jueves, 9 de mayo de 2013

LA VIDA COMERCIAL EN PORTUGALETE HACE 100 AÑOS (2)




Tras los anuncios que recogimos ayer, completamos hoy con algunos otros que nos ha enviado Txomin Hermosilla.
Sobre estas líneas aparecen los dos anuncios de la pastelería de Larrañaga y su sucesor Mendizábal, y en la inferior destacaríamos el anuncio de la recordada tienda de la Bota de Oro, que tuvo durante medio siglo una gran popularidad, y que ni Javier Ortúzar, que añoraba allí sus recuerdos de infancia, consiguió fotografías que nos lo recordaran.
Sobre estos dos comercios Jose Mª Areilza escribió en sus Recuerdos de Portugalete, que publicamos en la Colección El mareómetro:

La vieja zapatería de la "Bota de Oro" despedía un tufo de cuero y cartón y sus dueñas, las hijas de Timoteo, rivalizaban en simpatía y conversación. Enfrente, se hacían las mejores "colinetas" del mundo con su pequeño mástil central de plumas verdes y rojas emergiendo del pastel y rematado por una palomita; y la vieja dueña, inmóvil en su sillón envolvía uno a uno, a velocidad pasmosa caramelos de malvavisco que regalaba de vez en cuando a algún cliente.
Yo solía ir a la calle del Medio, a realizar encargos de mi madre, acompañado por mi hermana, que me llevaba tres años. Se vislumbraba allí, en las tiendas principales, una politización significativa. El librero y la vendedora de telas eran monárquicos. El boticario y el zapatero, nacionalistas moderados. La confitera, carlista. El dueño de los almacenes principales, republicano. El de ultramarinos, socialista. A pesar de mis pocos años, comprendí que aquélla era una pequeña villa dividida en sectores políticamente hostiles. Y que la izquierda socialista, que leía El Liberal por las mañanas, tenía, por la proximidad de las fábricas, un considerable arraigo social. Los monárquicos tenían el apoyo del poder gubernativo.
También recogemos el curioso anuncio bilbaino de Cualquiercosa, que ya hace muchos años, nuestro difunto amigo Gaizka Arostegui, llevaba siempre plastificado en la cartera. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada