jueves, 9 de abril de 2015

DONACIONES DE Dª CASILDA DE YTURRIZAR A PORTUGALETE (2). EL CONVENTO DE LOS AGUSTINOS EN LA CALLE NUEVA


 Dª Casilda había comprado en 1894 un polígono irregular de 12.196 m2 entre el “callejón del muerto”, la “calle nueva”, Mª Díaz de Haro, sus jardines (actual Padre Cortazar) y la finca de Valle para dedicarlos a huerta. La foto superior nos muestra, en una vista aérea, dichos terrenos, hacia 1953, facilitada por el santurtziarra Carlos Miravalles.
En su testamento decidió construir unas escuelas gratuitas para niños  pobres en este terreno. El heredero y albacea testamentario de Dª Casilda, Victoriano de Zabalinchaurreta, mandó edificar hacia 1900 dos edificios anexos: un convento para que lo habitasen los frailes agustinos, encargados de dar las clases, y las escuelas. En 1902 creó la fundación “Escuelas de Dª Casilda de Iturrizar”.
Cuando los frailes vinieron a Portugalete en 1902 para hacerse cargo de las escuelas citadas, vivieron en este convento y desde él atendían al culto en la capilla del Muelle Nuevo. El edificio constaba de dos plantas y un desván. En el ángulo izquierdo de la planta baja tenían un oratorio privado con doble altura. En el resto de esta planta estaban la cocina, el comedor, las salas de visita etc. Las celdas las tenían en la primera planta. En 1930 habitaban el convento siete padres sacerdotes y dos hermanos.
En la guerra todos fueron obligados a desalojar el convento para que lo ocupasen distintos batallones republicanos, entre ellos el “Aristimuño”. Cuando volvieron después del 22 de junio de 1937, se encontraron con que solo quedaban en pie los muros exteriores. Se fueron a vivir al palacio del Muelle Nuevo y desde allí atendían a las escuelas que reanudaron su función en 1938 ya que no sufrieron tantos desperfectos por las bombas y los incendios.
En 1948 se hicieron los planos para reconstruir el convento por parte de la Dirección General de Regiones Devastadas. En ellos se quería convertir el desván en una planta más, la primitiva capilla se transformaba en cocina dividiéndola en dos pisos y la nueva se trasladaba a la derecha de la puerta principal. En las dos plantas superiores se hicieron celdas para diecisiete frailes. Se reconstruyó entre los años 1950 y 1951, pero los agustinos no volvieron a habitarlo porque en el padrón de 1955 aparecían como vecinos del Muelle Nuevo.

En 1966 el ayuntamiento alquiló el convento a su propietaria, la fundación “Escuelas de Dª Casilda de Iturrizar”, para diversos servicios sociales: guardería infantil, ambulatorio médico, escuela de educación especial, sala de jubilados y una asesoría jurídica. 

TASIO MUNARRIZ



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada