viernes, 20 de agosto de 2021

ROMUALDO ARCE DE LAS HERAS (1920-2006)


Jon Koldo Fdez García de Iturrospe, fue el primero que en su blog reivindicó la figura, según sus palabras, de “este poco conocido personaje que, a pesar de nacer jarrillero, fue santurtziarra de corazón. Participó en muchas iniciativas culturales entre las que destaca la coral Lagun Zaharrak desde sus inicios en 1974 y fue su presidente honorario”.

Obligados a recoger su figura de poeta portugalujo, empezamos recurriendo a Roberto Hernández Gallejones, que también fue amigo suyo, quien a través de los padrones municipales nos acerca a sus orígenes familiares.

Su padre Juan Castro Cuesta, jornalero, natural de Quintana del Pidio, viudo con tres hijos y su madre María de las Heras, también burgalesa del vecino pueblo de Gumiel del Mercado, igualmente viuda con dos hijos, se habían vuelto a casar y la nueva familia se vino a Portugalete en 1916. Aquí nacería nuestro personaje al que seguirían dos hermanos y tres hermanas. En el primer piso del nº 1 de Atarazanas vivían como tantas familias de aquella época los 13 miembros que la componían.

Nos continúa su historia la que fuera su cuñada Aurori Las Hayas, que vive en Francia donde murió su marido, el pequeño de los Arce, Félix.

Romualdo era  todavía un niño cuando le tocó vivir el turbulento bienio negro republicano y luego la guerra. Tenía 14 años cuando sufrió la pérdida de unos de sus hermanos por parte de madre, Florencio Serrano de las Heras con 23 años, del disparo de un guardia civil, algo que supuso un verdadero desgarro para su madre.

La madrugada del 16 de junio de 1937 vivió la explosión que destrozó el Puente Colgante y después las bombas de la aviación que destruyeron el cercano convento de las clarisas. Vio como sus hermanos pequeños, Pedro y Félix, eran evacuados como “niños de la guerra” camino de Francia y tuvo que ayudar a su hermano mayor Juan Serrano de las Heras, 9 años mayor que él, para que pudiera huir en barco también a Francia, de donde no volvería.

Mientras Pedro se quedaría para siempre en Francia, Félix llevado por sus ideales de juventud se unió a un grupo de maquis para luchar contra los fascistas que al cruzar los Pirineos fueron cazados, salvándose él de ser fusilado por ser menor de edad. Tras tres años de prisión le enrolaron en el ejército para cumplir la mili durante la cual, en los montes navarros, huyó a Francia donde estableció su familia muriendo en 2011 y, siendo sus deseos, sus cenizas volvieron a la Punta del muelle de hierro donde él jugara de joven.

Aurori nos envía la foto familiar que cree que Félix recibió en la cárcel, así como otra de ambos hermanos cuando en los años 70 pudieron volver a verse en una visita con su familia.

Romualdo, obrero siderometalúrgico, autodidacta, fue gran aficionado a la poesía, como su convecina Regina Fernández Larrain (1918-2015), y su principal obra, “Rincones de mi Villa”, no pudo llegar al gran público. Algunos de sus poemas, presentados a concursos, aparecieron en diversas publicaciones y otros, armonizados, como Al cerro Campanzar, Ciudadano del mundo, o Maché y Bolillas, son cantados por grupos como los Barbis.

Tras casarse, en 1955 se traslada a Santurtzi, donde como recordaba Jon Koldo fue fundador y presidente de la coral Lagun Zaharrak, y el Ayuntamiento le publicó el libro Remembranzas santurtziarras.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario