lunes, 16 de febrero de 2015

HERÁLDICA PORTUGALUJA: LOS ESCUDOS DE LA TAPIA DE LA TORRE DE SALAZAR



 Cuando Javier de Ybarra y Bergé y Francisco de Garmendia visitaron la villa con el fin de documentarse sobre la torre de los Salazar, para reflejarlo en su obra “Torres de Vizcaya” (1946), pudieron contemplar en la tapia que cercaba los jardines privados de la torre, dos escudos colocados en dos de los tres arcos tapiados. Aunque aclara que en el muro que nos ocupa y mirando a la calle Santa María...”, todas nuestras pesquisas no han dado con ninguna persona que recuerde los escudos, ni han quedado plasmados en ninguna fotografía.
En esta fotografía de los ya abandonados jardines, tras el incendio de la torre en 1934, cedida por las hermanas Montejo Ibrain, nos permite fijar la situación de aquellos arcos a la altura de la antigua tienda de Natxo y nos crea la duda sobre si los escudos pudieran encontrarse por el interior de la citada tapia.
Cuando en los primeros años sesenta, Ybarra volvió a visitarnos para fotografiar los escudos, de cara a plasmarlos en su nueva obra “Escudos de Vizcaya” (1967), no pudo evitar escribir: “Hemos de lamentar que después de que los consignáramos en nuestra obra Torres de Vizcaya, hayan desaparecido dos escudos que se conservaban en la tapia que cerraba el jardín de la Torre de Salazar. Cuando esta fue restaurada (1959), como acabamos de decir, sus dueños cedieron al Ayuntamiento de la Villa el uso del antiguo jardín y con ese motivo al derribarse el muro que circundaba a aquel, se cometió el hecho que tenemos que denunciar de la destrucción de los escudos, tras cuyo rastro hemos estado bastante tiempo, hasta que nos fue revelado lo que hemos calificado de atentado histórico y artístico…”. Desconocemos el destino de todo el archivo fotográfico de ambas obras, que nos pudiera aclarar su imagen y situación.
Y nos da la descripción de los mismos: “El primero se componía en cartela, sin casco ni aditamento alguno, armas que ofrecían dos llaves cruzadas y una panela en cada uno de los huecos que aquellas formaban. Se trata del escudo de los Sopelana, ya vinculado a la villa en la fogueración de 1704, y que tenían su origen en los Montehermoso de Salcedo….por cuya advocación, las llaves vinieron a compaginar con las panelas salcedanas”. Tiene su representación dentro del rico muestrario de escudos del interior de la Basílica de Santa María y que trataremos en otros capítulos.  
Del segundo nos narra que tenía: “casco, plumaje y manto de lambrequines y sobre la cartela con cruz de Calatrava acolada, ostenta armas cuarteladas: 1º castillo con tres torres; 2º árbol; 3º aparecía borroso, ¿quizás llaves cruzadas?; y 4º tres panelas y orla general de ocho sotueres.”.
No pudiendo contar con la colaboración del difunto Echarte, me he atrevido a idealizar los dos escudos tomando como modelos el de la iglesia de San Pedro de Sopelana y varios de la obra de Ybarra. 

JOSE LUIS GARAIZABAL 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada