lunes, 19 de octubre de 2015

LA HISTORIA DE LOS NIÑOS DE LA GUERRA. EL PORTUGALUJO EUGENIO SOTO PALACIOS (1926-1974): 2 .-LA VIDA EN RUSIA


La vida y anécdotas de aquellos años en Rusia la cuenta con detalle en su libro Memorias de un niño en Rusia 1936-1957, Angel Belza, uno de sus amigos que vivió junto a él hasta 1946.
    Después de dos años en la URSS, con un buen nivel de conocimiento del idioma y unos excelentes profesores soviéticos, a los que se incorporaron personal de la República una vez finalizada la Guerra Civil, la previsión que había es que comenzarían el curso en septiembre de 1939 en la zona de Leningrado. El comienzo de la II Guerra Mundial y el inicio de conversaciones entre la URSS y Finlandia por un cambio de territorios que finalmente no llegó a un acuerdo hizo que no les enviaran por ser zona de alto riesgo (hubo niños que con la invasión alemana quedaron aquí bloqueados) y se quedaran en Moscú.
    Durante su estancia en Moscú aparte de estudiar y correr por el campo, realizaban actividades culturales, funciones de teatro, circo, conciertos etc. y hasta, en 1940, pudieron visitar al recinto del Kremlin, algo que no se abriría al público hasta los años 50. Aquel invierno la temperatura llegó a bajar en Moscú hasta los -42º.
    Con la llegada del verano estos niños, que habían sido salvados de una guerra, se ven metidos en otra más atroz; ya no solamente habían perdido su infancia, ahora iban a perder su juventud, pues se encontraban en Krasnodinovo, a unos cien kilómetros al oeste de Moscú, zona peligrosa por pasar por allí los aviones alemanes que iban a bombardear Moscú.
    En 1941 salieron de Moscú hacia Leninsk en la provincia de Stalingrado, y en agosto de 1942 partieron en tren hacia el Este con destino a la República de Bashkiria, a una aldea, Safarovo, cerca de la ciudad de Ufa donde permanecerían hasta 1943.
    Aquí estudiaría en la Escuela de Ingenieros Técnicos de Elaboración de Metales en Frío y en diciembre de 1944, se traslada a Moscú donde como ya había comenzado el curso académico trabajó en la Fábrica nº 45 de Aviación Militar, en la construcción y montaje de motores, hasta el verano de 1946, en que tras superar las pruebas, ingresa en la Escuela de Cadetes de la Marina Mercante de Leningrado, donde permanece hasta el año 1948, en que se traslada a la Escuela de Marina Mercante Fluvial, en Gorki, finalizando allí en 1950 los estudios de Ingeniero Técnico Electrónico Fluvial, y los de Ingeniería Naval, en 1955.
    Durante estos años mantuvo lazos de amistad con otros españoles evacuados, como se recoge el alguna de las fotos de su álbum familiar, en una de las cuales aparece con un amigo bilbaino, Cándido Asensio y dos chicas, médicos ambas, Emilia Alas e Inocencia Toribios, con las cuales acabarían casándose.
Así Eugenio se casó en 1955, con la segunda, una asturiana que había vivido su misma trayectoria en Rusia, como una de las “niñas de la guerra”. 
    Con su titulación técnica trabajó en la localidad de Bor, próxima a Gorki, en una fábrica dedicada a la reparación de buques fluviales, hasta que se produce la repatriación en Octubre de 1956.

De la relación epistolar con su familia nos queda la imagen inferior que se hicieron sus hermanos superponiendo encima la suya.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada