jueves, 5 de febrero de 2015

HERÁLDICA PORTUGALUJA: ESCUDO DEL MELLO Y REBONZA Y SU GEMELO SESTAOTARRA



En la parte superior de la actual calle Coscojales, antiguamente de la Fuente, en el paraje que según documentos de 1779 llamaban “la Chuchurrilla”, se hallaba la fuente del Medio y frente a ella se alzaba la casa portugaluja que fue propiedad y residencia del general Cristóbal del Mello y Rebonza, cuya familia ya tenía en su Sestao natal, en el lugar de Rebonza, otra casa en la que lució el escudo gemelo al portugalujo.
El general descendía de familia santurtziarra por la rama de los Mello y por supuesto de la sestaotarra de los Rebonza y de ahí que en la base del  escudo figure la leyenda DEL MELLO Y REBONZA.
Desde que en la Revista El Abra se insinuara que esta casa era la de Ochoa Ortiz de Montellano y que en ella se había alojado la reina Isabel la Católica, se ha repetido en muchas ocasiones este error, ya que estudios recientes avalan lo escrito por Saavedra, en el sentido de que la torre de Ortiz de Montellano estaba fuera de las murallas junto al lugar donde se construyó el monasterio de las Beatas de Santa Clara y en ella, la reina confirmó el Privilegio de Portugalete, el día 4 de Septiembre de 1483.
La casa que estudiamos y que hemos conocido hasta 1979, fue un edificio que se alineaba paralelamente a la calle dado la estrechez del solar y no verticalmente, como era lo normal en el trazado medieval. En su fachada, entre los pisos primero y segundo, lucía el bello escudo de magnifica hechura que se conservó muy bien al estar protegido por el alero, aunque los tendidos eléctricos ya lo afeaban en los años sesenta. Al derribarse la casa en 1979, tuvo más suerte que el original sestaotarra, del que Ybarra denunció su lastimero estado en el suelo junto al garaje municipal de Sestao, desde que en tiempos de la República se derribara la casa matriz para construir un grupo escolar. Gracias a Luis Casas, (Sestao en el recuerdo), he encontrado el escudo, muy dañado, que se encuentra colocado desde 1983 en el parque de Markonzaga de Sestao, junto al de La Hera del palacio Villate.
Nuestro escudo, formado por dos bloque superpuestos de arenisca, lo podemos contemplar hoy en la fachada de restaurante Pachín 2 (Coscojales nº 17), gracias a la acertada decisión de recolocarlo completo en la casa levantada en el mismo solar, en 1981.
Su bella traza y magnífico estado de conservación, permite contemplar externamente un elegante yelmo con plumaje, lambrequines y con la cruz de Santiago acolada, ya que había obtenido en 1667 el Hábito de Caballero de Santiago. Las armas de los Mello en el lado izquierdo, que se componen en la parte superior de un árbol terrasado con dos lobos rampantes, uno a cada lado del tronco, y en la inferior la camisa de los Avendaño, que parece de cota de malla, con la banda de los Gamboa atravesada; en el lado derecho, las armas de los Rebonza, con árbol raigado y terrasado y un lobo pasante y orla de ocho sotueres.
Cristóbal del Mello y Rebonza (h. 1610 - h. 1673), sirvió a la Corona en Indias durante 30 años y fue Almirante General de la Armada del Mar del Sur,  Gobernador y superintendente de fábricas de galeones en Puná, Guayaquil (1656). Fundó una obra pía para dotar a doncellas huérfanas que fuesen parientes suyas y deseasen casarse o profesar.

Como se puede apreciar, el estado de conservación es mucho mejor en el escudo portugalujo y permite aclarar las faltas debidas a la erosión y a las condiciones de almacenaje que presenta el sestaotarra. A simple vista, difieren en la forma del panacho de plumas que coronan el yelmo. 

JOSE LUIS GARAIZABAL 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada