martes, 17 de junio de 2014

LAS OSTRAS DE PORTUGALETE


 Alguna vez hemos recordado que en el siglo XIX en Bizkaia había dos sitios famosos por su ostras: Kanala y Portugalete.
Hoy que se ven la orilla de nuestra ría cubierta de conchas de este codiciado marisco, sin la existencia de los antiguos mariscadores, Jose Luis Garaizabal nos recuerda el tema:

Como un buen síntoma de la recuperación de las aguas del Abra y de la Ría, se puede observar a la altura de la Villa gran cantidad de ostras salvajes que van medrando en muelles, pilostres, escaleras y rocas. Pero si esta proliferación de moluscos es notoria, también lo es la cantidad de conchas que han formado pequeñas playas y que son visibles en bajamar.
Los boteros no supieron darme una respuesta a la pregunta sobre esta mortandad y alguno me habló de recolectores asiáticos y también europeos del este.
Dada la peligrosidad del consumo de estos bivalvos sin depurar, me picó la curiosidad y trasladé una consulta a AZTI a través de mi buen amigo Josean Montoya y su respuesta despeja cualquier intervención humana, achacando la muerte a “un proceso natural que se puede observar en cualquier parte de nuestra costa (incluso en zonas donde las aguas están muy limpias). La ría está en buenas condiciones, aunque quedan restos de contaminación, por lo que no es aconsejable el consumo de estos moluscos”.
Al investigar la localización de la Fuente de La Canilla, ya aparecieron referencias a los criaderos de ostras que tenía Máximo Castet, allá por 1875, frente a los terrenos donde se asentaron los nuevos cargaderos de mineral en la playa de Sestao (aguas de jurisdicción portugaluja).
Pero si la cría y consumo de estas ostras tuvo su importancia, no lo fue menos la extracción de estos moluscos salvajes que poblaban los muelles desde El Castillo hasta la Punta del Muelle y que ante la gran extracción que realizaban muchos mariscadores, había provocado la desaparición de las de gran tamaño y peligraban las pequeñas y medianas. Por este motivo, en 1881, el Ayuntamiento elevó una petición a la Comisión Provincial de Pesca para que se prohibiese la pesca y se estableciese una veda hasta recuperar la especie. Igualmente, aunque no localizo la fecha, se prohibió el que los mariscadores moviesen las rocas ya que se deterioraban los cimientos de los muelles.
Todos los detalles de estos pasajes de nuestra historia, nos los narró, tan acertadamente como siempre,  nuestro Archivero Municipal, Roberto Hernández Gallejones, en un artículo que se puede disfrutar en la Biblioteca Digital Portugaluja.

http://bibliotecadigitalportugaluja.com/pdf/articulos/historicos/Las%20pesquerias%20de%20ostras.pdf

Por su parte Txerra Cobos nos envía las fotos inferiores, con la pregunta de si sabemos qué misión tendría el recinto que está adosado al muelle de la Benedicta.

Desconocemos su utilidad y si alguien sabe algo nos lo podría decir. Leyendo el trabajo de Roberto, vemos que nuestro alcalde en 1875, Máximo Castet, industrial ostrero, tenía un criadero de ostras y almejas en la ensenada de Sestao (esos restos están en jurisdicción portugaluja), y su situación, según afirmaba, no perjudicaba ni a la navegación ni al curso de la ría. Tendrán alguna relación?
Este tema no se puede investigar en nuestros archivos municipales, y habría que acudir a los fondos de la antigua Junta de Obras del Puerto o de la Diputación Foral.




No hay comentarios:

Publicar un comentario