martes, 9 de junio de 2015

EL PANTEÓN DE VÍCTOR CHÁVARRI


 En mi última visita al Cementerio de Pando en busca de algún otro escudo con el que completar las notas sobre el escudo del panteón de los Salazar, tuve la oportunidad de ver el interior del magnífico panteón de la familia de Víctor Chavarri, ya que la puerta se encontraba abierta por estarse realizando unas labores de mantenimiento.
No encontré ningún escudo de los Chávarri, pero me quedé sorprendido ante la gran capilla que alberga el panteón, con su altar de mármol y dos vidrieras que seguramente supondrán una novedad para la mayoría de portugalujos. Realizadas en 1910 por la casa Amadeo Deprit de Bilbao, representa la de la derecha, junto a la calle central, a Nuestra Señora de la Soledad en recuerdo de la esposa de Víctor Chavarri, Dª Soledad Anduiza y enfrente la de San Víctor en honor a su esposo.
Víctor Chávarri había fallecido el 29 de Marzo de 1900 en Marsella, durante un viaje en su yate “LAURAC BAT” por el Mediterráneo, sin que el Dr. Areilza que le acompañaba, pudiera hacer nada por remediar el derrame cerebral que le sobrevino al “león”, como le apodaba Areilza. Fue trasladado al día siguiente hacia Bilbao y de allí hasta Portugalete en tranvía eléctrico. Fue enterrado el día 2 de Abril en el panteón familiar, que no era el que actualmente acoge sus restos, ya que este se comenzó a construir a instancia de su viuda en 1909. Junto a él, se encontraba la primera capilla del nuevo cementerio, que había sido inaugurado el 6 de Marzo de 1878 y fue Dª Soledad, en Enero de 1911, la que ofreció al Ayuntamiento 2.500 ptas. para la realización de la obra, con la condición de que “el terreno que ocupaba la antigua capilla se convirtiera en avenida o calle principal del cementerio y en todo tiempo quede como plazuela o ensanche de dicha avenida el espacio libre que quedará frente al panteón de la familia de D. Víctor Chávarri, que comprenderá la superficie que hoy ocupa la capilla y la de las dos calles laterales de la misma.”. El Ayuntamiento aceptó gustoso y de ahí se deriva el ensanchamiento ajardinado entre la primera calle, en la que hacen esquina en mencionado panteón y el de la familia Ubao, hasta el monumento a Manuel Calvo.
Toda la grandeza que denota el panteón por fuera, se queda en nada al contemplar las humedades interiores que presentan las paredes y techo de la capilla. Dado que es un bien cultural portugalujo, aunque sea privado, y como sugerencia para la nueva corporación, se debería establecer un convenio de colaboración entre el ayuntamiento y los propietarios, con el fin de mantenerlo en el mejor estado posible, ya que hay algunos panteones que se están cayendo o deshaciendo y pronto quedarán arruinados para siempre (Juaristi, Castaños, Chapa, etc.). Igualmente aprovecho para recordar que sigue faltando la cruz sobre la portada de entrada al cementerio y que el solar donde se enterraron los restos de los portugalujos provenientes del antiguo cementerio que existió tras la iglesia de Santa María, sigue sin una placa que les recuerde y eso que, como ya informamos, en 1883 se construyó un panteón para acogerlos, que desapareció y solo queda la verja que rodea la parcela.
JOSE LUIS GARAIZABAL
Fotografías: Jose Luis Garaizabal, 2015
Documentación: Archivo de Patrimonio C8-14 A
Bibliografía: “Victor Chavarri (1854-1900)” de Eduardo J. Alonso Olea


2 comentarios:

  1. Muy buen artículo José Luis. Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. El cementerio de Portugalete es una "joyita" que merecería tener su espacio en el conjunto artístico de Portugalete: una visita guiada (como en muchas ciudades europeas), un sitio en la oferta de la oficina de turismo... pero para esto tiene que haber "ganas". Artículo muy interesante, felicidades.

    ResponderEliminar