miércoles, 27 de marzo de 2013

NOMBRES PROPIOS EN LA HISTORIA DEL ATLETISMO DE POSGUERRA




Completando las entradas que estamos dedicando a la historia del atletismo portugalujo, citamos hoy a algunos de los atletas portugalujos que destacaron hace 50 años, en las décadas de los años 50 y 60:

Ignacio Martínez de Osaba Llona (nacido en Gallarta en 1943), un atleta completo, fue recordman de Bizkaia de salto de longitud, triple salto, altura y decathlon. Campeón de España de salto de longitud los años 1963 y 1965, y de decathlon en 1965, fue mas de 12 veces internacional con España.
Elias Insausti, recordman nacional juvenil de 600 m. en 1954, Santos León, en triple salto, Basilio Gutiérrez, recordman juvenil de España en martillo, José Luis Lanchares, record de Bizkaia en 3.000, 5.000 y 10.000 m. marcha, José Luis Hernando, record nacional de longitud infantil y cinco veces campeón provincial absoluto en triple y longitud, y Santiago Arce, varias veces campeón de Bizkaia e internacional en 400 y 400 m. vallas.
También merece mención especial Pepe Fernández. Este portugalujo de El Progreso, (nacido en Ciudad Real en 1932), alcanzó numerosos títulos en las distancias largas. A nivel provincial empezó en San Roque en 1954 siendo campeón en 1.500, 5.000 y 3.000 m. obstáculos casi todos los años hasta 1965, batiendo numerosos record. En 1960 participó en los Juegos Olímpicos de Roma y en 1963 fue campeón nacional, en ambos casos en 3.000 m. obstáculos. Fue 17 veces internacional y en tres ocasiones en cross, participando en tres ediciones del “Cross de las Naciones”.
En la foto adjunta aparece en las fiestas de San Roque de 1953 junto con Jose Luis Lanchares y otros dos amigos de Repélega.
Finalmente debemos dejar constancia de dos atletas que acabaron ejerciendo de jueces. Eduardo Garaizabal, corrió 400 y 800 m. obligado a dejarlo por una lesión pulmonar siguió ligado a este deporte como Juez, llegando a ser uno de los mejores jueces de salida que ha dado Bizkaia, mientras que Juanito Sastre, tras ser atleta, llegó a ser uno de los más destacados jueces nacionales.