martes, 10 de noviembre de 2020

PORTUGALETE DESDE SU ENCLAVE EN LA BENEDICTA HACE UN SIGLO

 


Ofrecemos hoy otra foto de los fondos de la Autoridad Portuaria de Bilbao, que ha localizado José Antonio Soto, de la que José Luis Garaizabal hace la siguiente descripción:

Podemos ver en primer plano ese alejado enclave portugalujo como es el Muelle de la Benedicta sobre el que ya hablamos en su día recogiendo las diferentes variantes de ese nombre (BENEDETTA, VENERITA, LA VENITA, LA BENITA, BENEDITA).

En el morro del muelle, hoy en día más corto que el original, existía en el siglo XVIII una torre cilíndrica que seguramente serviría para ordenar el tráfico fluvial.

En la foto, una farola se levantaba sobre un promontorio cilíndrico al que se accedía mediante una escalera de cuatro peldaños. Esta farola de dos brazos al igual que la de la Plaza del Solar, sería de las originales que se instalaron a finales del siglo XIX para iluminar la ría y así facilitar el tráfico nocturno en caso de necesidad.

A los pies de la misma, una especie de mesita pintada de blanco que dudo se tratase de un mojón ya que como vimos, el mojón que marcaba la jurisdicción de la villa estaba al comienzo del muelle, a 28,95 m. de la Caseta de Madera Hospital cuyos cimientos siguen en el fondo junto al muelle.

Ya en tierra, a la izquierda, destaca la embocadura del túnel y las escaleras de subida a Mier. Ahí la casa del encargado de la Sociedad Vizcaína de Electricidad para el suministro eléctrico al tranvía y sobre ella, la casa del frontón y detrás de la casa alta al final de las escaleras, la otra casa del frontón a la que estaba adosado el frontis. Delante de ellas, la finca con las huertas de Máximo Castet (hoy Miramar), rodeada de una alta tapia.

Más a la derecha, los enigmáticos arcos que en mi opinión se construyeron para soportar una casa que nunca se construyó sobre la plataforma (existían ya en 1878) y no para arrojar rocas hasta el Muelle Viejo. Encima, las casas escalonadas de la calle San Roque. Sobre el “mojón blanco” del morro, la casa nº 1 de Mier que en 1892 se pensó destinar a cuartel de la Guardia Civil. Tras la farola, la casa de la Escuela Dominical (1914) y el chalet de Carranza (1919).

Sobre el Muelle Viejo, la imponente iglesia de Santa María con su pórtico circundante (1885-1944). En el muelle en construcción, entre los dos pabellones de la estación, la recordada grúa que hoy, bien cuidada, sería un magnífico objetivo fotográfico para los turistas y locales. y finalmente, ya a la derecha, la Torre y palacio de los Salazar que aún no había sido pasto de las llamas revolucionarias en Octubre de 1934.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario