lunes, 2 de febrero de 2015

NUEVO LIBRO SOBRE LA HISTORIA PORTUGALUJA. CON TODA FIESTA Y REGOCIJO: ARTE Y FIESTA EN LAS VILLAS VIZCAÍNAS DE LOS SIGLOS XVII Y XVIII,



Hoy tenemos el gusto de hablar de una de las investigadoras portugalujas más importantes de la actualidad como es Miren Aintzane Eguiluz Romero.
No es la primera vez que aparece en este blog. En el año 2000 ganó el VII Premio de Investigación Histórica, con su obra ARS MUTATIONIS, en el 2009 colaboró con nosotros en la obra de la Colección el mareómetro CRONICA DE LA HISTORIA PORTUGALUJA DE LOS SIGLOS XVII Y XVIII, en el capítulo de vida religiosa y festiva, y posteriormente en el año 2012 volvió a ganar el citado Premio de Investigación, con el trabajo titulado LA MEJOR PROVIDENCIA. LA IMAGINERIA PROCESIONAL DEL BARROCO Y LA COFRADÍA DE LA VERA CRUZ DE PORTUGALETE.
En la última edición 2014, del citado certamen, en el que se concedió el primer premio al trabajo de Luis Mª Bernal, VILLANAS MODERNAS, LAS MUJERES DE PORTUGALETE ENTRE LOS SIGLOS XVI Y XIX, ella consiguió un accésit con su investigación sobre el asociacionismo religioso local, en la obra COFRADIA DEL SANTISIMO ROSARIO DE PORTUGALETE.

El jueves día 5, Roberto Hernandez Gallejones hará la presentacion en el Centro Santa Clara, de su libro, «Con toda fiesta y regocijo»: arte y fiesta en las villas vizcaínas de los siglos XVII y XVIII, que es parte de una tesis de más de mil páginas aún por publicar, y que viene a suplir la carencia de monografías sobre este tema en nuestro territorio.
La fiesta barroca ha sido un tema apenas tratado en Bizkaia, y con poca difusión en general en el resto de las provincias vascas, siendo un evento cultural de los siglos XVII y XVIII de características espectaculares en el que se dan cita multitud de componentes histórico-artísticos.
Estamos ante una investigación que, recogiendo los testimonios de la época, nos lleva a una reconstrucción del aparato celebrativo en ocho de las grandes villas vizcaínas (Balmaseda, Bermeo, Bilbao, Durango, Elorrio, Lekeitio, Ondarroa, y Portugalete), a una visualización artística global de ese escenario festivo donde el entramado urbano, los adornos, las comidas, los fuegos artificiales, la música, las personas… eran sometidos y manipulados por el poder que levantaba sus maravillas de tramoya para persuadir a la población de la excelencia de su gobierno y de su ideología.
Hay que destacar en especial la recreación del Corpus Christi de Portugalete en el siglo XVIII, tanto en imágenes como en palabras, de la que la autora dio un adelanto hace varios años en el citado libro de la Colección El Mareómetro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada