martes, 24 de abril de 2012

LA CASA DE LOS ARCOS



Recogemos hoy las noticias que Goio Bañales nos ha dado en su blog sobre la que llamaban antiguamente "Casa de los Arcos " que no es otra que la casa nº 2 de la calle Santa María, enfrente del edificio de la antigua botica de Bustamante que da a la plaza y que luce el escudo de la Villa, pues sirvió de Casa Consistorial provisional mientras se edificó el edificio actual.
Las noticias de su construcción se remontan a 1762, cuando la población de la Villa sería de unas 600 almas
La mandó construir el ayuntamiento, pues se encontraba en suelo vacío, pensando en obtener beneficios alquilando sus pisos y ofreciendo abrigo a los marineros en el paso inferior al muelle viejo, que acabó llamándose popularmente “el tejadillo”.
La ejecución de la obra no estuvo exenta de complicaciones pues el lugar en que se pretendía levantar la casa lindaba con propiedades del “preboste mayor”, Francisco Antonio de Salazar, quien “pretendía derecho al suelo en donde la citada casa se está erigiendo”. Salazar sostenía su denuncia en que el solar debió deslindarse antes de empezar los trabajos y porque privaba la vista a una ventana donde él habitaba “y no poderlo impedir por seguir dicha obra a la calle de Santa María”. La Villa, por contra, sustentaba su propósito en “la posesión inmemorial en que se halla esta villa de poder fabricar en suelos vacíos”. A pesar de la denuncia interpuesta la obra no se interrumpió.

Por la reunión del ayuntamiento de 11 de marzo de 1766 sabemos que la denominada “Casanueba que a esta dicha villa perteneze en el extremo de el Solar y Ribera” cumplía el cometido para el que fue levantada, y que se arrendaba con sus “abitaziones, tiendas y entresuelos”.
A finales de marzo del año 1799 la casa de los arcos sufrió un aparatoso incendio que la redujo a cenizas, a “excepción de las paredes y de una corta pieza de alcoba de las habitaciones bajas”. El visto bueno de fin de obra de su reconstrucción se dio en marzo de 1803.
Estas noticias y otras más nos las da Goio Bañales en su artículo que hemos incorporado a la Biblioteca Digital Portugaluja.


No hay comentarios:

Publicar un comentario