martes, 19 de enero de 2016

ANÉCDOTA EN LA PARADA DE AUTOBUSES DEL CRISTO HACE 70 AÑOS



Hoy traemos una anécdota que tuvo lugar en la parada del autobús del Cristo en 1945, y que encontramos entre los viejos expedientes existentes en el Archivo Histórico Municipal.
Hay que recordar que hacía ya unas décadas que la línea de autobuses que unía Portugalete con Gallarta tenía su parada en El Cristo.
Todo ocurrió, un día de diciembre, y según contaba un joven, “estaba en la cola que se había formado, cuando el guardia municipal en actitud un tanto violenta hacía uso de su goma contra los individuos que al igual que el formaban la cola”, y cuando llegó a su altura igualmente alzó “la goma para golpearle al igual que había hecho con los anteriores”.
El joven se llamaba Santiago Andrés Mielgo, y era sargento del Regimiento de Garellano, según consta en la denuncia que hizo ante el Gobernador Militar. También señalaba que “le enseñó su cartera militar pero le respondió que eso serviría en su Regimiento pero en Portugalete era uno de tantos y sin mediar palabra le agredió con la goma que llevaba en la mano por dos veces”.
Por su parte el guardia municipal que era Antonio Anero, informó a su Jefe, Ramón Armendariz Tainta, que lo que realmente había sucedido era que “varios jóvenes se habían lanzado atropelladamente para entrar sin hacer cola y entonces para imponer el orden hizo uso de la porra. Uno de ellos le pidió que presentará la documentación, a lo que contestó sino era suficiente el uniforme que llevaba”. Por lo demás negaba cualquier acto violento.
Hay otra declaración de un testigo, el cobrador de la línea de autobuses que da la razón a Anero al decir que “sólo hizo uso de la porra en el momento del atropello de los jóvenes” y que el más exaltado le exigió al agente la documentación, así como que Anero se lo quiso llevar pero el sargento no accedió a ello.
No sabemos en que terminaría el asunto, pero nos ha traído a la memoria nuestros años mozos cuando la figura autoritaria y temida de Anero era familiar en la Villa. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario