miércoles, 14 de diciembre de 2011

ANTECEDENTES DEL BAILE DEL AURRESKU EN PORTUGALETE

El próximo año 2012, cumple medio siglo de existencia en la Villa la sociedad Elai Alai, que ya está calentando motores preparando los actos conmemorativos de tan importante efemérides. Con este motivo nos darán a conocer la extensa actividad desarrollada en pro de la cultura vasca en todas sus facetas, desde la música y danzas hasta todas las demás manifestaciones tanto sociales como deportivas de nuestra cultura.

Por este motivo es bueno conocer los antecedentes en Portugalete del actual folklore y hoy traemos dos ejemplos que hemos encontrado estos días referentes al aurresku.


Escorihuela en el primer tomo de la Colección el Mareómetro, en su “Topografía de Portugalete” en 1870, nos decía que aquí “el baile denominado Aurrescu es tan antiguo y más que sus fueros, danza en la que luce uno sólo (siguiéndole en círculos varios jóvenes asidos de las manos), su agilidad y oído para llevar el compás de sus movimientos al par de las notas que salen del pito y tamboril tocado a la vez por un solo músico, llevándole a cada conclusión de la danza una joven, a la que rinde homenaje bailando en su presencia y así sucesivamente con todas, hasta que cada uno tiene su pareja correspondiente y se hace desde este punto la danza general.”


El segundo lo encontramos en el libro Eusko Lorak. Sestao 1957-2007, una memoria de los cincuenta años de esta sociedad tan relacionada con el nacimiento del ELAI ALAI. Lo cuenta Iñaki Irigiyen al hacer “algo de historia de las danzas vascas”, y referente a los aurreskus señala que en el siglo XIX en unas cartas de 1857 de bilbainos que se habían desplazado a Portugalete a pasar el verano escriben sobres las fiestas que aquí se hacían: “baste deciros que se bailaba hasta el aurreku, el cual lo hizo un día primorosamente Antonia la modista, mujer de Emilio”. Igualmente en el Noticiero Bilbaino del 15 de setiembre de 1875, dice que ante las buenas noticias de la guerra con el triunfo liberal, “formóse con este motivo una animada romería, en la que el más importante papel estuvo reservado a las señoras, dando verdadero ejemplo de entusiasmo liberal, bailando el tradicional aurrescu, que fue calurosamente aplaudido por los concurrentes”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada