sábado, 4 de junio de 2016

EL RELATO DEL FIN DE SEMANA: LA PRIMAVERA HA LLEGADO




Pues sí, la estación de las flores, del color, la juventud y la renovación, de la siembra y la esperanza ya está cómodamente instalada entre nosotros.
Todos la recibimos con entusiasmo, porque trae aparejada cierta aura de resurrección, de vida nueva. De hecho su etimología hace referencia al “primer verdor”, viene del latín (vulgar) prima, primera y de ver, veris primavera, que es un latinajo procedente de una raíz indoeuropea *ver-, relacionada con el crecimiento, de la que vienen palabras como verano, verde o vergel.
Las horas de sol van aumentando por la rotación de la tierra y a su vez la humedad se hace presente con las tradicionales lluvias de abril. Con esos factores estimulantes, las plantas comienzan a desarrollarse con profusión y se adornan con el ropaje floral, un ropaje que ni Salomón en toda su gloria podía imitar.
Ese esplendor, ese estallido de belleza, está presente por todo nuestro entorno y se manifiesta con fuerza en nuestra querida Basílica que estos días se viste ataviada con el colorido de numerosas inflorescencias. Todo el precioso edificio del siglo XVI luce engalanado por las tonalidades que le presta una modesta y exuberante florecilla.
Consultando en Internet, creo haberla identificado como Vitadonia, Margarita cimarrona o Hierba de burro, nombres vulgares de la Erigeron Karvinskianus una planta de la familia de las Asteráceas.
Naturalmente no todo son ventajas. La vida es así, las cosas siempre suelen tener un aspecto negativo. La vieja lucha entre el bien y el mal, que se manifiesta a todos los niveles: la luz y la oscuridad, la vida y la muerte o la rosa y sus espinas.
En este caso las desventajas son evidentes.
En su afán de crecimiento, la asterácea va ocupando los espacios que encuentra más fáciles, olvidando su fundamento ornamental para asentarse donde se encuentra más cómoda, invadiendo sin consideración alguna, por ejemplo, las bajantes liberadoras del agua que la lluvia deposita generosamente en las cubiertas.
Este comportamiento, egoísta por su parte, es compartido por otras especies menos ornamentales que se van asentando de manera irrespetuosa en las provectas piedras de nuestra amada Basílica tardogótica cuyas obras de edificación comenzaron allá por los años 1488/1492. Se pueden ver algunas en los tejados, también en los arbotantes, incluso hay una descarada zarzamora instalada en lo alto de los muros, cual serviola en la punta de la cofa, oteando la mar brava del norte.
También ha comenzado la floración de otra de las plantas habituales en las paredes del templo. Se trata de la boca de dragón, dragonaria o conejitos, nombres comunes con que se conoce a la Antirrhinum majus, que florece habitualmente de principios de verano hasta el otoño, pero que instalada entre las olas de ese mar de tejas ha decidido igualmente sumarse al embellecimiento de la parroquial portugaluja sin respetar su época.
Primavera, en fin, que nos rodea y que de la manera más sencilla embellece nuestro entorno sin necesidad de que nosotros tengamos que hacer mucho por nuestra parte, ignorándonos, atenta únicamente a los dictados de la madre naturaleza, una naturaleza eso sí, implacable y ciega, contra la que debemos estar siempre alerta para impedir sus desmanes.
Podemos decir que Dios, perdona siempre, el hombre… algunas veces, pero la naturaleza, amigos,… jamás perdona.


Javier López Isla 
mayo 2016

2 comentarios:

  1. Agradeceros el formidable trabajo realizado.

    ResponderEliminar
  2. Agradeceros el formidable trabajo realizado.

    ResponderEliminar