viernes, 20 de febrero de 2009

EL TXAKOLI DE GOYTIA


En el tercer libro de la Colección El mareómetro dedicado a La música y otros aspectos costumbristas de la Villa jarrillera, su autor Pedro Heredia al hablar del último txakolí, el de Chávarri en la travesía de la iglesia, nos decía que "antes todas las casas hacendadas de la Villa tenían sus bodegas, pero las plagas acabaron con los viñedos y por ende, con los clásicos "chacolines". La última viña que desapareció de Portugalete era de la familia Valle, D. Manuel y D. Darío, quienes habían hecho del txakoli un néctar exquisito para obsequiar a los amigos".
Estos recuerdos nos vienen a la memoria al descubrir entre los documentos que nos trajo Eduardo Ardanza de su bisabuelo Cecilio de Goytia, la etiqueta de una botella de txakoli con el que obsequiaba a los amigos en su finca de El Ojillo.
Como se puede apreciar, la etiqueta con fondo muy claro, de los años 20 ó 30, lleva el escudo familiar de Goytia. Cuando completemos el perfil de este arquitecto, banquero, industrial y político, procuraremos incidir en este tema, pero de momento solo nos queda la duda de si su madre Josefa Valle, pertenecía a esa familia con tradición txakolinera.
Lo poco que hemos indagado nos dice que se casó con el bilbaino Guillermo Goytia, uno de los componentes de la primera promoción de Ingenieros Industriales de España en 1856, y que aquí en Portugalete donde vivían nacieron sus hijos. Sin embargo, y por esos nos surgen las dudas, ella había nacido en Aguilar de Campoo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada