lunes, 13 de junio de 2011

EL COLEGIO DEL CARMEN EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL


Ordenando carpetas me aparece un documento que me enviaría en su momento uno de nuestros colaboradores y que al igual que otras entradas forman parte de la historia pequeña de nuestro pueblo.
La noticia que apareció en numerosos periódicos, la recogemos de El Imparcial en su edición del 15 de octubre de 1914.
Se trata de una denuncia efectuada por los socios del Circulo Democrático de Portugalete, a la policía, así como algunos vecinos ingleses que se dirigieron al cónsul de su país, que observaban movimiento de alemanes en dicho colegio, así como una antena que desde la torre podía servir para una estación radiotelegráfica posiblemente al servicio del ejército alemán.
Efectuada una inspección por la policía comprobó que se trataba efectivamente de una estación aunque su instalación no estaba terminada.
La superiora certificó que fue un alemán que tenía una hija en el colegio, junto al cónsul de Austria-Hungría en Bilbao, quien le había pedido permiso para realizar algunas pruebas de un nuevo invento.
Dicho alemán Ernesto Paviehp, ingeniero gerente de la compañía de electricidad AEG, se presentó ese mismo día ante el gobernador para aclarar que la instalación era un invento suyo ajeno a la telegrafía.

Esta anécdota nos deja claras dos cosas: la psicosis existente con motivo de la guerra mundial sobre espionaje en una población en la que había muchos residentes ingleses y alemanes, y que al Colegio del Carmen enviaban a sus hijas las clases más altas de Bizkaia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada