jueves, 19 de noviembre de 2015

DOROTEO PINEDO Y EL PORTUGALETE F.C.



Siguiendo con la entrada anterior recordando la tertulia y homenaje que se le va tributar a Doroteo Pinedo el próximo miércoles, apuntamos hoy algunos detalles de su paso por nuestro centenario Club.
Tomó contacto con el fútbol, que como recuerda él cambiaría su vida, a mitad de los años 40, tras crearse el Nuevo Club Portugalete, que en 1948 con Julio Susaeta de presidente asciende a Primera Regional.

En una entrevista periodística él recordaba este paso: "Me propusieron para vicepresidente del Club y esa actividad transformó mi vida social. Engordé veinte kilos en poco tiempo y me olvidé de las molestias de mi estómago hasta hoy".
El club jugaba en el campo de Ibaiondo al otro lado de la ría, a donde acudían puntuales sus aficionados como se ve en una de las fotos.
Doroteo, que ocupaba la vicepresidencia, promueve una campaña para tener un campo propio en La Florida. Al frente de una Comisión pro-campo de fútbol consigue que finalmente se inaugure éste el 25 de diciembre de 1951. El equipo ascendió a Tercera División con Doroteo de Presidente.
Entre las fotos que hemos recogido sobre estas líneas, la entrada del partido inaugural, que como delineante realizó él mismo y la foto de la bendición el campo. El a la izquierda junto al alcalde Julián Bayo y en el lado opuesto “el capellán del Club” D. Víctor Sarduy, entre el recordado José Mª Ortiz de Mendibil, árbitro, y el capitán del Athletic y cuñado suyo, Lezama.
La foto inferior de la derecha nos muestra a Doro en el banquillo, en uno de los partidos de aquellos años.
Cedería la presidencia en 1953 a Serafín Navarro, y en 1959 fue propuesto nuevamente para presidente pero fue la Jefatura Superior de Policía, de la Dirección General de Seguridad, quien no lo permitió.

En la foto inferior central, una foto de 1995 recoge a los presidentes que entonces vivían, Doroteo Pinedo, Roberto Álvarez, Eduardo Garaizabal, Mario Ángel Marrodán, (q.e.d.), Pedro López, Bernardo Molinuevo (q.e.d.), José Miguel P. Larrinaga y José Ángel Arrillaga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada