jueves, 14 de enero de 2016

LA FUENTE DE COSCOJALES Y EL ESCUDO, UN MATRIMONIO DUDOSO



José Luis Garaizabal que ya abordó ampliamente en este blog el tema de la Heráldica Portugaluja, ha estudiado a fondo el escudo que corona la fuente del Parque del Dr. Areilza, correspondiente al Consulado y Casa de Contratación de Bilbao, y que por curiosidades de la historia fue tomado para establecer el nuevo escudo de la Villa en 1949.
El resultado ha sido el desmontar la teoría que se ha venido repitiendo, salvo excepciones, de que el escudo y la fuente correspondían a la antigua existente en la calle Coscojales desde el siglo XVI.
Las excepciones fueron Javier de Ybarra en su obra “Escudos de Vizcaya” de 1967 y Auñamendi Eusko Entziklopedia. El primero, erudito en el tema, lo dejaba claro al situar el escudo en la parte baja de la calle Coscojales y al fijar la fecha de traslado al parque en una de las dos épocas en las que Santos Zunzunegui ocupó la alcaldía (1916-1917 o 1923-1925). La segunda solo nos dijo, que hasta 1910 se hallaba en la calle Coscojales en un edificio del Consulado, creando un vacío histórico de 13 años, en el caso de que realmente fuese desmontado en 1910.
El descubrimiento por parte de José Luis, en el Archivo Histórico Municipal, de un plano de 1883 de Francisco de Berriozabal confirmaba la teoría de Ybarra ya que mostraba la fuente en la parte superior de la citada calle y sin el escudo, como se puede ver en la ilustración que encabeza esta entrada. Por otro lado confirmaba la convicción de nuestro amigo de que “el matrimonio entre fuente y escudo” no se llegó a consumar hasta 1923 cuando se “fueron a vivir” al parque inaugurado en 1917.
Para confirmar su teoría de que la fuente fue modificada en su longitud, añadiéndole el escudo, nuevas molduras, tacitas, etc. recurrió a Javier Arostegi, profesor de la Universidad del Pais Vasco, del Departamento de Mineralogía y Petrología, quien estudió todos los elementos, fachada, cornisa, escudo y los pies soportes, dictaminando las diferencias en su procedencia.
En cuanto a su estado actual, dictaminó: “La fuente del Parque del Dr. Areilza de Portugalete, presenta preocupantes signos de alteración en la mayor parte de los elementos, consistentes en una arenización generalizada así como una ligera erosión de los elementos más resaltantes”.
Acabó su informe recomendando: “Su conservación requeriría la limpieza cuidadosa de la misma así como su revestimiento con algún tipo de consolidante de buena penetración, para evitar la formación de costras a cortomedio plazo”.
Dada la extensión e importancia del estudio, se ha incluido en la Biblioteca Digital Portugaluja, con el título:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada