miércoles, 13 de enero de 2016

RECORDANDO A LOS EMPLEADOS DEL CINE MAR




Los antiguos y desaparecidos cines, Ideal, Teatrillo, Mar, forman parte de nuestros recuerdos portugalujos y si ya en otra entrada recordamos a gente como Adrián García, narrador de las películas mudas en el Cine Ideal, o más moderno, Angel Barrio, operador en el mismo local, la foto que nos facilita Santiago Diaz nos trae a la memoria al Cine Mar y a los portugalujos que en él trabajaban y que por lo tanto nos eran familiares.
A la izquierda Isabelita, la taquillera, (Isabel Laña), a la derecha uno de los operadores, “Txiki” Larrea, y en el centro solo reconocemos a uno de los acomodadores, “Taramundi”, Fernando Díaz, padre de nuestro amigo Santiago.
Bajo estas líneas el patio de butacas el día de la inauguración en 1949, con la película española Locura de amor, en donde aparecen una serie de personas al fondo, de pie, entre los que seguramente algunos serían acomodadores o empleados.
Esto nos trae a la memoria, ahora que la presidencia del Congreso de los Diputados la va a ostentar un portugalujo, Patxi López, que su abuelo (el padre de Lalo) fue uno de los acomodadores que pasaron por este recordado cine que no llegó a cumplir su cuarto de siglo en la Villa.


El dar a luz diariamente una entrada del blog, obliga en muchas ocasiones a escribir a vuela pluma, lo que lleva como en esta ocasión a no tener al completo los nombres de las personas que nos gustaría citar o fechas como aquella en que se cerró este emblemático salón portugalujo. Esperamos en estos casos de la amabilidad y colaboración de nuestros seguidores para completar nuestra buena voluntad.


5 comentarios:

  1. Manolo Angulo,otro de los trabajadores

    ResponderEliminar
  2. Cristina Blanco.
    Mi abuelo, Vicente Martínez, trabajó en el Cine Mar.

    ResponderEliminar
  3. Sobre el año 1970 creo recordar a un acomodador de apellido Betancour?

    ResponderEliminar
  4. El abuelo de Patxi López, se llamaba Emilio López.

    ResponderEliminar
  5. Vamos a ver:La plantilla del Cine Mar que yo conocí y con los que colaboré, unas veces con sueldo y otras sin él, eran Emeterio Fernández Mijangos encargado general y Jefe de Operadores de Cabina. En cabina estaban Jesús Mari y Jesús Larrea (Txiki) que luego fue conductor de los autobuses de la línea "V" (Sestao-Cabiezes) y luego Jose Luis Pradas como ayudantes. En taquilla de butacas estaba Isabel Laña (Isabelita) hasta que se cerró el cine. En la de Preferencia estaba Inés no recuerdo su apellido que era de Motriko. En la puerta de Butacas estaba Vicente que se jubiló y pasó desde la puerta de Preferencia Emilio López ( El padre de Lalo y abuelo de Patxi) entrando en la puerta de Preferencia Domingo Saralegui("Txomin"). Como acomodadores estaban en Butaca Manuel Angulo Pellicer, Agapito (no recuerdo el apellido) y en Preferencia Fernando Díaz Taramundi que bajó a butacas al jubilarse Agapito y entró Antonio Fuentes, luego José García, luego Eusebio (no recuerdo el apellido) que tenía una frutería. También estuvieron en los últimos tiempos personal procedente de los cines Barria y Arenal/Bikain de Las Arenas que también eran de la Empresa Trueba como José Sánchez (portero) y Gabriel (no recuerdo el apellido) hasta que se jubilaron. En cabina al marcharse Pradas y Larrea estuvieron Máximo (que vino del Gran Cinema de Santurce y Ángel Garmendia que vino del Cine Zorroza. Recuerdo a Lucía una de las limpiadoras y hubo más pero no recuerdo sus nombres. Un Agosto vino de Santurce como Jefe de Cabina, Jose Ramón Expósito que luego sería encargado de los cines Mikeldi de Bilbao y a este humilde servidor le tocó ser acomodador y encargado. Programé las matinales de los domingos ese mes y aún recuerdo el exitazo que tuvimos con "La Selva Blanca" con Charlton Heston. Yo allí esporádicamente hice de todo y aprendí de todo en la exhibición cinematográfica hasta que la vida y mis estudios me llevaron por otros derroteros. Pero recuerdo las carteleras que cambié, las letras del luminoso de la marquesina con el título de la película. Cuando estaban los acomodadores de baja les echaba una mano en las numeradas de los domingos ... ¡En fin! Un recuerdo cariñoso y entrañable para todos ellos. Me trae a la memoria momentos muy felices y me dejó como legado mi gran cinefilia .Ya me gustaría un día charlar sobre los cines de Portugalete... ¡que tiempos!.Un cordial saludo de Julio Ignacio Gallego Rodríguez Espina.

    ResponderEliminar