martes, 3 de noviembre de 2015

LOS TRES PORTUGALUJOS AGARROTADOS EN 1940



Aunque este tema se trató en el Nº1 de Cuadernos portugalujos, con un artículo de Iñaki Unzueta Alberdi publicado en El Correo con muchos detalles, voy a completarlo con más datos y documentos.
Los jóvenes Teodoro Andrés Cubillo (Repélega 3) de 22 años de edad, Esteban Gutiérrez Urcullu (La Sierra 3) de 23 años e Ignacio Unzurrunzaga Trincado (Villa Nueva 34) de 18 años, tras golpear mortalmente al obrero de AHV Francisco Herrero Salan (El Progreso 15) con una estaca en el paraje Galindo de Portugalete, se apoderaron de las 25 pesetas que llevaba encima y lo arrojaron al río Ballonti. No tenía más dinero porque había entregado el resto del jornal semanal a su mujer Dionisia Gutiérrez. Según la autopsia, murió a consecuencia de un shock traumático y una hemorragia el 21 de agosto. En el acta de defunción figuran sus cuatro hijos: Francisco, Antonia, Ofelia y Angel.
Los tres asesinos fueron sometidos el 29 de agosto a un Consejo de guerra que les impuso la condena a muerte con garrote vil en el Fuerte San Roque a ejecutar en un acto público como un gesto ejemplarizante. El día 30, al alba, a las 6,10 de la mañana moría “estrangulado” Teodoro, a las 6,14 Esteban y a las 6,30 Ignacio. Convocada por un bando, mucha gente subió para ver el espectáculo. El día anterior el gobernador militar ya había enviado un oficio al enterrador de Portugalete Maximiliano Galiana para que les inhumara. El enterrador le contestó posteriormente con otro oficio comunicándole el cumplimiento de su orden. Estos dos documentos están en el Archivo Histórico Municipal.
No hace falta ilustrar el tema con una imagen de garrote vil porque todos sabemos en qué consistía y no quiero regodearme ni dar más morbo al asunto.

Tomás Izaguirre recuerda que el maestro de Zubeldia Mateo Hernández les leyó a sus alumnos una redacción sobre este tema para que la copiaran en forma de dictado. Terminaba diciendo: “Los tres perdieron la vida en el patíbulo”. 


2 comentarios:

  1. En el juicio los tres inculpados no negaron su participación en el crimen, limitándose a echarse la culpa mútuamente. Además de los tres portugalujos citados, participaron en la planificación del robo y asesinato otros seis jóvenes, por lo menos tres de ellos de Portugalete. Estos seis no estuvieron en el banquillo porque su responsabilidad no era tan agravante y serían juzgados más adelante. Tasio.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y todos esos jóvenes eran rojoseparatistas, como dicen en la nota impresa de turno?

    ResponderEliminar