viernes, 4 de septiembre de 2015

LOS NIÑOS PORTUGALUJOS EVACUADOS A LA URSS, EN LA GUERRA CIVIL











Ahora que la tragedia del pueblo sirio se presenta a las puertas de Europa, Tasio Munarriz nos recuerda un pasaje de nuestro pasado.

El 13 de junio de 1937, 4.500 niños embarcaron en el “Habana” en Santurtzi y, al llegar a Francia, se dividieron: una parte se quedó en este país y 1610 pasaron al vapor francés “Sontay” en dirección a Leningrado.
De los niños vecinos de Portugalete evacuados a la URSS hay constancia de que volvieron en distintas fechas estos 10:
En 1946, Félix Iriondo Echeandía, Julio Iriondo Echeandía, y Francisco Ormaechea Ceberio.
En 1971, Pilar Aranceta Menchaca, Carmelo González Uribe-echevarria, y José Antonio Hernández Ortega.
En 1981, Ismael Hernández Ortega.
En 1983, Ignacio Ormaechea Ceberio, Manuel Piedra García y Luis Piedra García.
¿Por qué no volvieron antes estos niños como lo hicieron los que evacuaron a Francia, Bélgica o Reino Unido en dos o tres años?
Este es un tema muy delicado y no quiero entrar en él porque cada autor tiene una interpretación de acuerdo con su ideología. Todos coinciden en que los 2895 niños procedentes del Estado español fueron bien recibidos al comienzo, entre 1937 y 1939. Montaron para ellos dieciséis “casas de niños”, sin mezclarlos con los rusos. Con el bloqueo de Leningrado por el ejército alemán (1941-1942) estos niños fueron redistribuidos por toda la URSS y sufrieron los rigores del frío y el hambre, como todos los demás. Parece que murieron la mitad. En esas condiciones el PCE y el gobierno de Stalin impidieron su regreso. Según algunos autores, los jóvenes supervivientes estudiaron carreras medias y universitarias. Otros autores, sin embargo, dicen que muchos se dedicaron a robar y a prostituirse. Dejo abierta la cuestión para que el lector interesado en ella investigue en la profusa literatura existente.

Algunos niños evacuados se incorporaron en el ejército rojo para combatir a los alemanes en 1941 y murieron en combate ya con 16 o 20 años: José Antonio González (¿?), Juan José Iriondo Echeandía (Frente de Leningrado 1942), y José María Ortiz Urrutia (Frente Carella 1941). Algunos murieron por enfermedad (Carmen Baranda Ortiz, en Tbilisi 1944) o por accidente de tranvía (Bautista Ormaechea Ceberio, Moscú 1946). Los supervivientes organizaron su vida laboral y familiar en la URSS y algunos se reunían en el Centro español de Moscú.



3 comentarios:

  1. Al margen del tema de este artículo. El trasatlántico "Habana" fue uno de los primeros buques que se construyeron en La Naval, recibió el nombre de "Alfonso XIII" y fue botado en 1920. En la República le cambiaron el nombra y en la guerra fue incautado por el gobierno provisional de Euskadi para hospital. Sin embargo, fue utilizado más para transportar a los grupos infantiles a varios países de Europa, como dice el artículo,

    ResponderEliminar
  2. también hubo vecinas y vecinos de Portugalete que una vez ocupada la marguen izquierda por las fuerzas rebeldes hispano italianas, para su huida embarcaron en Santander y en el puerto asturiano del Musel. Principalmente en el buque inglés " Sarastone"

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar