miércoles, 24 de junio de 2015

EL SANTO HOSPITAL DURANTE LA GUERRA CIVIL


 En la Memoria de este año del Hospital San Juan Bautista, cuya festividad se celebra hoy, hay un artículo sobre su historia que reproducimos:
En los libros, tanto de actas como de ingresos de residentes, de nuestra Institución, quedan algunas noticias que nos ilustran, aunque brevemente, algunos de los sucesos que se vivieron durante la última guerra civil.
Con el inicio de la sublevación, el 18 de julio de 1936, de parte del ejército contra el régimen democrático republicano, se formaron en toda la provincia Comités del Frente Popular, al margen de la corporación municipal, que en Portugalete estaba presidido por el socialista Víctor Vizuete.
Una de las primeras decisiones fue la detención de aquellos vecinos significativos que se consideraban adictos al levantamiento militar.
Como al parecer algunos se encontraban enfermos, en lugar de su traslado a la cárcel se les ingresó en el Hospital y así en la última semana de julio figuran tres, entre los que se encontraban Manuel Leza y Julián Bayo que permanecieron ingresados una semana.
Además la Junta de Caridad firmó un acuerdo con el Comité del Frente Popular, para que seis ayudantes de enfermería hicieran aquí prácticas.
A principios del mes de septiembre la guerra llega a Gipuzkoa, con lo que unos cien mil refugiados de dicha provincia vinieron a Bizkaia, de los cuales algo más de mil fueron acogidos en la Villa que entonces contaba con 10.950 habitantes.
Algunos lo fueron por familiares, amigos o correligionarios, y otros instalados a la fuerza en casa de familias pudientes, algunas de las cuales habían sido abandonadas al comenzar la guerra o por haber sido hechos prisioneros sus dueños. Muchos de ellos al encontrarse enfermos fueron ingresados en el Hospital y así en nuestros registros quedan sus ingresos y salidas durante los meses de setiembre, octubre y noviembre. Concretamente el primero que ingresó, el 7 de setiembre, llegaba herido y veinte días después falleció.
El 22 de junio de 1937, la Villa fue ocupada por las tropas franquistas comenzando una nueva etapa para nuestra Institución, ya que pronto se tuvo noticias de que el ejército necesitaba parte de sus instalaciones para su servicio.
En setiembre de 1938, de acuerdo con el Comandante Militar Médico de Bilbao, se trasladar a las asiladas y enfermas al pabellón de infecciosos, situado en la parte trasera y los varones a la casa del capellán.
Finalmente el 27 de noviembre se produce el acto oficial de la inauguración del nuevo Hospital Militar con una misa en la capilla con la asistencia del director del hospital Sr. Goiricelaya, acompañado del comandante del sector y otros militares, así como el ayuntamiento con su alcalde Valeriano Martín y autoridades judiciales.
Como vemos en la foto, asistieron en primera fila enfermeras de familias portugalujas.

El acta de la inauguración finaliza señalando, que “a su terminación llegó el General Gobernador de Vizcaya, Sr. Lafuente, y se procedió a la visita de las salas y siendo satisfactoria se dio apertura de un nuevo hogar de los caballeros combatientes”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada