domingo, 26 de junio de 2016

LOS PERSONAJES QUE SIRVIERON DE MODELOS PARA LAS ESCULTURAS DEL MONUMENTO A CHAVARRI (4)


Y queda por citar al tercer modelo, Pedro Otaduy.
En 1928, se había publicado en la prensa que el Ayuntamiento de Mondragón había pedido “se aclare la colosal figura del barrenador que está en la estatua de Chávarri y que reproduce al mondragonés Pedro Otaduy, ya fallecido, pues otros afirman que el tal Otaduy está reproducido en el garzón (muchacho joven) o ayudante, que es la otra figura de cuerpo entero del monumento.” Apelaba el periodista a la sabiduría de Blay, que dirigía en aquellos momentos la Academia Española de Bellas Artes en Roma, y acababa diciendo: “El Ayuntamiento de Portugalete, desde luego, no sabe que contestar”.
Otro periódico, El Noticiero Bilbaino de 5.9.1928, daba su versión de la carta que los apostantes pedirían escribiera su ayuntamiento al portugalujo: “Afirman varios vecinos de aquella villa guipuzcoana, que la figura del barrenador, en el monumento de Chávarri, es la ‘vera-efigies’ del mondragonés Pedro Otaduy…”
No aparece en el AHMP la misiva del Ayuntamiento de Arrasate ni la respuesta portugaluja, si esta se produjo.
Días después, el diario El SOL (Madrid) de 7.9.1928 da cuenta de que “YA SE SABE QUIÉN ES PEDRO OTADUY. Cuando nadie lo esperaba en modo alguno, por pensar que se trataba de una persona fallecida hacía tiempo, se ha presentado en el Ayuntamiento de Portugalete, atraído por los sueltos publicados, el mondragonés Pedro Otaduy, modelo que utilizó Miguel Blay para esculpir una de la colosales figuras….Otaduy que es de avanzada edad se conserva fuerte; tiene un pierna de palo y usa la misma barba corrida que hace treinta años. Su sola presencia sirvió para resolver la controversia entablada. Otaduy trabajaba en 1902 en las minas Núñez, en Bilbao, cuando un día apareció el escultor Blay en busca de tipos fornidos que elegir…..Otaduy pasó a depender de Blay, y posó muchas veces en la finca El Pinar, de Las Arenas”.
El mismo día, el Noticiero Bilbaíno llega a la conclusión que: “...indiscutiblemente, Pedro Otaduy es el ‘hombre de las tenazas’ o sea el ‘garzón’ o ayudante del barrenador…”.
La localización de este artículo ha dado pie al director del blog Monografías Históricas de Portugalete para afirmar con rotundidad que los modelos fueron Silvano y Otaduy, frente a la versión de Heredia.
Cuando se personó en Portugalete, “vivía en Dos Caminos (Basauri), en las inmediaciones de la fábrica La Basconia”, según el Noticiero Bilbaino de 7.9.1928.
No se sabe nada más de la estancia de Otaduy en la villa, pero los avispados reporteros de la Revista El Abra debieron entrevistar al
que dijo haber hecho de modelo para el obrero “garzón”, pues así lo anunciaban en el número de 8.9.1928. Desgraciadamente, la entrevista no llegó a publicarse.
Ya hemos dicho antes, que Silvano se presentó días después de Otaduy, “asegurando ser el garzón reproducido por Blay en el monumento”.
Sobre Otaduy, aportó datos a este blog el 4 de enero de 2012, Juan Leibar Guridi, señalando el segundo apellido: “Iribecampos: Había nacido en el barrio de Udala de Mondragón el año 1859, en el caserío Torrekua. Era barrenalari extraordinario, pero no aparece como tal sino con las tenazas. El otro, el del barreno debe ser de Isasondo. Su muerte acaeció hacia el año 1940, en el Asilo del Hospital de Basurto, donde parece que entró a raíz del corte de una pierna”. “En sus tiempos fue un hombre alto y muy guapo mozo;….se enamoró de él una hija de los propietarios de la mina donde trabajaba cuando le contrató, …. pero Pedro se encontró con una mujer de las llamadas ‘listas’ (puta) y se marchó con ella a Argentina….Volvió solo a Bilbao, donde ya a cierta edad le cortaron una pierna, muriendo como asilado en el hospital.”

Pedro María Otadui Iruracampos nació en Udala (barrio de Arrasate), donde fue bautizado el 13 de septiembre de 1869. Según el Archivo de la Diócesis de San Sebastián, su ascendencia materna se apellidaba Iribecampos, pero sus hermanos y él fueron registrados como Iruracampos y variantes. Así, la documentación consultada le llama sucesivamente Iruricampos, Iruracampos, Iribicampos e Iruracampo.
Conforme a la rectificación del padrón de Basauri de 1927, Otadui llevaba entonces 11 años en dicha anteiglesia, pese a que no sale en más padrones, ni lo hemos visto en censos electorales. Vivía en Pozocoeche, era viudo y estaba “cesante” (parado). También consta que sabía leer y escribir, y que se mudó a Bilbao el 12 de abril de 1927.
Otadui solo aparece en tres padrones bilbaínos: los de 1930, 1935 y 1940. El primer año declaró que llevaba 46 años en la villa, y el segundo, 28 (estas contradicciones eran habituales en la época). Residió en asilos: el de las Hermanitas de los Pobres (1930) y el de Mena (1935, 1940). El último consigna además lo siguiente: “anormalidades: inválido”. También aquí figura siempre como viudo.
Estando asilado en Mena, Otadui falleció en el hospital de Basurtu el 9 de diciembre de 1941, a causa de “neoplasia de esófago”; le enterraron en Bilbao. El acta correspondiente desvela que era viudo en segundas nupcias de la baracaldesa Dominga Zabala, y en primeras, de María Sánchez, nacida en Calatayud (Zaragoza), de cuyo matrimonio dejó dos hijos: Nicolás y Juan Hilario.
Como hemos apuntado antes: “Siguiendo una referencia de don José Mª de Basurto, de la administración de la casa Chávarri Hermanos, de Bilbao, diremos que un día se presentó en la oficina de esta empresa un cojo de pata de palo, queriéndose hacer pasar por el hombre de la tenaza, pero Basurto, que era nacido en Sestao, conocía muy bien al auténtico y todo se arregló con una limosna.”
Al año siguiente de la inauguración, Enrique Areilza dirigió una carta a Telesforo Aranzadi (14.1.1904) en la que criticaba la obra de Blay y encontramos el párrafo siguiente: “La figura del minero muy vasca y fina; la del forjador es de un asturiano o gallego, lo cual resulta espantoso en la tierra de ferrones…” Aquí aparece de nuevo el “de las tenazas” como asturiano o gallego.
Con lo visto hasta aquí se podría pensar que Blay había utilizado a los tres, sino fuera por la última noticia que mañana presentaremos.


Completamos esta entrada con dos de los bocetos que Blay realizó de su idea, con los dos obreros y con la mujer de la parte trasera de la que los autores hablan también al final de su trabajo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada