viernes, 18 de octubre de 2013

CUESTACIONES Y SUSCRIPCIONES EN LA POSGUERRA (4)


 El 4 de julio de 1939 el cuñado de Franco, Serrano Suñer, director del Instituto de Crédito para  la Reconstrucción Nacional, dio una orden aprobando el Reglamento de la “Prestación Personal a favor del Estado”. Esta ayuda económica era obligatoria y cuantiosa para los varones de 18 a 45 años. ¿En qué consistía?
Los hombres que vivían cerca de las industrias, estructuras viarias o edificios destruidos en la guerra estaban obligados a trabajar 15 días al año en su reconstrucción. Los que vivían lejos debían entregar 15 jornales, pero, para no sustraer ese dinero del sueldo normal, lo conseguían metiendo horas extraordinarias o intensificando su esfuerzo para producir el equivalente a esos jornales.
El valor del jornal era el mismo que cada trabajador ganaba al día. En caso de incertidumbre, se calculaba el valor del jornal medio de cada localidad, no superando las 25 pesetas diarias. En Portugalete el salario medio oscilaba entre 8,50 y 12 pesetas.
Todos los trabajadores y empresarios debían inscribirse en el ayuntamiento rellenando un impreso en el que constara el jornal del trabajador. Los que no se inscribían en su plazo eran castigados con una multa entre 50 y 1.000 pesetas.
“Los que con fraude, engaño o falsificación de los datos procurasen su omisión en el censo o no declarasen la verdad de su jornal o ingreso medio diario sufrirán arresto de un mes y un día y la multa de 100 a 2.000 pesetas, que impondrá el Comisario-Interventor. Por falta de pago o insolvencia, sufrirán el arresto subsidiario”
Como ejemplo de los trabajadores de las empresas ubicadas en la villa, reproduzco su composición. Los que trabajaban en las fábricas del entorno figuraban en otras poblaciones.
Otra muestra más concreta es la lista de los 16 trabajadores de la empresa de Víctor Aroma Ercilla, contratista de obras.
Los portugalujos que tuvieron que ayudar al Estado obligatoriamente fueron 822 incluyendo los parados, soldados, presos, prisioneros y hasta un difunto. Este era Eutiquiano Gómez Azpeitia, para más “INRI” funerario, hermano mayor del funerario que hemos conocido, José Gómez. Tenía un jornal de 10 pesetas diarias y pagaba la cuota de 30 correspondiente al cuarto trimestre de 1939.


Tasio Munarriz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada