viernes, 20 de diciembre de 2013

IMÁGENES DE LA VIDA RELIGIOSA Y NOTICIAS DEL PRIMER MATRIMONIO CIVIL EN LA VILLA


 Hoy traemos dos fotografías que reflejan gráficamente aspectos de la historia religiosa de Portugalete. Sobre estas líneas la foto de hace un siglo con una de las procesiones de la Semana Santa a su paso por la Plaza bajo el monumento a Chávarri, con los “pasos” de San Juan, la Dolorosa y el Santo Sepulcro, con todo el clero parroquial y primeras autoridades municipales con el estandarte de la Villa.
En la inferior, de hace más de medio siglo, pues es de 1952, corresponde a una procesión nocturna en el Ojillo, con motivo de los actos a favor de “las Misiones”. Nos la ha cedido Marinita Pérez, que aparece junto con otras jóvenes portugalujas de la época con sus lucecitas nocturnas.

Ya que el próximo libro de la colección El mareómetro, Portugalete en el recuerdo: Los Conde Pelayo, recordará a esta saga portugaluja en la que destacaron tres figuras importantes, como fueron Juan José, el médico de los pobres”, su hijo Volney, y su nieta, Leonor Tejada Conde Pelayo, que actualmente vive en México con 96 años, recogemos la noticia del primer matrimonio que no se realizó por lo religioso en la Villa y que fue el primero que se inscribió por lo civil solamente.
Según consta en el AHMP, Juan José Conde Pelayo tras llegar a la Villa en 1884, y deseando ejercer su
profesión de médico, solicitó el 24 de setiembre, que se le concediera empadronamiento en el nº 8 del Cantón de la Carnicería.
Tres años después, en el periódico Los dominicales de libre pensamiento (1.1.1887), se nos explica que tras haber conocido a María de Urraza, una de las más bellas costureras de la Villa”, “hija de Portugalete, donde residen sus ancianos padres”, solicitó el casamiento civil, para lo cual se fijaron en diciembre de 1886 las amonestaciones en los soportales de la Casa Consistorial, para efectuar la boda en enero de 1887.
Al ser el primer caso que se daba en la Villa, la noticia produjo gran alboroto y escándalo. Fueron numerosas las presiones que ambos contrayentes sufrieron y hasta el Juez municipal consultó con “uno de los más distinguidos letrados de la Villa”, quien le manifestó que no podía negarse a cumplir los deseos de los contrayentes por ser preceptivo legalmente.
Según cuenta su nieta Leonor, fue también el primer matrimonio civil que se realizó en Bizkaia.



3 comentarios:

  1. Ya que como manifiestas el cuerpo de este libro es lo que escrbió Leonor en el Boletín de Coscojales, ¿me supongo que les pediras permiso para reproducirlo, no?

    Como es justo reseñarlo queda dicho.

    ResponderEliminar
  2. pyLas dos fotografías grandes son muy buenas.La primera recoge la procesión que creo que se llamaba "del encuentro". La segunda es probable que se refiera a las "misiones", comon dices, pero también puede ser un acto de la "Santa Misión del Nervión", que se celebró en octubre de 1953.

    ResponderEliminar
  3. Aprovechando el primer comentario podemos explicar el proyecto del próximo libro que hemos titulado provisionalmente Portugalete en el recuerdo: Los Conde-Pelayo, a la vez que agradeceremos toda la colaboración que se nos pueda prestar referente al tema.
    Confeccionando el anterior y con la cantidad de fotografías que últimamente van surgiendo en torno a finales del siglo XIX y comienzos del XX, consideramos la posibilidad de volver sobre esos años, que en parte tratamos en el tomo correspondiente a La Villa en los últimos años del siglo XIX y la revista Patria.
    El eje de este nuevo volumen sería la figura del médico de los pobres, Juan José Conde Pelayo, que en su estancia en Madrid nos lo recordaba nuestro colaborador Dani Docampo, y que llegó a Portugalete en 1884, como recogemos en esta entrada.
    Conociendo el trabajo sobre Los Conde-Pelayo de Portugalete, de su nieta Leonor Tejada, presentado al III Premio de Investigación histórica del Ayuntamiento, que se puede consultar en el Archivo Municipal, y que en 1996 se publicó en el Boletín de la Sociedad de estudios Fray Martín de Coscojales, consideramos que podría ser el centro del libro. El jurado consideró que era un trabajo más de recuerdo familiar que de investigación histórica, por lo que no lo tuvo en cuenta a la hora de los premios.
    Esto nos daba la posibilidad en profundizar en un estudio de investigación complementario más profundo de tres figuras importantes en nuestra historia, de la misma saga familiar, como sería el citado Juan José, su hijo Volney y su nieta Leonor.
    Nos pusimos en comunicación con Irene Paiz Tejada, hija de Leonor que como ya indicamos en este blog vive en México, tiene 96 y se encuentra bien de salud, según nos comunicaba hace unos días. De Irene y su hermano, que nos facilitaron alguna foto de su bisabuelo y la de su madre que publicamos en la reseña de enportugalete.com, esperamos información fundamentalmente de Leonor Tejada y su actividad más reciente en México, ya que lo que lo que recogió ella en su trabajo, por modestia, puede ser escaso.
    El salto importante que ha supuesto en los últimos años la digitalización de archivos y hemerotecas, hace que ayude a investigar más fácilmente la actividad social e intelectual de los dos primeros. Por ejemplo los tres libros que escribió Juan José sobre temas matemáticos se pueden descargar de Internet, así como muchos de los escritos de su hijo Volney. De este se nos han facilitado diversos manuscritos suyos, pero que quizás no tienen el interés para el público para el que van dirigidos los libros de El Mareómetro.
    Como hemos dicho al principio, las fotografías de aquella época que estamos recibiendo, pueden ser un complemento gráfico perfecto a los recuerdos que Leonor plasma en su trabajo.

    ResponderEliminar