jueves, 23 de mayo de 2013

NACIONALCATOLICISMO EN LA POSGUERRA (3)




Continuamos con el trabajo de Tasio Munárriz, recordándonos curiosos aspectos de la relación de la Iglesia y el Estado durante la dictadura. La foto superior corresponde a las escuelas de Maestro Zubeldia con el crucifijo y el retrato de Franco en la pared (cedida por dicho Centro) y el la foto inferior las antiguas escuelas del Campo, luego casa parroquial, con una misa para niños frente a ella.

7.- El 20 de setiembre de 1939 el Gobierno civil obligó a los Ayuntamientos a reponer el crucifijo en todas las escuelas y, diez días después, la obligación se extendía a la bandera rojigualda. “Es necesario que esta Vizcaya sana, cristiana y española limpie ya de los sin Dios y los sin Patria, pague a Cristo la deuda contraída y con toda solemnidad restaure ese crucifijo que vuelve a su regazo empapado en la sangre de tantos hijos de España”.
Adelantándose a esta orden, en el programa de fiestas de 1937 se anunciaba para el día de San Roque una manifestación infantil con asistencia de Pelayos y Flechas para entronizar el crucifijo en las aulas de Maestro Zubeldia e izar la verdadera Bandera Nacional.

8.- El Ayuntamiento subvencionaba a la Parroquia con 1200 pesetas anuales para la dotación de una plaza de organista con la obligación de dar dos cursos de solfeo a los niños de las escuelas públicas. En Reyes, Viernes Santo y Todos los Santos hacía una ofrenda de 500 pesetas. También volvió a sufragar con 1.200 pesetas anuales la capellanía de la misa de 12 de los días festivos con efectos retroactivos a los años de la República. Todos los años el Ayuntamiento pagaba los trajes de la Primera Comunión de los niños pobres.

9.- Permitió el toque de campanas y el viático prohibidos por el Ayuntamiento republicano de izquierdas. Decidió hacer desaparecer el pórtico de madera que circundaba el templo por las fachadas Norte y Este porque la parte central se había caído (1942), el resto corría el mismo peligro y era antiestético. Arregló el reloj estropeado en la guerra y destruido por un incendio posterior y reparó el pararrayos de la torre. El reloj y el pararrayos siempre han sido propiedad municipal.

10.- Por lo menos desde 1957 cedió a la Parroquia la escuela del Campo de la Iglesia para su uso apostólico, cesando la actividad como centro escolar municipal. Años más tarde, en 1968, se hizo la permuta jurídica de este solar por el de la antigua casa cural (Santa María 13) para construir en el primero la Casa parroquial una vez derribado el edificio de la antigua escuela. La escuela del Campo de la Iglesia era propiedad del Ayuntamiento desde 1853, siendo durante muchos años la única escuela pública de la Villa hasta que se construyó la de Maestro Zubeldia.

11.- En 1941 la Corporación acudió a los actos religiosos de la Parroquia para pedir al Papa la declaración del dogma de la Asunción de la Virgen María a los cielos. Concedió una medalla de la Villa a la Virgen de Begoña en su visita a la Villa. Con motivo de la visita de la Virgen de Fátima, el Ayuntamiento la nombró “Alcaldesa de Portugalete durante su permanencia en nuestra Villa” y su visita se consideró oficial.
La devoción de las corporaciones municipales a la Virgen María se manifestaba en que los plenos comenzaban con el rezo del Ave María por lo menos desde 1949, según las actas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada