lunes, 24 de noviembre de 2014

ESCUDOS NOBILIARIOS EN EL CASCO VIEJO PORTUGALUJO



Jose Luis Garaizabal, que ha realizado un estudio de los escudos nobiliarios que lucen las fachadas de algunas casas de nuestro Casco Viejo, y que ya nos adelantó el de la Casa de Jáuregui, en la calle Santa María, nos ha enviado otra parte de su trabajo, que al final lo presentaremos completo en la BDP dentro de su carpeta de Pequeños rebollos de la historia portugaluja y que hoy nos sirve para presentar esta entrada.
Se trata del segundo escudo, por la izquierda, colocado en la fachada del Centro Cultural Santa Clara y que antiguamente estaba en la casa de Félix Chávarri, situada en la esquina de la calle del Medio y el Cantón de la Iglesia, que desapareció en 1967, como se ve en la foto superior.

Estamos ante uno de los ejemplos de maltrato del patrimonio portugalujo. Cuando se rehabilitó el antiguo Convento de Santa Clara, se colocaron varios escudos que habían sobrevivido a la piqueta, en su fachada, pero siguiendo un erróneo tratamiento. Un escudo es un todo, en el que se muestran las armas en el centro y rodeándolas, suelen aparecer varios elementos que tienen su significado heráldico (yelmos, plumajes, lambrequines, etc.) y también se adornan con símbolos ganados de órdenes de caballería, condecoraciones, etc.
Pues bien, nuestro escudo se encuentra desmembrado en tres trozos, aunque las piezas se conserven en el hall del Centro y como hemos dicho, en el muro exterior. El almacenamiento hasta su colocación y esta situación a la intemperie, le ha generado claros daños y pérdida de nitidez. En el primer cuartel luce, las trece estrellas de los Salazar, el segundo con el que pudiera ser de Jauregui, con su árbol y torre, que ya aparecía en el escudo esquinero de la calle Santa María y Cantón de la Iglesia. El tercero muestra las cinco panelas de los Salcedo y el cuarto tres fajas. Coronando el escudo, un yelmo con lambrequines. Lo custodian lateralmente adornos del que surgen dos caras que miran a los lados. En la parte inferior, la cruz de Santiago, como uno de los caballeros de la Orden de Santiago que vivían en la Villa.
Es una pena este tratamiento y que las piezas de la fachada y del hall, no vayan acompañadas de una breve indicación del origen y una foto del escudo completo. Igualmente, la falta de protección a las lluvias y a la contaminación, va minando la claridad de este y de los compañeros de muro, de los que ya hablaremos en otro capítulo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada