lunes, 21 de noviembre de 2016

DE LA ESCUELA DOMINICAL AL CENTRO XABIER DE LAS JAVERIANAS



Revisando viejos papeles encontramos unas cuartillas escritas por Teresa, Mª Jesús y Mª Carmen Carranza, en la que nos hablaban de Fernanda Carranza y de los Campos sobre la que preparabamos una reseña para el libro Portugalete y su gente, que se publicaría en 1991:

“Dª Fernanda creó la Escuela Dominical, según creemos, primero en una escuela pública, hasta que edificaron la casa de pisos, aneja a su casa-palacio, en cuyos bajos se instaló una capilla pública. 
La escuela tenía un salón muy grande, con escenario, para que las chicas hicieran funciones sobre todo al final del curso. En un entrepiso tenían una cocina donde también daban clase de esto.
Empezó el año 1914, antes de edificar, en 1918, la Casa y los pisos anexos, que fue donde estuvo posteriormente la Escuela.
Esta tuvo bastante importancia en la lucha contra el analfabetismo, pues enseñaron a leer y escribir a muchas chicas, se hicieron excursiones culturales, y también ayudaba a muchos padres que no estaban casados por falta de medios económicos, para que pudieran regularizar su situación, dándoles donativos, haciéndoles ajuares, y en algunos casos proporcionándoles vivienda.
A las que tenían vocación religiosa les pagaba la dote, pues había algunas órdenes que lo solicitaban.
La escuela duró hasta julio de 1936 en que empezó la guerra. 
Dª Fernanda tenía un gran temple y serenidad. Durante la guerra civil, en uno de los registros que tuvieron en la casa, reconoció a uno de los milicianos como el hijo de una alumna suya de la Escuela Dominical, saludándole, llamándole por su nombre y preguntándole por su madre y familia. Los demás se quedaron tan cortados que se marcharon sin dar explicaciones sobre el registro.
No tenemos ningún papel ni documentación de la familia, pues todo estaba en unas bibliotecas instaladas en el ático de la casa de la Plaza donde vivían (donde luego construyó la Caja de Ahorros) y durante la guerra cayó una bomba el 13 de junio de 1937, destruyéndola totalmente con todo su contenido y convertido todo en escombros.
En 1954 llegaron las Javerianas. Ella las trajo porque quería una orden religiosa que continuara su labor educativa con las chicas del pueblo y buscó la que más se adaptara a su idea y así continuar su obra.
Lo donó todo en vida. La Casa, la casa de pisos, y todo el terreno por delante y por detrás, que entonces llegaba hasta la Plaza del Cristo. Era bastante terreno con una huerta.
Mientras vivió Dª Fernanda con su hermana Dª Felisa, las Javerianas ocuparon la primera planta de la Casa y la primera de la de pisos, excepto dos que debieran respetar mientras vivieran los inquilinos que estaban en ellos. La casa de pisos debía dedicarse a Casa de Ejercicios Espirituales y en los bajos poner la Escuela Dominical, donde había estado.
Viviendo todavía Dª Fernanda, las Javerianas vendieron parte del terreno que daba a la Plaza del Cristo, donde construyeron otro edificio de pisos.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada