martes, 2 de junio de 2015

EL DOCTOR AREILZA Y PORTUGALETE


 Completamos la última entrada sobre los personajes que habitaron el palacio de El Salto, recogiendo unas notas que figuran también en el trabajo de Jose Luis Garaizabal relativas al doctor Areilza.
Lo encabezamos con imágenes del multitudinario entierro que tuvo lugar en Portugalete, con un gran gentío, dolorido y apenado, que acompañaba al féretro llevado a hombros de mineros, a quienes rodeaban niños del sanatorio de Gorliz y monjas del hospital de Bilbao.
Don Enrique Areilza, nunca quiso usar el título de conde, ya era notable por su trabajo, pero la Villa le quiso reconocer sus virtudes el 8 de mayo de 1927, un año después de su muerte, (en vida había rechazado el puesto de alcalde) nombrándole Hijo adoptivo de Portugalete y otorgando su nombre, “Parque del Dr. Areilza”, al que estaba a los pies del Salto desde 1917.

La Condesa correspondió con la financiación de la sala de operaciones del Hospital-Asilo, que llevó el nombre del Dr. Areilza.

¿Porqué hoy unas esculturas de monos restan protagonismo al titular del parque?. ¿No se podía haber fundido un busto del doctor en lugar de ese mono que se lleva el dedo a la sien?. El mono parece decirnos: ¡Algunos portugalujos no tienen remedio!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada