miércoles, 25 de agosto de 2010

PORTUGALETE, FIN DE ETAPA EN LA VUELTA CICLISTA A ESPAÑA



Esta entrada la firma Javier Borreguero:
Ahora que se vuelve a hablar de que la Vuelta Ciclista a España, va a pasar de nuevo por Euskadi, quiero contar algunas cosas que muchos de vosotros recordareis, y que de las que algunos incluso podríais contarnos más detalles, por lo que os invito a participar con vuestros comentarios en el blog.

Se trataba de la XII edición de La Vuelta, y se celebraba en el año 1957, con salida desde Bilbao y con llegada también a Bilbao. He podido recoger algunos datos sobre aquellos meses de abril y mayo de 1957.
Se recorrieron unos 3 mil Kms., en 16 etapas. La 2ª, fue Vitoria–Portugalete–Santander, con 220 Km. Como veréis, el sábado 26 de mayo de 1957, Portugalete recibió a la Vuelta. Era una media etapa entre Vitoria y Portugalete, y luego se salía para Santander. Se hacía meta en Carlos VII donde llegaron casi a la una del mediodía. De antemano, un grupo entusiasta de portugalujos organizó que todo el mundo (equipos, jueces, periodistas, y caravana publicitaria) comiese en Portugalete. Y se organizaron menús en todos los bares de la Villa. Fue todo un éxito de público y de organización.
Tras la comida y con un poco de descanso, se dio la salida neutralizada, y se espaciaron las salidas con los tiempos de llegada a la meta de Carlos VII. Serían sobre las tres de la tarde cuando la Vuelta se reinició ya desde la Plaza. Y por El Relleno a Santurce para tomar la N-639 en El Casal, y siguiendo un poco la costa para subir el puerto de Alisas, antes de entrar en la meta de Santander.
Recuerdo que se pintaron muchos pasos de cebra, y el Ayuntamiento de Bilbao desplazó varios guardias de tráfico para colaborar con los nuestros, ante la avalancha de aficionados que invadieron Portugalete.Y para los aficionados al ciclismo (¡Qué tertulias y discusiones en “El Negus”!), ahí van unos datos:
A la Meta de Portugalete, situada como hemos dicho hacia la mitad de Carlos VII, llegaron por San Salvador del Valle dos escapados con 2’ y 15” sobre el pelotón: eran el italiano Donato Piazza y el leridano Escolá. El sprint lo ganó Piazza, y el ramo y beso fue entregado por una bella señorita rubia, que trabajaba en la óptica que la familia Elías tenía en la calle del Medio, y que en el pueblo la apodábamos cariñosamente “Marilyn”.
En la otra media etapa de la tarde entre Portugalete y Santander, los escapados fueron cazados a la altura de Laredo por un grupo que había salido del pelotón. Estos eran: Carmelo Morales, R. Geminiani, M. Bauvin, Hortensio Vidaurreta, G. Nencini, J. Dotto, Benigno Aizpuru y Vicente Iturat. En la subida a Alisas, C. Morales (El Jabalí) se marchó con B. Aizpuru y Jean Dotto. Finalmente la etapa la ganó en solitario Carmelo Morales (con un tiempo total desde Vitoria de 6h. 55’ y 16”), y además se vistió de amarillo. Se puso segundo en la general Chacón, y tercero Loroño. (Bahamontes era el 23 de la general a 2’ y 7” de Loroño).
Otros datos interesantes son, que a causa de la nieve no se pudo subir Pajares, y aquella etapa se acabó al comienzo del puerto con solo 63 Km. La Vuelta la ganó Jesús Loroño, y la clasificación final quedó así: 1º. J. Loroño: 88-44-06, 2º. F. M. Bahamontes: 84-52-17 y 3º. Bernardo Ruiz: 84-53-40. Bahamontes ganó el Premio de la Montaña. Se corría por equipos Nacionales (España, Francia, Italia, Portugal, Bélgica…) y también Regionales (Cántabro, Centro-Sur, Pirenaico, Mediterráneo…).
En el equipo nacional que dirigía Luis Puig, había varios “gallos” que querían sobresalir: Loroño, Bahamontes, B. Ruiz, y Salvador Botella. No hubo dirección de equipo, y Bahamontes estando tercero en la general, atacó en las etapas finales para desbancar a Loroño (que iba de líder) y a B. Ruiz (que era el segundo de la general). Loroño respondió con sobrada fuerza, pero Bahamontes desplazó del segundo puesto a B. Ruiz con peligro para guardar la clasificación final frente otros corredores.
Fueron ciclistas destacados: Adriaensens, Babiloni, Massip, Couvreur, Marigil, Campillo, Company, Ferraz, Galdeano, San Emeterio, Da Silva, Walkowiack, Morales, Barrutia… La vuelta salía de Bilbao, para terminar en Garellano o en San Mamés, donde se montaba un velódromo de madera, si bien en 1957 terminó en la Avenida de José Antonio.
El fútbol disputaba aún los cuartos de final de la Copa. Y en segunda división militaban equipos como el Indauchu, Sestao, Baracaldo, Alavés, Eibar, Logroñés, Santander y Burgos entre otros componentes del grupo primero o norte (También existía el grupo dos).

1 comentario:

  1. Me ha gustado recordar tan bien, y con tantos detalles la llegada de la VUELTA a Portugalete. Muchas gracias Javier, y por favor continua con las ganas que demuestras de conocer Portugalete.

    ResponderEliminar