miércoles, 27 de julio de 2016

LA COLOCACIÓN DE LA ÚLTIMA PIEDRA DEL PUERTO


Aunque debido al verano estamos fuera de la Villa, así como algunos de nuestros principales colaboradores que en estos meses no pueden seguir con sus investigaciones habituales en el Archivo Histórico, recibimos de uno de ellos desde Cantabria, una de las noticias que ha considerado de interés, mientras navegaba por las hemerotecas.
Está relacionada con la visita de los Reyes con motivo de la colocación de la última piedra del Puerto de Bilbao, hecho que se produjo el 7 de Septiembre de 1902.
Con tal motivo la Diputación de Bizkaia entregó a SS.MM. unas medallas conmemorativas cuyo autor es Miguel Blay, el mismo de la estatua de Víctor Chávarri y la noticia fue publicada en la Ilustración Española y Americana el día 8 de Diciembre de 1903 según se puede consultar en los fondos de la Biblioteca Nacional de España.
Se ve que el éxito de nuestra estatua y la fama que ya arrastraba Blay con sus obras, dio pie a la Diputación para encargarle estas medallas conmemorativas.
De los diversos actos de los días de la citada visita, nos quedamos con que tras la colocación de la última piedra y los discursos correspondientes, según contaba la Ilustración de 15.9.1902, fueron “millares de cohetes los que atronaban el espacio, las sirenas de los barcos, los barrenos disparados junto al rompeolas, los cañonazos de los fuertes y los disparados por los barcos de guerra, producían un ruido ensordecedor, que apenas dejaba oír los vivas y aclamaciones al Rey, a Bilbao y a Churruca, que se daban desde todos los sitios.
De regreso en el Pelayo, donde el Rey ofreció un espléndido té, presenció S. M. las regatas de traineras, yolas y botes a remo, que se verificaron con gran lucimiento y fueron muy aplaudidas.
La fiesta nocturna recordaba, por su esplendidez y mágica vistosidad, las famosas de Venecia. Cerca de mil embarcaciones, todas iluminadas; el coro del orfeón, cantando el Boga, boga; los barcos de guerra nacionales y franceses, lanzando la claridad de sus reflectores poderosos; el original simulacro de la vuelta de la pesca de la ballena, con sus galeras tripuladas por soldados y remeros vestidos a la antigua; vistosas iluminaciones en tribunas y edificios, y el deslumbrador espectáculo del volcán artificial de las inmediaciones de Santurce, todo formaba un conjunto maravilloso, tan digno de verse como difícil de describirse.”
Algunas de las ilustraciones que ofrecía esta gran publicación gráfica, obtenidas por el pintor y fotógrafo Marcoartu, nos han servido para ilustrar esta entrada. Arriba el aspecto del Abra durante las regatas, y abajo junto a la vista general del puerto durante el acto, las citadas medallas conmemorativas, el momento de la colocación de la última piedra, y la iluminación del puente colgante con una estrella luminosa.
En las reseñas de los actos de dicha visita que dio el Noticiero Bilbaino del 7/9/1902 y 8/9/1902, narrando la citada fiesta nocturna, con respecto a Portugalete, se citan a los Sres. Carranza y Rodas, destacando la iluminación de sus casas. La de Gil simulando una pagoda y la de Rodas muy artística con faroles blancos, así como el Sporting engalanado de mucho gusto. Presentaba un soberbio aspecto con millares de farolillos, y en lo alto había una colosal corona.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada