jueves, 20 de noviembre de 2014

LA BODA DEL DOCTOR CONDE-PELAYO EN PORTUGALETE


 El próximo martes será la presentación del último libro de la Colección El mareómetro, Portugalete en el recuerdo: Los Conde-Pelayo, según hemos adelantado días pasados.
Hoy queremos resaltar la importancia de la labor de investigación llevada a cabo por José Manuel López Díez, conocido por haber sido galardonado en el IX Premio de Investigación Histórica, con su Diccionario Histórico de las calles de Portugalete, sobre la vida de Juan José Conde-Pelayo y su hijo Volney.
Del primero como “republicano militante”, nos da todo tipo de información de su actividad política, presentándose incluso a elecciones municipales y provinciales, pues era Presidente del Grupo Librepensador de Vizcaya. Pero de su faceta anticlerical nos interesa traer a colación hoy el relato que nos hace de su matrimonio civil:
A los 39 años, Conde-Pelayo anunció su intención de contraer matrimonio civil con "una de las más bellas costureras" de Portugalete: María Francisca Urraza, que tenía 19. Pronto, la "gente beata" celebró "repetidas entrevistas y conferencias con el novio por un lado, y con los padres de la novia por otro, para hacerles desistir; pero sin fruto".
De no ser privadas, "bien merecían hacerse públicas las ingeniosas y contundentes contestaciones dadas por el novio y los padres de la novia al señor cura y alguna otra persona de influjo que les quisieron convencer de la temeridad de su intento". Incluso "se acudió al recurso de excitar los escrúpulos del juez municipal; pero este señor tuvo el cuidado de asesorarse con uno de los más distinguidos letrados de esta villa, nada sospechoso para el caso por ser del bando ultramontano, quien le manifestó que no podía negarse ni excusarse en manera alguna de llenar los preceptos legales, cumpliendo la voluntad de los novios y casándolos civilmente".
Pero lo más admirable era "el valor y la entereza que la novia ha tenido para desechar escrúpulos y preocupaciones y desoír las infinitas sugestiones de cuantas personas se han empeñado en disuadirla". Afortunadamente, "no tiene ella por dónde le hinque el diente la maledicencia, puesto que es una joven honradísima y sin tacha, esto aumenta la desesperación de ciertas gentes, privadas del gusto de atacar por algún flanco al proyectado matrimonio civil".
Don José y doña María no celebraron la primera boda de esa índole en Bizkaia, sino que probablemente fueron los primeros vizcaínos que se casaron solo "por lo civil". El enlace se preveía para "principios de enero" de 1887, pero no consta en el Registro Civil de Portugalete. Y, según Las Dominicales, transcurrieron dieciséis años hasta que otra pareja de Bizkaia se atrevió a imitarles.


La foto que encabeza esta entrada nos ha facilitó Juanjo Arteagabeitia y ha sido incluida en el citado libro de nuestra Colección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada