viernes, 20 de marzo de 2015

ESCUDOS DE RAMÓN VICUÑA Y ELOISA HORMAZA


 El apellido Vicuña tiene raigambre en la villa desde que Millán José de Vicuña (1810, Eskoriatza-Gipuzkoa) y su esposa, la santurtziarra Rosa Lazcano Echebarria, adquirieran allá por 1853 el solar y casa de la antigua Torre del Coronel, sita al final de la plaza del Cristo y comienzo del Ojillo. Millán, que había hecho fortuna en Cuba, en realidad se apellidaba García de Vicuña, siguiendo la costumbre alavesa de donde eran sus antepasados y fue el primero en dejar de usar el patronímico García.
En la isla caribeña se hicieron los dos cuadros miniaturas (bajo estas líneas), que Pablo y Javier García-Borreguero me han facilitado amablemente para completar esta entrada. A ellos les han llegado a través de su abuela Lola Loredo Vicuña.
Su nieto, el portugalujo Ramón de Vicuña y Epalza, casado con la también jarrillera Eloisa de Hormaza y Calvo, decidió en 1915 construir una casa en el Muelle Nuevo cerca de la casa familiar, ya que había vivido en el antiguo nº 24 de la calle María Diaz de Haro, o sea el ala noroeste de la casa de Tomás Epalza y Casilda Iturrizar, con la capilla de Santo Tomás entre ambas residencias, teniendo como vecino al hermano del inventor del Puente Vizcaya.
Encargaron el proyecto a Santos Zunzunegui y en Febrero de 1916 ya estaban empadronados en su nueva y espléndida casa, que ocupaba parte del antiguo balneario de la playa del Salto. En la fachada principal a la ría, colocaron el escudo familiar de los Vicuña. Javier de Ybarra describe el escudo como “rayado horizontal, que es azur (azul), con cadena en situación de banda, engolada en medias lunas con rostro humano y acompañada de dos estrellas de cinco puntas, una a cada lado y bordura general con rayado vertical, que es gules (rojo), con trece sotueres (aspas). Al hablar del fondo, no cayó en la cuenta o lo hizo a propósito dado el carácter nacionalista de D. Ramón, que había llegado a ser presidente del EBB de EAJ-PNV, así como el de su hija Miren, pues obvió que el escudo se presenta sobre el Árbol de Gernika, del que se ven las hojas y raíces del roble y los brazos y pie de la cruz, como árbol santo para los vascos, y lo describió como “con esbozo de manto de lambrequines en la parte superior y flecos del mismo en la inferior”.
Como habréis podido ver, he titulado esta entrada con la intención de hablar de los escudos de Vicuña y Hormaza, y os preguntaréis porqué, si solo hay un escudo en la fachada. Resulta, que existe el de Hormaza de cara al público y me parece justo incluirlo en estas narraciones. Ambos escudos de madera tallada, se pueden ver en el Museo de la Basílica, junto a la puerta de entrada al mismo, en el altar que donó Miren Vicuña y que se encontraba en la capilla particular de la casa familiar. Acompañando al escudo de Vicuña, que aquí se ofrece sin roble y sin cruz, encontramos a la izquierda de la Virgen el escudo de Hormaza, que es partido y presenta: 1º una torre almenada, 2º y 3º lobos andantes y en el 4º cinco bandas. 

JOSE LUIS GARAIZABAL 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada