana, muy del estilo del que hay en la reja de la capilla, muestra un árbol raigado (pudiera ser un roble o un espino) que separa las dos mitades, con un lobo  pasante a sus pies,coincidente con una de las versiones del apellido referente a los Ugarte de San Salvador del Valle, como ya dijimos. A su derecha, doce panelas (una de las versiones del apellido Muñatones) y a su izquierda, diez roeles o tal vez bezantes en fajas alternas que no sabemos a quién pueden corresponder, pero intentaremos profundizar en la investigación. En todo el perímetro se encuentra una bordura con  ocho aspas.

Acabada la descripción de las crismeras y los escudos, sepamos algo más del donante y para ello vamos a consultar a nuestro amigo Goio Bañales en su obra “Mayorazgos de la Villa de Portugalete” (1997). Por ella podemos conocer que“los Ugarte descienden de un mismo tronco familiar que tendría su solar en el lugar del mismo nombre, entre los límites de Baracaldo y San Salvador del Valle”. “Los de Portugalete descienden de un tal Rubial, al que se nombra por señor de Ugarte, casado con Juana de la Rentería”. Nuestro Juan de Ugarte era hijo de Lope de Ugarte (del que no se ha podido constatar su ascendencia, que pudiera aclarar el escudo) y Mari Sáez de Herrada y por los datos que aparecen en un pleito celebrado en 1582 entre los de Larrea y los de Galdames, sabemos que en esa fecha, Juan contaba con 70 años. En la memoria de propiedades del mayorazgo, redactada en 1577, consta “la casa y torre, con su huerta, que está fuera de la villa de Portugalete, extramuros de ella, construida y fabricada por Juan de Ugarte y doña Teresa Gómez de Martiartu”. Un documento de 1684 da más detalles de esta casa donde vivieron, al decir que:“la casa torre de Ugarte se halla situada en el Portal de la villa de Portugalete, frente a la ermita del señor San Juan y su hospital, con su huerta cerrada y linda con el camino que llaman de los carros e iglesia parroquial y con casas que quedaron del general Francisco de Vallecilla”. Vistos estos datos, no puede ser otro que el solar que desde la Plazuela del Cristo llegaba hasta la torre de la iglesia, sobre el que se encontraban la casa, huertas y jardines de Gorostiza-Mier (Casa de Chapa). Destacó e hizo fortuna como capitán, armador y comerciante. Resulta curioso que el escudo que figuraba en esa casa de Mier-Gorostiza,  que llegó hasta nuestros días y hoy se encuentra colocado en Santa Clara, tenga la misma forma y que un árbol en el centro separe las armas de los Asturias y los Muñatones (10 panelas). Como hemos dicho, intentaremos averiguar a quien correspondían esas panelas y fajas con roeles o bezantes.




miércoles, 4 de octubre de 2017

EL MUELLE VIEJO HACE 60 AÑOS




Esta foto forma parte de las que nos ha enviado Mariano Ciriquiain Careaga, y nos presenta una vista del comienzo del Muelle Viejo hace unos 60 años, pues la fecha que tiene señalada es en torno a 1956 o 1957.

Sacada junto a la salida del embarcadero de los “gasolinos” recoge en primer plano la barandilla que todavía existe bajando de la “fabrica de tubos”.

Detrás la verja de la estación y a su derecha el edificio de arbitrios que luego sería derribado para construir otro con wáteres públicos con dos puestos en las esquinas.

Detrás la casa del actual Siglo XX separada por el camino de subida al Campo de la Iglesia de la llamada “casa de la esquina” que daba nombre al bar allí situado. Había resultado afectada por los bombardeos de la guerra y el primer piso todavía seguía sin puertas y ventanas aunque en el segundo piso se aprecia ropa tendida,

Las dos casas siguientes sin reconstruir nos recuerdan que la huella de los bombardeos estuvo presente a la vista durante dos décadas.

En la parte superior de la foto los restos de la casa torre de Salazar que se empezaría a reconstruir en 1958, con las viejas escuelas del Campo detrás y la iglesia en la que se aprecia una parte del antiguo pórtico.

martes, 3 de octubre de 2017

EL PRIMER PROYECTO DE RECONSTRUCCION DE LA CASA TORRE DE SALAZAR DE 1938






La primitiva torre medieval de la familia Salazar tras diversas trasformaciones llegó al siglo XX convertida en una gran mansión, con su terreno anexo rodeado de un muro, adaptada ya a las modernas necesidades de la época como se aprecia en la foto de la derecha.

En dicho terreno existía otra edificación, quizás para el servicio, que en el siglo XIX tras pertenecer a Mª Antonia de Egusquiza fue donada al obispado siendo utilizada por los curas de la parroquia, por lo que se conocía como casa cural. Tras el incendio y destrucción de octubre de 1934 y la muerte dos años después de su último morador, Luis de Salazar y Zubía, en 1938 el Ayuntamiento de acuerdo con su viuda encargó al arquitecto municipal Santos Zunzunegui el proyecto de jardines públicos, eliminando la casa cural en estado ruinoso, y la reconstrucción de la casa torre.

En esta entrada hemos considerado interesante recoger tres vistas de lo que constituía este primer proyecto, y cuya minuciosa descripción la podemos encontrar en la página 165 de la Historia de la Torre de Salazar, de Aitor Gonzalez Gato que se puede consultar en la Biblioteca Digital Portugaluja.








lunes, 2 de octubre de 2017

MULTA DEL ALCALDE POR SALIR EN FIESTAS CON UN GORRITO DE CARTÓN EN LA CABEZA EN 1952  




Hoy traemos una multa que se encuentra entre los documentos que nos ha donado Mariano Ciriquiain Careaga. Se la envió a su padre en 1952 su amigo Serafín Navarro (en la foto de la derecha sentado) y en ella consta como motivo “el haber ostentado un gorro de cartón durante las pasadas fiestas de la Villa, contraviniendo lo dispuesto por esta Alcaldía” y el importe para cada uno del grupo de 100 ptas.

Como se aprecia en la fotocopia, termina con el saludo de rigor entonces, de “Dios guarde siempre a España y a Vd. la vida muchos años” y la firma del alcalde Julián Bayo.

Serafín le enviaba estas dos fotos para que se hiciera la idea del tipo de gorro, “y Vd. que tanto celo e interés ha puesto en nuestras cosas, espero que estos documentos tendrán interés dentro de unos cuantos años para que puedan apreciar el celo de nuestras autoridades, que servirá de ejemplo a nuestras futuras generaciones. (…) Fuimos cinco amigos los agraciados con esta “suerte” que tuvimos la ocurrencia de reunirnos, como todos los años en la finca mía, exhibiéndonos más tarde con el gorrito en el Hotel.

No hago ningún comentario, pues Vd. los sabe hacer más sabrosos y razonables que yo, pero me ha de perdonar le moleste con estas tonterías, pues se me ocurre que a lo mejor tiene cabida humorística en cualquier artículo de los que Vd. tan agraciadamente sabe escribir.”

Desconocemos si Mariano le contestó o escribió un artículo como en su día con motivo de la multa que le había puesto a Jesús Uzquiano el alcalde José Manuel Esparza, por haberle dicho al municipal que le multaba aquella famosa frase de “el alcalde pone las señales donde le sale de los cojones”, escribió Camilo José Cela y que recogimos también en este blog.






domingo, 1 de octubre de 2017

AGRADECIMIENTO A MARIANO CIRIQUIAIN CAREAGA






A través de nuestro amigo y colaborador Javier García-Borreguero, hemos recibido de Mariano Ciriquiain Careaga, hijo del recordado secretario municipal Mariano Ciriquiain Gaiztarro, unas carpetas con documentos y fotografías que guardaba su padre.

En ellas encontramos desde un manuscrito de su obra Monografía de la Villa y Puerto de Portugalete, diversas fotografías, recortes de prensa con artículos suyos, programas de fiestas, o documentos varios.

Nuestra obligación en primer lugar es darlo a conocer a todos los portugalujos interesados en su historia, y, como siempre hemos comentado, que en el futuro si es deseo de la Corporación Municipal pasen a engrosar los fondos del Archivo Histórico de la Villa.

Nuestro agradecimiento en nombre de todos los portugalujos a Mariano y sus hermanos.

Empezamos hoy ofreciendo dos fotografía familiares en la playa de Portugalete. En la foto superior aparece Ciriquiain Gaiztarro con el remo y en la inferior un grupo de niños y niñas con la fecha de 1932.












jueves, 28 de septiembre de 2017

FOTOGRAFIA DEL DESAPARECIDO CAMPO DE SAN ROQUE




 Al igual que en una entrada de esta semana, hoy recogemos una foto del desaparecido campo San Roque que nos ha ofrecido en facebook José Manuel Sierra Rodríguez y que consideramos de interés.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

LA RESTAURACION DE LA TORRE DE LA IGLESIA EN EL SIGLO XIX Y MANUEL CALVO




En una entrada anterior surgió el tema de la reconstrucción de la torre de la iglesia a cuenta de una foto en torno a los años de la guerra carlista.

Aprovechamos la ocasión para recordar un trabajo de Roberto Hernández Gallejones, sobre la construcción de la iglesia parroquial de Santa María, en el que toca este tema y que se encuentra en la BibliotecaDigital Portugaluja.

Confirma la afirmación de José Luis Garaizabal de que en 1873, el arquitecto bilbaíno Severino de Achúcarro redactó las condiciones facultativas para ejecutar unas obras de restauración de la linterna del reloj de la torre, por un importe de 40.000 reales. Y sigue relatando como tendrían que pasar 10 años, hasta 1883, cuando el arquitecto Julio Saracibar firma los planos de rehabilitación con un nuevo esquema estructural de su interior.

Este tema y la presencia del indiano Manuel Calvo es lo que queremos recoger en esta entrada de hoy.

El citado cambio, continua el archivero municipal, era muy profundo, suponiendo efectuar una torre de estilo neogótico, muy picuda, con arcos apuntados y rosetones. Este tipo de innovaciones eran muy apreciadas en esta época, pero hubiera roto por completo con las normas artísticas de todo el edificio.

Aparte de las consideraciones vertidas por los diferentes técnicos en la materia se dio también la actuación, del señor D. Manuel Calvo, que terció en el debate a favor de respetar el estilo inicial del templo.

Su opinión la trasladó el alcalde a la sesión municipal del 23 de agosto de 1886 manifestando “que habiendo ido a saludar a D. Manuel Calvo que por unos días ha venido a esta Villa, en el curso de la conversación hablaron de la torre de la iglesia, y doliéndose el Sr. Calvo del estado lastimoso en que se encontraba, a consecuencia de los estragos que en ella hicieron los cañones de las huestes carlistas durante la última guerra civil, manifestó que contase el Ayuntamiento con veinte y cinco mil pesetas para su reconstrucción, pero con la condición de que se había de levantar con el mismo orden de arquitectura que antes tenía. Los señores concejales acordaron dar un voto de gracias a tan preclaro y generoso hijo de esta Villa, nombrando al efecto una comisión compuesta de los señores 1º y 3º alcaldes, síndico, y regidor Ortiz, que pasen a saludarle y darle personalmente las gracias”.

Se vio la necesidad de demoler completamente la obra antigua y sustituirla por una torre de nueva factura limitándose a reedificar lo destruido, respetando las líneas generales de la obra demolida. No se trataba de “atacar un remiendo mal echado”, sino de un trabajo, fruto de varias generaciones de nuestros antepasados, memoria fiel de los diversos estilos artísticos que se han sucedido en el tiempo. Cambiar, aunque sólo sea en parte esto, representaría, según el arquitecto Francisco de Angoitia que fue consultado, profanar el recuerdo de los que nos han precedido en la historia.

Se nombró arquitecto para dicho cometido a Casto de Zabala, y a sus órdenes a Francisco de Berriozabal y los planos, extendidos por este último llevan fecha del 29 de noviembre de 1886, habían sido ya previamente aprobados por Zabala

El expediente de reparación va de 1886 a 1888. El presupuesto llegó a la cifra de 37.689 pesetas, de las que Manuel Calvo aportó 30.000 ptas, que se completó con una suscripción popular en la que aparecen muchos donantes encabezados por Sotera de la Mier, Dionisio Castaños, o la reina María Cristina. Como nota curiosa, podemos decir que el director había ordenado expresamente que la piedra de sillería que se tenía que utilizar para el arreglo de lo anterior y para lo nuevo, debiera de proceder de las canteras de Arrigúnaga, “por ser la que más se parece a la empleada en la obra existente”.

martes, 26 de septiembre de 2017

RECORDANDO LAS FIESTAS DE AZETA DE HACE TRES DECADAS






Siguiendo una tarea que nos hemos señalado recogemos hoy dos fotos que nos resultan inéditas ofrecidas por uno de nuestros amigos y seguidores de facebook, Miguel Azeta y que aunque ya las compartimos allí, de esta manera llegan también a todos los seguidores de este blog
Corresponden a los primeros años 80 del siglo pasado, cuando en sus programas de fiestas del barrio de Azeta, según nos ofrece Txomin Hermosilla, se incluía entre otros festejos la tradicional sokamoturra.



lunes, 25 de septiembre de 2017

LA ESCUELA DEL CAMPO DE LA IGLESIA




En una entrada anterior de este blog recordamos el nombramiento de la primera mujer maestra municipal en la Villa con motivo de la construcción en 1853 de un nuevo edificio en el Campo de la Iglesia proyecto del arquitecto Francisco de Orueta, siendo alcalde Máximo Castet.

Al recibir dos trabajos distintos sobre este desaparecido edificio escolar, de Tasio Munarriz y Roberto Hernández Gallejones, los reunimos en esta entrada. 

En un documento del Registro de Balmaseda que certifica la propiedad municipal de esta escuela se dice: “Un edificio de nueva construcción, destinado a escuelas públicas de niños y niñas, con habitaciones para maestro y maestra, situado en el llamado Campo de la Iglesia, término de Portugalete, (…). La villa de Portugalete adquirió dicha casa por haberla edificado a sus expensas y con tal título la viene poseyendo quieta y pacíficamente desde el día seis de Junio de mil ochocientos cincuenta y tres (…)”.

La escuela pública municipal tuvo en él por primera vez un edificio exclusivo propio, para niños y niñas y con habitaciones para los maestros de ambos sexos.

Con la guerra carlista según se ve en la fotografía que se conserva de 1875 el edificio que habían servido de cuartel de las tropas que defendieron la Villa del asedio quedó seriamente derruido.

Tras la guerra, antes de reparar la torre de la iglesia y tras reconstruir el edificio y dotarlo a cuenta del municipio del menaje y objetos necesarios, se inauguró el 19 de abril de 1880, con la presencia además del alcalde Fernando Carranza, Francisco Berriozabal, concejal, León Fernández Martínez, presbítero, en nombre del párroco Manuel Remigio de Urizar, los Jefes militares que permanecían de guarnición en la Villa y el maestro Alvaro Saenz, del famoso Antonio Trueba, Archivero y Cronista del Señorío, que pronunció un elocuente discurso en pro de la instrucción.

El 7 de Noviembre de 1881 se nos dice que estas escuelas acogen a 100 niños en un salón o aula y 52 niñas al otro siendo suficientes para las necesidades locales. El 30 de Enero de 1890, el nuevo edificio del Ayuntamiento, la reciente Casa Consistorial acoge ya en su segundo piso las dos escuelas infantiles femeninas y las habitaciones de las maestras que las regentaban.

Por este edifio que nos ocupa pasaron muchos maestros y maestras ilustres y cientos de alumnos. Los maestros más conocidos fueron José Manuel Zubeldia Oraa y Ruperto Medina Alonso. Este citó en su escrito de defensa en 1937 cuando el Ayuntamiento franquista quiso expulsarle, a distinguidas familias que le habían confiado a sus hijos: Barandiarán, Elorduy, Real de Asua, Irala, Vallejo, Areilza, Loredo, Zubimendi, Salazar, Bayo, Navarro, Babío, Miguel, Leza, Cobos, Garmendia, Meléndez, Guantes, Bustinza, Martín, Vellés, Aldecoa y Aróstegui. No citó a otros alumnos más recientes: la familia Alday y José Benito López Ocariz.

Aunque al principio era una escuela para niños de ambos sexos, en el s. XX acabó siendo sólo para niños. Las niñas tenían su escuela en el primer piso de la Casa Consistorial. Las dos eran escuelas unitarias, sin distinguir grados.

En 1926, al inaugurarse la escuela graduada “Maestro Zubeldia”, la mayoría  de los escolares de la escuela del Campo de la Iglesia pasaron a la nueva.

En 1941 el Ayuntamiento cedió provisionalmente la escuela al párroco Angel Chopitea para “escuela parroquial” de monaguillos, tiples y aspirantes al seminario con profesores menesianos A su vez el párroco permitió al Ayuntamiento derribar lo que quedaba de la “Casa cural” para ajardinar su solar, continuación del terreno de los Salazar. En la escuela parroquial se impartía la catequesis y se reunían los grupos de apostolado seglar.

El edificio fue derribado en 1967 para construir la actual “Casa parroquial”.




domingo, 24 de septiembre de 2017

LOS ANTIGUOS AUTOBUSES DE PORTUGALETE A GALLARTA






En 1947 Gabriel Lashayas dejaba Gallarta para instalarse con su familia en Portugalete, por aquel entonces el verdadero centro comercial de la comarca, donde se establecería con un almacén de artículos de mercería y donde viviría más de medio siglo, hasta su muerte en 1999 en el Ojillo en pleno corazón de la Villa.

Ahora que empieza a ver la luz el diario de guerra, que escribió durante la misma como barbero del Batallón Rosa Luxemburgo, he recurrido al libro Aquel viejo Gallarta, editado por Trueba, para recordar sus orígenes como barbero o alpargatero, y me ha recordado la cantidad de gallartinos y gallartinas que a lo largo de aquellos años trasladaron su domicilio a la Villa, como veo a Pedro Luis Santamaria, los Martínez de Osaba y otros.

El capítulo dedicado al transporte en el que aparecen estos últimos me da pie a esta entrada de hoy dedicada a la línea de autobuses que unían Gallarta con Portugalete.

Según copio, la primera línea regular de transporte de pasajeros por carretera de la localidad fue la de la familia Martínez de Osaba. Era el primer cuarto del siglo XX y una flota de cuatro autobuses cubría diariamente el trayecto entre ambas localidades.

Aquel primer grupo de autocares, que llegó a contar incluso con uno de gasógeno, comenzaba a circular a las 7 de la mañana y hacía servicios cada hora. Para los gallartinos, esta línea constituyó durante décadas la única posibilidad de desplazamiento.

Con anterioridad a la guerra civil, Martínez de Osaba, puso en circulación un autobús denominado “La Cucaracha” que trasportaba a los obreros hasta las fábricas de Sestao, pero en una ocasión sufrió un incendio a su paso por el puente de Gallarta que lo dejó inservible.

Su foto estacionado en el Cristo (a la izquierda de la foto superior) ha sido muy repetida entre nosotros.

En la posguerra, el autobús continuó siendo el principal transporte para Gallarta, por lo que la citada familia decidió fundar en 1954 la compañía “Encartaciones S.A.” surgida de la unión de diversas líneas de la comarca.

Con sus cocheras en Gallarta, sus autobuses acorde con los tiempos que corrían, alguno incluso con dos pisos como se ve en el centro, trasportaron a las personas a sus lugares de trabajo, de compras, o hasta la estación del tren que les permitiera continuar el viaje hasta Bilbao.










jueves, 21 de septiembre de 2017

MEMORIA HISTORICA, ARCHIVO HISTORICO MUNICIPAL Y LA CALLE GENERAL CASTAÑOS




 Ahora que tenemos frente al ayuntamiento, del 21 al 28 de este mes, la Exposición organizada por el Instituto Gogora, con el título Plaza de la Memoria, en la que tendrán lugar además una charla sobre la huella franquista en la Villa y una mesa redonda con tres víctimas, vamos a presentar al ayuntamiento una idea que surgió con ocasión de la última reunión mantenida acerca de la Memoria Histórica de Portugalete el pasado día 14 de septiembre.

En ella en la que intervinimos diversos miembros del equipo asesor ciudadano junto a los representantes de los partidos políticos, el archivero municipal Roberto Hernández Gallejones, manifestó en voz alta y en el apartado de “tormenta de ideas” o “brainstorming”, que no se podría nunca llegar a tener una clara idea de la Memoria Histórica del villazgo, y en consecuencia llegar a conseguir los objetivos de verdad, justicia y reparación, si no se finalizaba con éxito la catalogación de los fondos documentales del Archivo Histórico Municipal correspondientes al segmento cronológico 1938-50, ya que en la actualidad está detenida en 1937, anualidad que se ha acabado entera y ya está disponible para su consulta por parte de los investigadores; el año 1938, se debe colocar en los ficheros y en sus carpetas, 1939, ya está clasificado y organizado para su tratamiento archivístico.

Consideraba que era de especial importancia para el tema que se trataba que se proceda a catalogar el conjunto documental de los denominados antecedentes políticos sociales, especie de partes de investigación de carácter individual, fundamentalmente redactados por los franquistas, consignando las actividades político-ideológicas de toda la ciudadanía portugaluja entre 1937 y 1942, más o menos. Además está también toda la documentación referente al esfuerzo de reconstrucción tras los destrozos bélicos, como la reedificación del Hotel, de la Plaza de Abastos, y de muchas viviendas afectadas por los bombardeos. Aparecen igualmente otros papeles relativos a este asunto, cuya enumeración pormenorizada resultaría muy prolija.

Nosotros que esperamos para poder publicar el último libro de la Colección el mareómetro, Portugalete años treinta, a que se acabara de catalogar esa década, apoyamos la propuesta de nuestro compañero considerando imprescindible que la Corporación se implique aún más si cabe en la contratación de personal de Lanbide en número suficiente y en su capacitación profesional, o se acuda al trabajo de becarios, por ejemplo por parte de la Fundación Troconiz, u otras instancias, y de los contratos en prácticas, para rematar con éxito los años ya mencionado, redundando todo ello en beneficio de la comunidad investigadora, y de la ciudadanía en su conjunto.



Y aprovechamos esta entrada para ofrecer un acta municipal de 1861 en la que nos enteramos que fue una Real Orden de 1860 la que indicaba que los nombres de las nuevas calles debía recordar a los hijos de la Villa que más se hubieran distinguido, y como se había empezado a hacer una nueva calle partiendo de la Plaza del Cristo en dirección a Santurce, la Corporación decidió que de llamara del General Castaños.

Según el texto, “el Exmo. Señor General Castaños, Duque de Baylen, procede de esta villa y que su solo nombre recuerda una de las figuras históricas más sobresalientes de la época de nuestra independencia, habiendo alcanzado por sus brillantes servicios y virtudes cívicas, a los primeros puestos de la nación española”.

También nos salta a la vista que el alcalde era Juan de Uzquiano, cuyo hijo, que luego emigraría a las Américas, fue Gregorio Uzquiano el indiano benefactor al que le dieron como reconocimiento el nombre de la vieja calle de El Ojillo. 




miércoles, 20 de septiembre de 2017

IKUSGARRI 50 URTEURRENA: COMPLEMENTO FOTOGRAFICO






En vista de la extraordinaria acogida que han tenido nuestras entradas anteriores, que demuestran los muchos seguidores y amigos que tienen no solo en Repélega sino en todo Portugalete, recogemos hoy como complemento una serie de imágenes recordándonos, dentro de su medio siglo de existencia, sus actuaciones en la bajada de San Roque, en San Cristóbal animando el barrio, su vida de grupo de amigos, sus actuaciones por la provincia, o en el extranjero como la que encabeza estas líneas.

Recordamos así mismo que en el libro publicado constituye un verdadero reportaje gráfico con innumerables imágenes de la vida del grupo en este medio siglo de existencia.

No podemos finalizamos estas entradas sin dedicar a todos los que componentes de esa gran familia del Ikusgarri un sentido


ZORIONAK!!!!!!