sábado, 4 de abril de 2015

LA FINCA Y CASA DE MARTÍNEZ DE LEJARZA.



Cuando el matrimonio, Santiago Martínez de Lejarza y Escarzaga (1815, Galdames) y Antonia de las Rivas y Ubieta (1820, Gordejuela), decidieron trasladar su residencia a Portugalete desde Galdames, edificaron en 1853 un palacete colindante con el camino del Cuervo, entre el escarpe existente sobre la playa del Salto y la carretera a Santurtzi, estando la finca atravesada en su parte superior por el antiguo camino a Santurce, que partía desde el convento de Santa Clara. Tenía acceso privado a la playa desde un kiosco, a través del acantilado. Quedó fuera de sus muros una zona en la parte baja, que todavía en 1862 servía de atalaya a los mareantes portugalujos y antes formaría parte de la batería del Cuervo. Este terreno, cedido al municipio por Francisco Martínez de las Rivas para ampliar el parque, fue enajenado a los Rivas en 1929 al haberse convertido en lugar “donde individuos no se recatan en ejecutar los actos más escandalosos“, según carta denuncia del nieto de Francisco en 1928.
La casa presentaba un aspecto notablemente diferente al actual, con la fachada del piso alto cubierta de pizarra y en el plano de Otaduy de 1878, podemos ver como además de la casa, había dos edificios que flanqueaban la entrada. En 1893 solicitaron la construcción de la capilla y de una cochera-cuadra y casa de jardinero, que enfrentó a Dª Antonia al ayuntamiento durante varios años. En el terreno superior entre el viejo camino y la carretera del tranvía, se construyeron las primeras cocheras de la línea del tranvía eléctrico de Bilbao-Santurce, que luego se trasladarían al otro lado de la carretera, viéndose aumentada la superficie de la finca. En 1895 construyeron las nuevas puertas en la carretera y El Cuervo.
Es lógico pensar, que los Martínez de Lejarza provengan del barrio de Lejarza, en el municipio encartado de Güeñes, donde existió un caserón en el que figuraba el escudo original que tomaron como modelo para realizar el que figura en la fachada del edificio, hoy sede de la UNED. Su aspecto me anima a pensar que no se trata de un escudo en piedra y si en mortero. Por su diseño estilizado, tal vez fuera realizado durante las obras de remodelación de 1931 y posiblemente fuera el momento en el que el propietario de la finca, Santiago Martínez de las Rivas y Martínez de la Rivas, IV Marqués de Mudela, la rebautizase como LEXARZA, ya que en el momento de su construcción y al menos hasta 1911, se llamó “Villa Antonia” en honor a su propietaria, que era hermana de Francisco de las Rivas, primer Marqués de Mudela y fundador de la fábrica de acero San Francisco, en Sestao.
En varios planos se señala la finca como “Mudela”. El primer hijo de Santiago y Antonia, Jose María, que había nacido en 1848 en el palacio de Martínez de Lejarza en Larrea-Galdames, fue el creador de los Astilleros del Nervión y a pesar de que dicen que fue el primero en cambiar el apellido a Martínez de las Rivas, por la influencia que ejercía la figura de su tío Francisco, aparece bautizado en Galdames ya como Martínez de las Rivas, el 29-9-1848.
JOSE LUIS GARAIZABAL




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada