jueves, 30 de mayo de 2013

LAS NEGRAS DE MANUEL CALVO EN EL CANCIONERO PORTUGALUJO DE PEDRO HEREDIA


Unai Garabieta nos ha cedido para su consulta uno de los ejemplares que Pedro Heredia encuadernó de su Cancionero Portugalujo, que nos va a servir para recoger algunas anécdotas de nuestro pasado jarrillero.
Manuel Calvo, en sus últimos años en Cuba tuvo sus problemas con las tropas rebeldes por lo que “el Generalísimo Máximo Gómez”, le concedió un salvoconducto para que tanto él como sus propiedades fueran respetadas. A la izquierda lo recogemos cedido por Txomin Hermosilla.
A su regreso a Portugalete, tras abandonar la isla, llegó con dos negritas, Casilda y Salomé, que se hicieron muy populares en la Villa, naciendo una canción popular que en su encabezamiento decía, “Sal al balcón a escuchar una habanera triste que voy a cantar”.
En la parte inferior, Pedro Heredia, señala que “esta canción portugaluja relata un hecho histórico ocurrido al bienhechor portugalujo D. Manuel Calvo en su Ingenio Portugalete de la Habana”.

Se trataba de una emboscada que sufrió por un grupo armada cuando viajaba con su cochero. Este “valeroso negro murió por defenderle a él” permitiendo con su acción que su señor huyera. Esto produjo que también muriera “de penita y de dolor” su negrita angelical, que “tristes dejó los dos retoños de su amor”. Calvo conmovido se erigió en protector de las niñas que le acompañaron como criadas en su regreso y como vimos en otra entrada, a su muerte estaban en la cabecera de su cama.

1 comentario:

  1. Manuel Calvo, que no tuvo ascendientes ni descendientes, según expresó en su testamento, dió su apellido a las "morenas" Jacinta Casilda Calvo y Salomé Calvo. y, sin ninguna obligación legal para con ellas, les donó rentas vitalicias, muebles, vajillas, etc, además de una casa en La Habana.

    ResponderEliminar