martes, 5 de agosto de 2014

EL ENTIERRO DEL MEDICO DE LOS POBRES EN 1922



Completamos hoy la tercera entrada referida al doctor Juan José Conde-Pelayo refiriéndonos a su entierro, que quedó en la memoria de los portugalujos como uno de los más multitudinarios. Una de nuestras amigas nos decía que su madre siempre le comentó que era tal el gentío que vino a despedir al querido doctor que cuando la cabeza del sepelio llegaba al cementerio civil, todavía había gente sin empezar a acompañar el duelo en la puerta de su casa en la calle Salcedo.
La polémica no faltó en este acto al igual que les ocurrió a los hijos a la hora de querer adquirir la parcela de terreno en el cementerio civil para colocar su mausoleo.
Murió de endocarditis y tras anunciar la fecha y hora de la conducción del cadáver, el alcalde, Heliodoro Otaduy, intentando poner obstáculos para evitar la gran manifestación de simpatía al doctor desde toda Vizcaya, trató de anticipar la hora alegando supuestas precauciones sanitarias
El entierro lo presidió Félix González Cintora, futuro concejal durante la II república, quien fue el encargado de pronunciar las correspondientes palabras recordando su figura.
La casa del pueblo de Portugalete (sita en Santa María nº 8) y todas las de la provincia estuvieron con la bandera a media asta durante dos días.

Como comentamos con el caso del boceto de su mausoleo original, sobre su entierro tampoco disponemos de ninguna imagen, por lo que hemos recurrido a una foto de aquellos años (1924), correspondiente al entierro de Juliana Mazorriaga, madre de los Taramundi, músicos de la Banda Municipal, a su paso por la plazuela del Cristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada