lunes, 18 de mayo de 2015

LAS CUADRILLAS DE BLUSAS EN 1965



Dos décadas después de aquellos Concursos de blusas de los años 40, la situación había ido cambiando. Renacía el asociacionismo portugalujo, y tras el fútbol y el remo, surgieron el Ganerantz, BIZI ALAI, o el ELAI ALAI, siguiendo la corriente que se daba en el resto del país de un evidente renacimiento de la cultura vasca.
Además la presión demográfica volvió a sufrir un descomunal crecimiento inmigratorio que procedente de diversas provincias españolas multiplicó por cuatro en dos décadas la población existente a comienzos de los años 50 y amenazaba con hacer desaparecer no solamente su cultura tradicional, sino su propio paisaje urbano, desde la playa a sus campas o edificios emblemáticos.
En las fiestas de San Roque, el acto central era la tradicional bajada, sobre la cual el ayuntamiento venía dictando “normas especiales que habrán de obedecer los romeros” y concretamente en algunos programas se indicaba la siguiente Nota: “Durante la bajada no se permitirán estacionamientos por parte de los romeros que acudan a la misma y la distancia de una a otra fila, no podrá ser mayor de seis metros”.
Intentando recuperar el sentido tradicional de la misma que ya no convencía a nadie por el gran desorden con carreras y empujones que la caracterizaba, en 1964 el Elai Alai empezó su participación intentando darle otro carácter y en 1965 ante una posible suspensión de la bajada las Sociedades Portugalujas crean una Comisión de Festejos, que probablemente fue pionera en Bizkaia, involucrando al Ayuntamiento y editando carteles especiales, con el lema de los blusas de 1946, “diviértete cuanto puedas sin molestar a nadie”.
Además el ayuntamiento aceptó un presupuesto de 40.000 ptas con la que se confeccionó un programa que incluía, Alarde de Txistularis, concurso de jotas y de Cuadrillas, juegos infantiles, etc.
Participaron trece cuadrillas, tres de blusas locales, Elai Alai, Jatunak y Lora Barri, y otras tres de Sestao, Urioste y Baracaldo, además de la banda de cartón del Resbalón.
Esta iniciativa que no dejó de recibir criticas por supuesto colaboracionismo con el régimen, cuajó y fue adoptado en ediciones sucesivas, al igual que en la mayoría de los pueblos.

Fue el año del nacimiento de la Cuadrilla de Blusas Jatunak, caso único en nuestra historia local, pues mientras los demás grupos se fueron constituyendo en Sociedades con sus estatutos, número de socios, locales y dedicaciones a otros aspectos, al margen de los festivos, ellos continuaron hasta nuestros, como cuadrilla de amigos, cuyo número iría disminuyendo al faltar algunos, y si crecía era por la incorporación de hijos y en la actualidad nietos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada