jueves, 9 de marzo de 2017

LOS MONUMENTOS A LOS “CAÍDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA” (1)



José Manuel López Díez

Me refiero a las dos esculturas que hubo sucesivamente donde hoy se levanta la de Lope García de Salazar, en los jardines de la torre que poseyó este personaje. Ambos homenajes a las víctimas franquistas de la guerra civil fueron obra de Jesús Torre Goiricelaya, quien ha sido profesor de artes plásticas, dibujo técnico y pretecnología en los colegios Santa María (Portugalete) y Gaztelueta (Leioa). La villa conserva otros trabajos de Torre, como son los bustos de Félix Rodríguez de la Fuente, Juan Antonio Zunzunegui e Ignacio Ellacuría.

Empezamos hoy por el obelisco de estuco:

Remontémonos a 1962. El 28 de febrero, la Comisión Municipal Permanente acordó, a propuesta de la alcaldía, “hacer constar en acta sus sentimientos de pesar y de profundo desagrado por la acción incalificable cometida en la noche del 26 al 27 del actual por un anormal o desalmado, hasta ahora desconocido, que rompió la sagrada Placa que, en honor y para perpetuo recuerdo del nombre de los Caídos de Portugalete en la Cruzada Nacional iniciada el 18 de Julio de 1.936, estaba colocada en el Pórtico principal de la Basílica Parroquial de Santa María de nuestra Villa; y que se proceda con toda urgencia a la colocación de una nueva Lápida idéntica a la destruida”.
Este puede ser el origen del primer monumento, ya que la placa nunca fue repuesta. En cambio, Jesús Torre presupuestó un obelisco el 2 de mayo. Y, quince días más tarde, el mismo alcalde (Julián Bayo Bellés) firmó una moción: “al objeto de perpetuar la memoria de los Caídos en la Cruzada de Liberación, se hace preciso la erección de un obelisco de forma piramidal, tal como lo describe el proyecto adjunto. Tal obelisco de cinco metros de altura, construido en piedra artificial labrada, con Escudo Nacional y placa conmemorativa en mármol e inscripción grabada en laterales, ha sido presentado mediante el oportuno proyecto por
el escultor Don Jesús Torre, ascendiendo su importe a la cantidad de 29.000 pesetas. En su virtud tengo el honor de proponer se encargue su construcción a fin de que a la mayor urgencia sea emplazado en los jardines contiguos a la Torre de Salazar”.
La comisión aprobó la moción el 8 de junio, considerando además que “por no exceder este gasto de 30.000 pesetas puede ser concertado directamente a tenor de lo dispuesto por el art. 311-f)” de la Ley de Régimen Local “y el 41-6º del Reglamento de Contratación”, y autorizando al alcalde “para la contratación directa de la obra” y el pago de ella.
En realidad, el precio total del monolito era de 32000 pesetas, pero alguien escribió un “29” encima del “32”. Esto indica que se había decidido encargarlo a Torre antes del acuerdo de la comisión.
El obelisco se inauguró y bendijo el 22 de junio, vigésimo quinto aniversario de la “Liberación” de la villa. Teniendo en cuenta los 14 días transcurridos desde que el ayuntamiento acordase oficialmente levantarlo, también parece claro que Torre había empezado a esculpirlo con anterioridad.
Como certificó el arquitecto municipal, se había realizado “con estuco imitación a piedra”. La placa con los nombres de los caídos medía 1,75 x 90 centímetros, y era blanca con letras de color oro: las mayores, de 3,5, y las menores, de 2,5. La inscripción decía así:

“Falange Española Tradicionalista y de las J. O. N. S. de Portugalete / a sus caídos por Dios y por España / José Antonio Primo de Rivera / Sisebuto Santidrián Santidrián / Norberto Aguirre Gardeazábal / J. Antonio Careaga de la Hormaza / Pedro Pérez Zorrilla / Antonio Retuerto Pagazaurtundúa / Emilio Elosua Gómez / José María Polanco Fernández / Argimiro Aparicio Contreras / Julián Castro Landaida / Fernando Jalón Garcés / Manuel Meléndez López / Antonio Garmendia Mendieta / Cesáreo Zumelzu Pérez / F. Mariano Mañas Encinas / José Ramón Fernández-Villarán Iturralde / José Fraile Mantecón / Benjamín Fernández / Federico Martínez Uriarte / Juan de Goitia Arellano / Basilio Galo Martínez Rivas / José Ortiz de Zárate Tellería / Anselmo Weible Urcullo / Leovigildo San José Charray / Antonio Sáez Cámara / Federico Chávarri Aburto / Máximo Pablo Lahuerta Mendizábal / Basilio Ángel Martínez Gómez / Federico Burgos Pons / Aurelio González García / Hilario Díaz Blanco / José A. Sasía Sopeña / Felipe Díez Caro / Bernardo Díez Caro / Julián Ruiz Olabarría / Maximiliano Galiana Tudela / Sabiniano Arce Iparraguirre / José María Alcalde Santobeña / Manuel Riera Idiondo / Felipe A. Menoyo Butrón / Francisco Fernández Martín / Año de la Victoria”.

La lista de muertos reproducía posiblemente la que hubo en la basílica, pues el nombre de Primo de Rivera (fundador de Falange Española y ajeno a la villa) solía figurar por entonces en los muros exteriores de las iglesias. El orden nominal, los errores en ciertos apellidos y las omisiones de algunos caídos dan a entender que la relación fue copiada del expediente municipal tramitado en 1939 para condecorar a los familiares de estas víctimas. Solo Fraile, Benjamín Fernández y Martínez Uriarte no aparecen en él.

Sobre el croquis del obelisco está escrita la leyenda “XXV Aniversario de la Liberación de la Villa 22-VI / 1937-1962”, pensada sin duda para la otra placa conmemorativa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada