martes, 29 de octubre de 2013

LA HUELGA DEL 47


Aunque muchos hemos oído hablar de esta famosa huelga, no sabemos lo que pasó y qué repercusión tuvo. En 1943 se formó clandestinamente en el interior del país el “Consejo Delegado” compuesto por los partidos miembros del Gobierno Vasco en el exilio. En 1945 se integraron en él los sindicatos UGT, ELA-STV y CNT de Euskadi.
Este Consejo Delegado–Junta de Resistencia convocó una huelga general en Vizcaya para el 1 de mayo de 1947. Después de nueve años de sometimiento forzoso, la respuesta a la convocatoria intentaba ser una prueba de la fuerza que mantenían las organizaciones convocantes y un reto al régimen dictatorial que prohibía todo tipo de protesta. El 31 de abril aparecieron octavillas de los tres sindicatos invitando al paro en las empresas de Bilbao y las dos márgenes de la Ría.
1 de mayo.- Según distintas fuentes, el número de huelguistas osciló entre 20.000 y 40.000 trabajadores. Las empresas en las que la huelga tuvo mayor o menor éxito fueron 130, según las notificaciones posteriores del gobernador civil Genaro Riestra. Aunque en Portugalete no había empresas importantes, unos 2.500 portugalujos trabajaban en las más grandes y cercanas. Como la mayoría de los huelguistas eran obreros especializados, capataces y jefes de taller, la producción descendió sensiblemente. En Guipúzcoa la convocatoria tuvo poca repercusión. En el resto del Estado ninguna.
2 de mayo.- La prensa bilbaína no se hizo eco de la huelga y solo publicó una nota genérica y críptica del gobernador. Según algunas fuentes, fueron despedidos unos 14.000 trabajadores. Bastantes que no habían participado en la huelga del día anterior se sumaron a la que se produjo este día como protesta contra esas represalias. Las fábricas más importantes fueron tomadas por la Policía y la Guardia Civil. Los tres sindicatos llamaron a seguir con la huelga general.
3 de mayo.- Como las solicitudes de reingreso al trabajo fueron muy pocas, la junta provincial de Libertad vigilada de Vizcaya publicó una nota que ordenaba
 “a todos los liberados condicionales (presos en libertad condicional) que efectúen su presentación inmediatamente ante las autoridades de que dependan a fin de manifestar su actual situación laboral y los motivos de no trabajar en su caso. Quedando apercibidos de que el incumplimiento de esta orden motivará su ingreso en Prisión a disposición del Exmo. Sr. Director General de Prisiones”.
4 de mayo.- El gobernador publicó los nombres de dos empresarios que no habían cumplido la exigencia anterior. Ingresaron en prisión y fueron multados con 10.000 pesetas Además, hizo pública una lista de 26 empresas cuyos productores habían solicitado la readmisión, que fue aceptada. Era un ejemplo a seguir por el resto de los huelguistas. En este día y los siguientes el ejército ocupó Bilbao y llegaron fuerzas de la Guardia Civil, de la Policía y de la Legión.
5 de mayo.- Fue el día más conflictivo. En varias empresas el paro parcial se hizo total. Los falangistas delataban a los huelguistas. Algunos empresarios empezaron a criticar la intransigencia del gobernador porque sus fábricas estaban paradas y sin producción ya que los huelguistas no solicitaban el reingreso. Como los trabajadores panaderos se sumaron al paro, la Policía los encarcelaba de día y les llevaba a sus tahonas por la noche. Eran ya 57 las empresas que presentaron al gobernador las solicitudes de readmisión.
8 y 9 de mayo.- La conflictividad fue remitiendo y los trabajadores solicitaron el reingreso aceptando las sanciones. Otras 58 empresas presentaron al gobernador estas solicitudes. Genaro Riestra afirmaba que el 95% de los productores huelguistas había reingresado. Aunque en esta época las fronteras estaban cerradas y no había pasaportes sino permisos especiales para salir al extranjero, la Guardia Civil aumentó su custodia para que no escapasen los líderes obreros que habían organizado la protesta.

No tengo datos de los portugalujos que fueron sancionados o que huyeron al extranjero para escapar de la represión.

Tasio Munarriz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada