miércoles, 19 de enero de 2011

EL VERONAL Y EL FARMACEUTICO BUSTAMANTE

En el libro de nuestra Colección, Miscelánea Portugaluja, recogimos la historia de la farmacia en la Villa descrita por Rafael Lizarraga en su trabajo Boticas y boticarios de Portugalete, donde dedica una atención especial a la figura de Elías López Bustamante, fundador de una saga de farmacéuticos portugalujos, con botica al comienzo de la calle Santa María en el edificio que encargó construir al arquitecto Leonardo Rucabado, actualmente tan fotografiado por los turistas.
Hoy otro farmacéutico portugalujo, que al igual que Lizarraga, ejerce su profesión lejos de su Villa natal, Daniel Docampo, nos envía esta reseña relacionada con un producto que popularizó nuestro personaje:
Como Veronal se conoce al primer derivado del ácido barbitúrico con efectos sedantes. Su nombre se debe a que su ingesta producía tal bienestar como estar en Verona, ciudad considerada un remanso de paz por sus descubridores Fischer y Von Mering en 1903. Su uso se extendió rápidamente en específicos diversos, entre los que destacó el del doctor Elias López Bustamante (1847-1918), conocido como “Elixir Veronal del doctor Bustamante”.
Lo encontramos ya anunciado en 1909 y de su rápido crecimiento nos habla La Época del 03-07-1911 donde podemos leer:
“En la Exposición Universal celebrada en Buenos Aires han sido premiados con medalla de oro los tan conocidos específicos, estimadísimos en el mundo médico, Elixir Veronal, para producir el sueño, y Jarabe Pectoral, maravilloso para las afecciones de garganta y bronquios, de los cuales es autor el reputado doctor en Farmacia don Elias L. Bustamante, residente en Portugalete. Nuestra enhorabuena al inteligente y estudioso autor.”Estuvo profusamente anunciado en prensa durante años, incluso después de la muerte del boticario. De esto da fe un anuncio publicado en la Revista Clínica de Bilbao en 1926 que recogemos donde se pueden observar los cambios a la hora de anunciarlo. Como dato relevante, la inclusión de nuestra Villa en el texto. Los otros anuncios corresponden a La lectura dominical en 1909 y 1917, así como el ABC de 1921.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada